/contenidos/2017/11/26/noticia_0039.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 22 de Junio 2018

Joven preso por homicidio se convierte en caso de éxito

Gracias al programa “Comunidad Terapéutica”, Christopher se aleja de las drogas y termina la prepa; el beneficiado dice que en cuatro años, cuando obtenga de nuevo su libertad, estudiará una licenciatura

Por: El Informador

Actividades. En “La Granja” se llevan a cabo talleres para mantener a los jóvenes en constante actividad. EL INFORMADOR/F. Atilano

Actividades. En “La Granja” se llevan a cabo talleres para mantener a los jóvenes en constante actividad. EL INFORMADOR/F. Atilano

A los 17 años, Christopher ingresó en el Centro de Atención Integral Juvenil por secuestro. Un año y tres meses después recuperó su libertad. Sin embargo, 15 días después de estar de nuevo en las calles regresó al inmueble por homicidio.

Ahora suma cuatro años en este espacio conocido como “La Granja” y es uno de los casos de éxito del programa “Comunidad Terapéutica”, cuyo objetivo es que los jóvenes cambien su perspectiva de vida y se alejen de las conductas delictivas a las que estaban sujetos.

“Antes de entrar a la comunidad me encontraba en una actitud negativa, nada más pensaba en que se pasara el tiempo, que  pasaran los años para salir. Era muy impulsivo y cuando entré a la comunidad cambió mi actitud conforme a las actividades y las prácticas que había”, dijo Christopher.

"Antes de entrar a la comunidad me encontraba en una actitud negativa, nada más pensaba en que se pasara el tiempo, que  pasaran los años para salir".

Además de alejarse de las drogas, también pudo terminar sus estudios de preparatoria gracias a los planes educativos que se ofrecen con diferentes dependencias y organizaciones como el Colegio de Bachilleres del Estado de Jalisco (Cobaej) y el Instituto Estatal para la Educación de Jóvenes y Adultos.

Christopher destacó que una vez que salga del centro, en cuatro años que le restan de condena, estudiará la Licenciatura en Administración de Empresas para ayudar en los negocios de su papá.

“Yo ya soy padre y quiero sentar cabeza. Esto lo hago por mi hija, más que nada para no seguir fomentando lo que yo experimenté, lo que yo viví, porque así es la juventud, así pensamos los jóvenes de que todo nos vale, pero ahora yo ya entré en ese camino recto donde ahora pienso que si sigo así, no voy a ganar más que terminar con otros 20 años en prisión o incluso muerto”.

Actualmente hay 93 jóvenes en el Centro de Atención Integral Juvenil del Estado de Jalisco. Otros 27 más esperan en el Centro de Observación, Clasificación y Diagnóstico del Estado de Jalisco las medidas cautelares que deberán cumplir.

Aprenden a elaborar piñatas y hasta a cortar el cabello

En “La Granja” se llevan a cabo talleres para mantener a los jóvenes internos en constante actividad.

Algunos de estos cursos son ofrecidos por el personal del espacio y por asociaciones civiles o empresas privadas.
 
Carlos Pinzón, comisario de Justicia para Adolescentes del Estado de Jalisco, dijo que estas últimas los emplean para que continúen con una vida normal aún en su proceso de internamiento y para que adquieran un oficio, de manera que cuando salgan puedan encontrar un trabajo que los ayude a reintegrarse de nuevo a la sociedad.

Los participantes aprenden a elaborar piñatas y pantalones de mezclilla, pintan estatuillas, crean bisutería y hasta pueden cortar el cabello. También forman parte de cursos educativos que los motivan a continuar con sus estudios.

"En un ambiente donde se sabe que los delitos no son sancionados, donde hay impunidad, aumenta la probabilidad de que se empiece a delinquir".

