Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 18 de Octubre 2019

José Garibi Rivera y la Fe como motor de desarrollo

Fue el primer Cardenal en México; sobresalió por contribuir en el crecimiento de la metrópoli
 

Por: El Informador

José Garibi Rivera y la Fe como motor de desarrollo

José Garibi Rivera y la Fe como motor de desarrollo

Una de las grandes figuras religiosas entre las décadas de los treinta y sesentas, en Jalisco, sin duda fue la de José Garibi Rivera, destacado por haber sido el representante del Vaticano en México, al ser nombrado el primer Cardenal en el país. El arzobispo nació un 30 de enero de 1889; de familia tapatía y ascendencia europea, sus padres se llamaron Miguel Garibi Reyes y Joaquina Rivera.

El Cardenal vivió 83 años y se caracterizó por contribuir en el crecimiento de Guadalajara, al impulsar la construcción de grandes emblemas, como el templo del Expiatorio, impulsó la educación católica y bautizó al “Rebaño Sagrado” (el equipo de futbol Chivas).
Garibi Rivera también tuvo importancia a nivel nacional, al haber sido presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) durante tres años.

Además, su trascendencia alcanzó niveles internacionales, pues en 1963 participó en el Cónclave para elegir al Papa Paulo VI, reunión de la iglesia católica romana que celebra el Colegio Cardenalicio.

Garibi dejó un gran legado de 33 años frente a la Arquidiócesis de Guadalajara. Fue en 1969 cuando decidió retirarse del cargo, pues ya tenía 77 años de edad y deseaba continuar sus actividades religiosas en otras áreas.

Primer Cardenal mexicano 

En 1958 José Garibi Rivera formó parte de los 23 elegidos para tomar el cargo de Cardenal en el mundo. En su caso, el nombramiento destacó por ser el primer mexicano en recibir este honor. La noticia trascendió en todos los medios de aquella época, pues el representante del Vaticano en el país era un reconocido tapatío. Este medio registró la noticia en su portada del miércoles 17 de diciembre de 1958.

Templo del Expiatorio

A lo largo del periodo de construcción del Templo Expiatorio del Santísimo Sacramento, que se extendió por 72 años, el Cardenal José Garibi tuvo un papel fundamental, pues gracias a sus gestiones se finalizó la obra de arquitectura neo gótica. Para 1962, el Obispo “consagró” el recinto religioso, justo cuando celebró sus Bodas de Oro Sacerdotales, una década después ordenó colocar vitrales y el monumental reloj de la torre, el momento fue inmortalizado por este medio el 24 de febrero de 1962.

Bautiza al “Rebaño Sagrado”

En 1956-1957 el equipo del Guadalajara ganó su primer título de futbol -derrotó al Irapuato- y en ese entonces, José Garibi era el jerarca de la iglesia tapatía y ofreció una misa para celebrar el triunfo. Era bien sabido que el Cardenal disfrutaba del balompié, por lo que cuando recibió a los jugadores les mostró que debajo de su sotana llevaba la playera de Las Chivas y los nombró “El Rebaño Sagrado”.

La relación de Garibi con el equipo de futbol fue una constante en su vida, tal como lo registró EL INFORMADOR el 8 de septiembre de 1963 cuando captó el momento en el que su Eminencia respondió de forma entusiasta a la invitación que le hicieron los directivos del Club Guadalajara, para realizar un recorrido por las instalaciones del Club Rayado y bendecir las nuevas obras que se llevaron a cabo en dicha institución. Visitó también y admiró la sala de trofeos conquistados por las populares “Chivas Rayadas”.

Este artículo forma parte de la edición conmemorativa de los 100 Años de EL INFORMADOR. El resto de los contenidos especiales están disponibles en ESTE ESPACIO y también puedes consultar la versión hojeable digital PULSA AQUÍ.

Temas

Lee También

Comentarios