Viernes, 19 de Abril 2024
Estilo |

¿Qué hacer para relajar a un gato?

Los gatos que están acostumbrados a salir al exterior podrían sentirse frustrados al ver restringida su libertad de movimiento

Por: SUN .

Los gatos que viven con nosotros pueden experimentar estrés debido a cambios en su rutina y entorno. ESPECIAL/CANVA

Los gatos que viven con nosotros pueden experimentar estrés debido a cambios en su rutina y entorno. ESPECIAL/CANVA

En cualquier momento, los gatos que viven con nosotros pueden experimentar estrés debido a cambios en su rutina y entorno. Si pasamos más tiempo en casa, es probable que interactuemos más con ellos, lo que podría generar tensiones, especialmente si hay niños en el hogar. Además, los gatos que están acostumbrados a salir al exterior podrían sentirse frustrados al ver restringida su libertad de movimiento.

Es crucial identificar los signos de estrés en los gatos, los cuales pueden incluir comportamientos agresivos, daños a objetos, hacer del baño fuera del arenero, ocultarse o pérdida de apetito. Frente a estos indicadores, es esencial saber cómo ayudar a nuestro gato a relajarse, tal como lo señala María Besteiros, Auxiliar Técnico Veterinario y peluquera especializada en perros y gatos.

¿Qué hacer para relajar a un gato?

Una forma efectiva de relajar a un gato es mediante el masaje, que estimula su sentido del tacto y puede ser beneficioso tanto para él como para nosotros. Es crucial realizar el masaje cuando el gato esté receptivo, evitando forzarlo, lo que podría generar el efecto contrario al deseado.

Al dar un masaje a un gato, es importante enfocarse en las zonas donde él busca nuestro contacto, como la cabeza, las mejillas, el cuello, el lomo y la cola. Utiliza movimientos suaves y circulares con los dedos extendidos, ejerciendo una ligera presión. En la zona de las mejillas, los gatos liberan feromonas tranquilizadoras, lo que contribuye a su relajación.

Además de las mejillas, presta atención a puntos sensibles como detrás de las orejas y el mentón. Desciende por el cuello, el lomo y la cola con movimientos suaves y repetitivos. Evita tocar el abdomen, ya que muchas veces los gatos no toleran este tipo de contacto en esa zona.

La duración del masaje no debe exceder los 5-10 minutos, y es importante respetar los límites del gato, quien puede interrumpir la sesión en cualquier momento. Con paciencia y práctica, aprenderás a relajar a tu gato como un verdadero experto, fortaleciendo el vínculo entre ambos y contribuyendo a su bienestar durante el confinamiento.

YC

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones