Miércoles, 27 de Octubre 2021

Locatarios de San Juan de Dios contrastan en respeto a medidas sanitarias

En el emblemático mercado los vendedores deben turnarse para abrir sus locales, con el fin de evitar tumultos y cumplir con la sana distancia

Por: Siboney Flores

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

EL INFORMADOR/F. Atilano

En el Mercado San Juan de Dios algunos locatarios cumplen los protocolos sanitarios al pie de la letra, mientras que otros permanecen en la vieja normalidad.

Manuel, un locatario del tercer piso, vende playeras de algodón para hombre. Él reconoce que cada locatario realiza los protocolos conforme lo que tiene. En su caso, al cerrar  desinfecta objetos que se muestran a la venta y a primera hora de la mañana sacude y limpia el local con una solución clorada.

Para Manuel ha sido pesado tener que trabajar con las medidas, pero reconoce que es mejor atender las indicaciones que ser clausurado. Sin embargo, frente a él, existen algunos negocios de mochilas y playeras donde los locatarios permanecen sin cubrebocas, no ofrecen gel antibacterial e incumplen la sana distancia.

Otro de los casos es el de Carolina, quien vende artículos mexicanos en el primer piso. Debido al paso de usuarios debe realizar constantemente la limpieza del piso y le otorga gel antibacterial a sus clientes previo a la muestra de artículos. “Es muy cansado seguir el protocolo, a cada rato todo se ensucia y todo se toca” relata.

Contrario a ella, a unos cuantos locales, una vendedora no porta el cubrebocas y se mantiene de manera cercana con un cliente que tampoco cuenta con cubrebocas. Inclusive, saluda de mano a una persona que le lleva mercancía.

Ambos locatarios, señalan que lo único que buscan es permanecer con su local abierto para tener un ingreso mínimo, pues permanecieron más de dos meses cerrados.

Los comercios no esenciales abrieron el pasado 1 de junio en el Mercado San Juan de Dios. La norma establecida es que deben abrir un día los locales nones y al siguiente día los pares, para evitar tumultos y cumplir con la sana distancia.

Además el protocolo sanitario detalla que todos los locatarios deben portar cubrebocas, ofrecer gel antibacterial, contar con señales para que las personas se mantengan con la sana distancia y deberán solicitar a los asistentes que acaten los protocolos.

NR

Coronavirus

Temas

Lee También