Ellos son jóvenes muy capaces que lo único que necesitan es una segunda oportunidad. Queremos externar una invitación al sector privado a que si tienen la posibilidad de ofertar empleos para estos jóvenes que tenemos en externamiento, o tienen servicios que puedan traer aquí para poder emplear a quienes están en internamiento, sería una herramienta muy útil para los jóvenes, pues les puede ayudar a mejorar su calidad de vida y a lograr su reinserción a la sociedad”, manifestó Pinzón.

El director general de México Unido contra la Delincuencia, Francisco Torres Landa, resaltó que para prevenir que los jóvenes cometan delitos es necesario crear programas de educación técnica orientados a las necesidades y demandas de la sociedad.
 
“Si tienes una creciente en industria de manufactura, en temas automotrices o aeronáutica, qué mejor que la juventud estudie las carreras que se adecuan a las necesidades de la economía, entonces se logra una suma en la que el joven no se va a frustrar porque no encuentra trabajo, ni porque deba estudiar una carrera muy larga”, añadió.

Reforma a la Ley Nacional de Justicia Penal para Adolescentes

Tras la reforma de 2016 a la Ley Nacional de Justicia Penal para Adolescentes, se estableció que las autoridades deberán priorizar la aplicación de mecanismos de solución alternativos para reparar los daños cometidos y optar por evitar medidas privativas de la libertad para asegurar el máximo cumplimiento de sus derechos humanos.

LAS VOCES DE LOS EXPERTOS

Debe mejorarse la aplicación de políticas públicas
Francisco Rivas, (director del Observatorio Nacional Ciudadano)

Para el especialista, la prevención del delito no se trata sólo de la creación de políticas públicas por parte de los gobiernos de los tres niveles, sino de que sean orientadas de acuerdo con las necesidades de cada sector.  

Agregó que la puesta en marcha de estas acciones debe tomar en cuenta los factores de riesgo existentes dentro de cada comunidad para garantizar la integración de la sociedad y generar un mayor impacto en los jóvenes que la conforman. Precisó que se debe incluir a empresas, instancias educativas e instituciones religiosas.

Resaltó que si bien los programas de prevención lanzados a nivel federal durante esta administración buscaban atender este tema para reducir la incidencia delictiva, no tenían sustento en diagnósticos específicos, por lo que la mayoría de ellos fracasó. Un ejemplo es “Estrellas del deporte”, que se implementó en 2014 y no arrojó resultados.

“Estos programas de prevención tenían una buena intención pero un mal diseño y esto acabó jugando en contra porque no hay forma de afirmar que alguno de ellos haya logrado funcionar”, señaló Rivas.

Fallas del sistema les quitan oportunidades
Rogelio Marcial, (investigador del Colegio de Jalisco)

El académico destacó que uno de los errores más comunes que se comete con los jóvenes es etiquetarlos como “ninis” cuando no cuentan con oportunidades para estudiar o trabajar.

“Conseguir un empleo formal con todas las prestaciones de ley es casi como sacarse la lotería. Esta situación de falta de oportunidades los hace ver como si ellos tuvieran la culpa cuando realmente es el sistema el que está fallando”, señaló el investigador.

Marcial resaltó que hace falta un cambio en los centros de detención, pues en ocasiones los jóvenes que están en ellos cometen otros ilícitos ya que recuperan su libertad e incluso se ponen de acuerdo con otros grupos delincuenciales.

“Los gobiernos están actuando ante situaciones, están respondiendo en medida de sus posibilidades para disminuir los niveles de violencia y de delitos entre los jóvenes, pero hace falta el trabajo preventivo, trabajar a largo plazo. La prevención normalmente da resultados dentro de muchos años y no se animan a invertir a largo plazo. Todos los problemas que vemos se desarrollaron en un plazo de 20 o 30 años y vamos a necesitar una cantidad similar de años para lograr paliar todo esto”.

LA CIFRA

120 internos se registran dentro de los Centros de Atención para Menores, de acuerdo con la Comisaría de Justicia para Adolescentes del Estado de Jalisco. Entre los delitos por los que se encuentran ahí están el robo, homicidio y secuestro.

Temas

Lee También

Comentarios