Jueves, 06 de Agosto 2020

Imputan a agente por homicidio en choque en Zapotlanejo; iba a 103 kilómetros por hora

El juez determinó darle prisión justificada por 144 horas, mientras se resuelve la vinculación a proceso

Por: El Informador

Este martes se llevó a cabo una audiencia en Puente Grande. EL INFORMADOR / S. Blanco

Este martes se llevó a cabo una audiencia en Puente Grande. EL INFORMADOR / S. Blanco

Homicidio a título de culpa grave, lesiones culposas y daño a las cosas, fueron los señalamientos que le imputaron a José Guadalupe “N”, el agente de la Policía Investigadora que el pasado 21 de diciembre ocasionó un choque múltiple en Zapotlanejo en el que perdió la vida la señora Patricia Vargas Ramírez.  

El juez determinó darle prisión justificada por 144 horas, mientras se resuelve la vinculación a proceso.

Este martes se llevó a cabo una audiencia en Puente Grande donde el juez Segundo de Control, Juan José Rodríguez Velarde, determinó que la detención fue legal además de que admitió los señalamientos sobre los delitos descritos por el Ministerio Público.

De acuerdo a los argumentos de la Fiscalía, el pasado 21 de diciembre a las 20:30 horas, tres vehículos particulares se detuvieron en un alto en el cruce de la carretera libre a Zapotlanejo y Camino Real, también llamado Avenida de la Moda.

El de adelante era un Seat Ibiza blanco que tenía detrás a un Nissan March rojo, que a su vez tenía por detrás un Honda Fit Plata. En las declaraciones de los tres conductores, se habían detenido por la luz roja y los tres vieron por el retrovisor que se acercaba un par de luces altas con una camioneta a alta velocidad.

La camioneta, una Dodge Ram 2500 blanca, impactó con la parte de delantera derecha al Fit, que se proyectó contra el March que terminó por dañar en menor medida al Ibiza.

La camioneta dejó una huella de frenado de 27 metros, proyectó nueve metros a los vehículos que impactó y la Ram terminó su marcha 45 metros después, en una tienda de conveniencia.

ESPECIAL

El conductor del March, Óscar Alberto, describió que sintió un golpe; lo mismo su esposa Sara Elena, quien iba en el asiento del copiloto. Los padres de ésta, María Dolores y Martín, iban en el asiento de atrás junto con Patricia Vargas, una amiga que viajaba sentada del lado izquierdo. Todos iban a una cena en Zapotlanejo.

María Dolores quien iba junto a Patricia por lo que volteó a verla. Ella vio a la mujer con el rostro lleno de vidrios con los ojos entreabiertos, entonces escuchó un suspiro y que relajó su cuerpo. Al tratar de llamarla para que volviera en sí Patricia no respondió.

Los paramédicos que llegaron al lugar intentaron por diez minutos volverla a la vida sin éxito.

Alberto era el conductor del Honda Fit. Él declaró a las autoridades que tras el choque bajó de su vehículo y vio que la mujer en el March no se movía; posteriormente fue hacia la camioneta causante donde estaba José Guadalupe “N”, quien le dijo. “Me quedé dormido, discúlpenme”.  

Iba a 103.18 kilómetros por hora

De acuerdo al perito del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, la suma del frenado, el desplazamiento y la distancia que le tomó detenerse después del impacto arrojaron que la camioneta circulaba a 103.18 kilómetros por hora.

La velocidad era más de 43.18 kilómetros por hora mayor que la permitida en ese punto, donde había un señalamiento de 60 kilómetros por hora, además de una señal de zona escolar y un letrero más que indicaba la presencia de un centro comercial en frente.

De acuerdo al Código Penal del Estado, son considerados como agravantes en delitos culposos el conducir a 30 kilómetros por encima del límite; y que ocurran en zonas de concurrencia como escuelas y centros comerciales.

Resultó negativa la alcoholemia... 9 horas después

El Ministerio Público exhibió además que al menos diez personas, entre agentes viales, paramédicos, bomberos y testigos, señalaron que José Guadalupe presentaba aliento alcohólico, que no podía articular palabras y que fue incluso su mujer la que proporcionó los datos del inculpado a las autoridades.

Sin embargo, éste se negó a que le practicaran en ese momento el examen de alcoholemia y se rehusó a firmar la lectura de derechos. Fue hasta las 05:38 horas del día 22 de diciembre, nueve horas después del incidente, que aceptó ser sometido al examen de alcoholemia, el cual resultó negativo.  

Solo los dichos de los testigos indicaban que iba alcoholizado, por lo que esto no fue solicitado como agravante por parte del ministerio público.

No obstante, el resto de los elementos, como la velocidad y la zona donde ocurrió, fueron suficientes por el juez para formular la imputación por homicidio a título de culpa grave, lesiones culposas en contra de los otros cuatro tripulantes del March, y daño a las cosas sobre los tres vehículos por un monto conjunto de 164 mil pesos.

Prisión porque puede obstaculizar la justicia

La defensa de José Guadalupe solicitó entonces las 144 horas para que el juez decida si lo vinculaba a proceso, por lo que se reanudará la audiencia el próximo viernes.

Sin embargo, el Ministerio Público estimó que no debía quedar libre por lo que solicitó prisión justificada al considerar que, como era un policía investigador, podía obstaculizar la justicia.  

Para tratar de evitarlo, la defensa reviró que no existía el riesgo de que el señalado se evadiera de la justicia puesto que tenía ocho hijos, todos menores de edad, y que tenía arraigo en Atotonilco el Alto, donde vivía.  

Sin embargo, el juez apuntó que el Ministerio Público ni siquiera estaba cuestionando el riesgo de fuga, sino la probable obstaculización de la justicia y de la investigación.

Los temores de que interfiriera en la investigación tenían su fundamento en que la camioneta que tripulaba José Guadalupe “N” no tenía placas ni engomado, lo que pudo dificultar su identificación; además, de acuerdo a testigos, el hombre se cambió de ropa durante el tiempo en que se atendía el accidente; también se negó a ser sometido de principio a la alcoholemia y a firmar la lectura de derechos.  

El Ministerio Público explicó que, por ser parte de la Fiscalía, el sujeto sabía cómo evadir los agravantes o la responsabilidad.

Por tal razón el juez determinó otorgar prisión justificada por 144 horas, hasta que se celebre la audiencia donde se le podrá o no vincular a proceso.

Su defensa solicitó entonces interrogar a los peritos forenses que dictaminaron el hecho vial y los análisis de alcoholemia, lo que admitió el juez.

Marco Arévalo, hijo de la víctima, manifestó que previo a la audiencia, la defensa de José Guadalupe “N” les propuso una salida alterna por reparación del daño. “Nada más nos preguntaron y la respuesta fue 'no', hasta que se desahogue la audiencia”. Discutirán esa posibilidad con el resto de la familia.

LS

Temas

Lee También