Lunes, 25 de Octubre 2021

Terminan cinco meses de tandeos para Ana Virginia

Durante cinco meses, Ana Virginia se encargó de llenar cubetas y recipientes los días que sí había agua

Por: Rubí Bobadilla

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Ana Virginia se mostró contenta ante la reanudación del servicio. EL INFORMADOR/A. Camacho

Luego de cinco meses de tandeos, el agua por fin por fin regresó de manera habitual a la casa de Ana Virginia Franco, ubicada en los límites de la colonia Constitución y la GVSA. Todavía hoy tenía duda si continuaría saliendo de las llaves, por lo que preparó varias cubetas en su baño sabiendo que los fines de semana era cuando comúnmente se hacía el corte al suministro del líquido.

“Me da mucho gusto que ya estén reestableciendo el agua porque era mucho batallar"

Durante cinco meses, Ana Virginia se encargó de llenar cubetas y recipientes los días que sí había agua. Como debía ir a trabajar, se levantaba incluso en la madrugada para ver a qué hora salía y llenarlos antes de ir a trabajar.

En su casa viven cuatro adultos y un menor, y en ocasiones la visitan sus primos pequeños, por lo que el agua que alcanzaba a recolectar a veces no era suficiente; su familia tenía que comprar hasta cuatro garrafones de agua “de relleno” para completar lo necesario para bañarse.

También cambiaron la dinámica de la comida, tratando de utilizar los menos trastes posibles y sustituyéndolos por desechables para no gastar el agua guardada. A la semana, dijo, se gastaban poco más de 120 pesos entre estos artículos y los garrafones.

“Las cazuelas las apartaba para lavarlas cuando hubiera agua, igual la ropa, se lavaba cada dos días para que fuera menos lo que se acumulara, para que el agua rindiera más”, añadió Ana Virginia.

Incluso pensó en dejar abierto su tinaco para almacenar agua de la lluvia, pero la detuvo el miedo de subir a la azotea y que fuera a caer.

El Gobierno de Jalisco informó que a partir de este viernes quedó reactivada la Presa Calderón para suministrar agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara, culminando así el sistema de “suministros rotatorios”, también conocidos como “tandeos”.

“Me da mucho gusto que ya estén reestableciendo el agua porque era mucho batallar. Yo tengo que atender a mi mamá y los hombres de la casa salen a trabajar, entonces yo era la que tenía que hacer todo y se me hacía muy pesado el recolectar, acarrear, esperarme a lavar y más cuando hay niños, ellos no saben y la ropa nada les dura, se ensucian muy rápido. Qué bueno que ya no nos la vayan a tandear porque sí nos afectó mucho”, finalizó Ana Virginia.

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores. Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb

Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

JM

Temas

Lee También