Jueves, 06 de Agosto 2020

Los tapatíos aprueban las volantas contra inseguridad

Encuesta de Jalisco Cómo Vamos y Demoskópica México informa que 65% de los participantes dijo estar “de acuerdo” o “muy de acuerdo” con estos operativos

Por: El Informador

Las revisiones a los autos particulares comenzaron la semana pasada, luego de que seis policías fueran asesinados en la ciudad. EL INFORMADOR/Archivo

Las revisiones a los autos particulares comenzaron la semana pasada, luego de que seis policías fueran asesinados en la ciudad. EL INFORMADOR/Archivo

Tras los más recientes hechos de inseguridad registrados en la metrópoli, el observatorio ciudadano Jalisco Cómo Vamos y Demoskópica México realizaron la Encuesta de Seguridad Pública 2018, en la que se preguntó a los tapatíos si estaban de acuerdo con las llamadas volantas de vigilancia. La respuesta: 65% de los participantes dijo estar “de acuerdo” o “muy de acuerdo” con la presencia de esos operativos en las calles.

Las revisiones por parte de autoridades de los tres niveles de Gobierno a los autos particulares comenzaron la semana pasada, luego de que seis policías fueran asesinados en la ciudad, y en un solo día. Sus muertes generaron un clima de inseguridad porque las agresiones se dirigieron contra quienes deben salvaguardar la seguridad de los ciudadanos.

La encuesta se levantó con 400 personas, quienes fueron entrevistadas vía telefónica los días 8 y 9 de septiembre de este año; 137 de ellas contestaron que están “en desacuerdo” y “muy en desacuerdo” con que se lleven a cabo esas revisiones.

Sin embargo, cuando se les preguntó qué creen que las autoridades deben realizar para disminuir la percepción de inseguridad, la mayoría de los participantes (63.3%) consideró que debe haber un cambio en su estrategia, que deben fortalecer a las policías municipales y aumentar el patrullaje.

Augusto Chacón, director de Jalisco Cómo Vamos, expuso que las volantas son una medida de reacción de las autoridades, pero no una acción que inhiba los delitos. “No nos han funcionado. No es la primera vez que se ponen en práctica y, bueno, los resultados están a la luz”.

Según información de la Fiscalía del Estado, desde que iniciaron las columnas de seguridad se han registrado 40 detenciones por delitos como la portación de armas de fuego, robo a camiones de carga pesada, robo de vehículos y de combustible.

Actúan con “criterios específicos”

De acuerdo con la Agencia Metropolitana de Seguridad (AMS), las revisiones de seguridad en las calles se deben realizar bajo algunos criterios específicos, como cuando una persona huye al momento de que la autoridad se encuentre cerca o le pida el alto, o que a simple vista se observe que una persona trae un arma fajada o un arma punzocortante.

NUMERALIA
La Encuesta sobre Seguridad Pública 2018 reveló los siguientes datos:
52% considera que ninguna zona de la ciudad es segura.
33.6% cree que la corrupción es la causa principal de la violencia en la ciudad.
32% valora el trabajo de los policías.
25% piensa que las autoridades deben cambiar su estrategia de seguridad.
54.1% ve necesario proteger a los policías con más capacitación y equipamiento.
45.9% opina que el nuevo Gobierno federal permitirá un mayor combate a la inseguridad.
Los ciudadanos encuestados opinaron que replantear el modelo de seguridad permitirá reducir la sensación de intranquilidad. EL INFORMADOR/A. García

La mitad de los tapatíos percibe una ciudad insegura

Cinco de cada 10 tapatíos advierten que no se sienten seguros en ninguna parte de la ciudad, de acuerdo con los resultados de la Encuesta sobre Seguridad Pública 2018, elaborada por el observatorio ciudadano Jalisco Cómo Vamos y Demoskópica México.

En contraste, sólo dos de cada 100 entrevistados perciben que todos o la mayoría de los espacios en la Zona Metropolitana de Guadalajara son seguros. Es decir, la intranquilidad entre la población al circular por las calles de su ciudad es latente.

Esto coincide con las cifras oficiales de los delitos que mide el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), pues de enero a julio de este año en Jalisco se abrieron mil 037 carpetas de investigación por homicidio doloso, dos mil 766 robos a casa habitación y tres mil 475 robos a transeúntes en la vía pública, la mayoría de ellos con violencia.

El clima de inseguridad entre la población también se ha visto acentuado por los últimos hechos delictivos, como los asesinatos de policías y el incremento de los homicidios en general.

Esa situación motivó al observatorio y a Demoskópica para realizar una encuesta que revele el pulso y la opinión de los ciudadanos sobre la estrategia de seguridad en la Entidad, señaló el director de Jalisco Cómo Vamos, Augusto Chacón.

“No podemos quedarnos esperando a ver qué sucede y estar emitiendo opiniones; lo nuestro es averiguar qué opina la gente. Lo que vimos con la muerte de los policías es un pico, pero también recuerden que cada mes vamos rompiendo récords de homicidios dolosos”.

Uno de los datos más relevantes de la encuesta es que una tercera parte de los participantes atribuye la violencia en la metrópoli, principalmente, a la corrupción que existe en las autoridades. En segundo lugar está el aumento de bandas del crimen organizado.

“(Los encuestados) le achacan la responsabilidad de la violencia a la corrupción, es la respuesta más alta: 33%. Nos llamó mucho la atención”, indicó Chacón.

Otras causas a las que los tapatíos atribuyen la violencia en la metrópoli es la disputa de territorios para la venta de drogas, el sistema de justicia penal, el incremento en el consumo de drogas, la pobreza y la falta de oportunidad, entre otras.

La encuesta se realizó vía telefónica a un total de 400 habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara los pasados 8 y 9 de septiembre. Los resultados del ejercicio revelaron que ocho de cada 10 participantes consideran que la inseguridad ha aumentado en el año, mientras que sólo 5.6% cree que ha disminuido.

Reconocen corrupción al interior

El comisionado de Seguridad Pública del Estado, Raúl Alejandro Velázquez Ruiz, reconoció que el problema de corrupción al interior de las corporaciones de seguridad no es un problema nuevo y se trabaja para combatirlo.

Esto, en respuesta a los resultados de la Encuesta de Seguridad Pública 2018, que revela que 33.6% de los tapatíos atribuye la violencia a la corrupción de las autoridades; 13.2% al aumento de bandas del crimen organizado y 10.3% a la disputa de territorios para la venta de drogas.

“Sí existe (la corrupción). Es una parte letal adentro de la institución y pudiera favorecer a estos grupos criminales. Se trabaja en el área de asuntos internos, los cuales han llevado a prisión a algunos elementos de cualquier índole y cualquier nombramiento. Pero sí, eso es una parte importante que tenemos que tocar”.

Velázquez Ruiz defendió los operativos de seguridad como una estrategia contra la violencia, pues se hace en coordinación entre la Federación, el Estado y los municipios, mediante una labor de inteligencia.

“Las columnas se han implementado para tener un acercamiento puntual con la ciudadanía. Quisiéramos tener más unidades, más patrullaje, pero esto atiende a que donde están patrullando estas columnas es donde tenemos una mayor incidencia, desde robo al teléfono o hasta el homicidio”.

La militarización propicia violaciones a los derechos humanos, indica José Andrés Colomo Guajardo, profesor de la facultad de derecho de la UP. NOTIMEX/Archivo

LA VOZ DEL EXPERTO

Militarizar las calles, una última opción

José Andrés Colomo Guajardo (profesor de la facultad de derecho en la Universidad Panamericana)

La situación de inseguridad en la metrópoli es delicada y, para el experto, resulta “evidente” que la autoridad no tiene capacidad para responder. Esto porque, según la Encuesta sobre Seguridad Pública 2018, la mayoría de los tapatíos consultados consideró necesaria la militarización como una acción contra la delincuencia.

El experto aseguró que “no se ha tocado fondo” en materia de seguridad, por lo que todavía se pueden tomar otras acciones antes de permitir que militares vigilen la ciudad, pues en “ningún país democrático el Ejército realiza actividades de seguridad pública”.

“A lo mejor quien lo acepta no ha vivido de cerca lo que implica que el Ejército se encuentre en las calles. Hay que leer un poco de los estudios que han salido al respecto sobre violaciones a los derechos humanos graves que se están registrando”.

Señaló que las autoridades entrantes deben combatir la impunidad como un asunto prioritario, pues la percepción de que no se hace nada contra quien delinque sigue. “La inseguridad no es sólo un tema de policías y ladrones. No podemos cargarle todo el peso a las policías municipales porque es un problema que tiene muchos tentáculos y la Policía no puede con todos”.

Otro tema a reforzar, concluyó, es la capacitación de las corporaciones. “El reto de la siguiente administración es la ‘reforma democrática de las instituciones’ y no nada más en acciones aisladas de dar cursos a los policías o implementar operativos temporales”.

CLAVES
Disparidad en las cifras de homicidios
Paz
En los últimos tres años, el Índice de Paz México (IPM) ha detectado disparidad entre las cifras de homicidios que presentan las dos principales fuentes estadísticas en el país: el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Pue

s mientras el primero aglomera los datos del sector salud, el segundo lo hace con las carpetas de investigación abiertas.

Evidencia
En 2016, el IPM detectó que había hasta 20% de diferencia entre ambas cifras en 11 estados, incluyendo los dos más grandes: el Estado de México y la Ciudad de México. Y las entidades “más pacíficas” tuvieron las variaciones más altas, lo que “podría ser un reflejo de que las dependencias encargadas de hacer cumplir la ley no están investigando todos los casos y de que las estadísticas oficiales están subestimando el nivel de violencia de manera significativa”.
Método
En diciembre de 2017, el Secretariado presentó una nueva metodología para presentar sus datos con un mayor nivel de desagregación. Todo para dar mayor transparencia en los datos oficiales y mejorar su calidad. Así, agregó la cifra de víctimas de varios delitos, en lugar de sólo el número de investigaciones, aunque todavía el nivel de detalle no muestra datos como el sexo o la edad del victimario, el sitio donde ocurrió el homicidio y si se presume que el crimen organizado está relacionado.
Colapso
El informe del Índice de Paz 2018 encontró evidencia de un “colapso” en la seguridad que está más allá del impacto del crimen organizado, pues aunque a mitad del sexenio se advertía una disminución de los indicadores de violencia en todo el país, en 2017 “se produjo un grave incremento en la violencia, con una tasa nacional de homicidios que aumentó 25%, superando su punto máximo de 2011”.
Fuente: Índice de datos sobre homicidios, resultados 2018, del Institute for Economics & Peace.

.

Temas

Lee También