Sábado, 26 de Noviembre 2022

Viral: Joven irrumpe en casa creyendo que era un cibercafé

Una joven narra en TikTok la ocasión en que utilizó el equipo de cómputo de una hospitalaria familia debido a una confusión

Por: Ricardo García González

La joven hasta pidió prestado un 'mouse' y amablemente se le proporcionó. PEXELS/V. Okenka.

La joven hasta pidió prestado un 'mouse' y amablemente se le proporcionó. PEXELS/V. Okenka.

Nadie está exento de errores debido a la presión que las fechas límites infringen, y la historia que esta joven compartió en TikTok da muestra de ello, pues irrumpió en el hogar de una familia para utilizar una computadora, pedir prestado un ‘mouse’ y hasta imprimir unos documentos creyendo que estaba en un cibercafé y cuya anécdota se ha vuelto viral.

Mediante un video compartido el pasado viernes en TikTok, la joven de nombre Fathyma Lex narra la vez en que hace algunos años requería presentar su solicitud para una beca y no encontraba un cibercafé con impresora funcionando, hasta que dio con un lugar en el que encontró la luz al final del túnel, o al menos, eso creía.

“Esto sucedió hace unos dos, tres años cuando yo iba en la uni y tenía que imprimir unos documentos para una beca que tenía que mandar ese mismo día”, señala Fathyma a manera de contexto en su video; “y como Dios le da sus peores batallas a sus mejores guerreros yo seguí caminando hasta encontrar un ciber”, relata luego de compartir que los locales que visitó no contaban con impresiones.

“Encontré uno, que la verdad sí se me hizo muy peculiar por que nomás tenía dos computadoras pero yo dije ‘este no es el momento de estar de juzgona’ y me metí”, procede. Su anécdota continúa con el momento en que pide al hombre que estaba en una mesa del lugar si le podía prestar un ‘ratón’, quien amablemente le facilitó el accesorio y le ayudó a conectarlo a la computadora y la dejó realizando su trámite.

Momentos después unos niños llegaron al lugar, procedentes de una escuela, y se sentaron también a la mesa en la que estaba el hombre que la estaba atendiendo: “Que se me acerca un niño y que me dice ‘Oye muchacha ¿que si no quieres un vaso de refresco?”, situación que Fathyma consideró un gran gesto de amabilidad y al que no pudo negarse; “Ah mira, qué amable. Muchas gracias”, respondió.

La usuaria estaba sorprendida de la amabilidad con que estaba siendo atendida en el lugar, pero ante la urgencia de concluir el llenado de su solicitud ignoró prestar atención a otros detalles que debieron resultarle sospechosos. No fue hasta que le ofrecieron pozole que las alarmas nuevamente se encendieron para la joven.

La usuaria entonces narra como al terminar su trámite e imprimir lo que necesitaba preguntó al señor en la mesa cuánto le debía por utilizar la computadora y las impresiones, recibiendo en respuesta que no era nada, ante lo cual insistió en que se le cobrara: “No, es que ¿qué crees? Que aquí no es ciber ¡esta es nuestra casa!”, replicó aquel hombre.

@fathymalex

Responder a @fernandacolin70 aquí está el Story time, así tengo varias historias espero no aburrirlos jaja :( ##foryou ##parati

♬ sonido original - Fathyma Lex

Afortunadamente el vergonzoso momento por el que pasó la joven tuvo un final feliz, pues al proceder su solicitud de beca pudo hacerse de una impresora para sus actividades universitarias: “Ya después con la beca me regalaron una impresora y eso no me ha vuelto a pasar”, concluye.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones