Miércoles, 07 de Diciembre 2022

El Siapa anuncia apertura en su "totalidad" de avenida González Gallo

El Siapa detalló que a partir de las 19:00 horas de ayer 30 de septiembre quedó abierta la vialidad en González Gallo

Por: Redacción Digital . , Jorge Velazco

La construcción de este colector pluvial comenzó el 15 de julio pasado y tuvo una inversión de 41 millones de pesos. EL INFORMADOR/A. Camacho

La construcción de este colector pluvial comenzó el 15 de julio pasado y tuvo una inversión de 41 millones de pesos. EL INFORMADOR/A. Camacho

El Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa) informó la tarde de ayer viernes que culminó con las obras de construcción del colector pluvial San Carlos, por lo que ya se reabrió “en su totalidad” la avenida González Gallo. 

A través de un boletín, el Siapa detalló que a partir de las 19:00 horas de ayer 30 de septiembre quedó abierta la vialidad en González Gallo, así como las calles Las Conchas y Tuberosa, en la colonia San Carlos, del municipio de Guadalajara. 

ESPECIAL /

Cabe resaltar que esta obra ayudará a mitigar los problemas de inundación que se presentan en la parte media y baja de la cuenca, que afecta a la zona de San Carlos y de las inmediaciones del Parque Agua Azul.  

Además, las rutas de transporte público volverá a su derrotero original, por lo que las paradas funcionarán de manera regular para que los usuarios no se vean afectados. 

La construcción de este colector pluvial comenzó el 15 de julio pasado y tuvo una inversión de 41 millones de pesos.

Pegan obras a comerciantes

Luego de casi tres meses de obra, a partir de este sábado se abrieron la calzada González Gallo.

"Nos afectó mucho, las ventas cayeron muchísimo como 70 por ciento, teníamos acceso pero agarraban como calle para pasarse por acá y no paraban a comprar, nada más los clientes que trabajan por aquí”, dijo Laura Castellenos, empleada del minisúper La Estación.

En la gasolinera, las ventas también se desplomaron hasta en un 90 por ciento.

EL INFORMADOR/A. Camacho

“Cerramos bombas y el personal se fue porque estaba muy solo, no había propinas”, dijo Laura Martínez, empleada de la gasolinera Dakota.

En las tiendas de pisos que se ubican en los alrededores también se desplomaron las ventas.

“Aquí lo alternaron: primero cerraron de aquí, luego de aquel lado y nos afectó muchísimo porque se bajaron las ventas en más de un 70 por ciento”, explicó Berenice González, empleada de Distribuidora Azulejera de México, DAM.

En esta tienda los clientes tenían que llegar a pie ya que se debían estacionar dos cuadras adelante.

GC

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones