Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Septiembre 2019

Hallan sin vida a otros tres que fueron arrastrados por arroyo en Tlajomulco

Dos de los tres fallecidos hallados ayer estaban en la presa El Guayabo; el otro se ubicó en un sembradío que cruza el canal La Colorada

Por: El Informador

La UEPCBJ aseguró que eran dos, y no tres, los tripulantes que no habían sido localizados desde la tarde del domingo. ESPECIAL

La UEPCBJ aseguró que eran dos, y no tres, los tripulantes que no habían sido localizados desde la tarde del domingo. ESPECIAL

Los socorristas recuperaron tres cuerpos más de personas que fallecieron tras ser arrastradas por las corrientes que crecieron debido a las lluvias que azotaron a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) en los últimos cinco días.

Dos corresponden a los paseantes que fueron sorprendidos antier por el torrente cuando circulaban por el arroyo La Culebra, en Tlajomulco.

El otro es de un hombre de aproximadamente 50 años que fue reportado como desaparecido el jueves.

La Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos Jalisco (UEPCBJ) aseguró que eran dos, y no tres, los tripulantes que no habían sido localizados desde la tarde del domingo, cuando el cauce los golpeó mientras intentaban ingresar al bosque La Primavera  a bordo de tres vehículos todoterreno, y en un grupo de 14, por la entrada al Área Natural Protegida que se encuentra a un costado de Bosque Real, en Santa Anita.

Ellos se sumaron a las dos mujeres de entre 25 y 30 años que también perdieron la vida en este hecho.

Frente a este fraccionamiento, un hombre y una menor de edad que viajaban en las unidades pudieron asirse de la orilla del canal y fueron rescatados, pero otros cuatro fueron llevados aguas abajo.

El resto de los pasajeros logró salir de los coches.

Con estas muertes, suman 15 los decesos documentados en lo que va del actual temporal en la metrópoli.

Uno de los primeros se registró el 8 de julio, cuando una tormenta provocó la muerte de una persona en situación de calle que quedó bajo el paso a desnivel de avenida Hidalgo, a la altura de Plaza Tapatía.

En ese entonces se dio a conocer que la víctima utilizaba una alcantarilla para pernoctar.

Intentó salir para respirar cuando el caudal aumentó y la ahogó.

Alfredo Alcántar recorre el lugar por donde fue arrastrada su nieta. EL INFORMADOR/S. Blanco

“La gente empezó a pedir auxilio”

Rogelio Reyes se encontraba en la caseta de vigilancia del fraccionamiento Bosque Real cuando vio que el arroyo La Culebra comenzó a llenarse de agua por la tormenta que cayó poco antes sobre La Primavera. El agua llegó con todo y lodo hasta donde él estaba.

Fue a las 17:34 horas del domingo cuando los vecinos del lugar se percataron de que la crecida atrapó a un grupo de paseantes que había ingresado horas antes en tres vehículos todo terreno. “Nos dimos cuenta porque la gente empezó a gritar, a pedir auxilio. Empezamos a ver por las cámaras y ya venía toda la gente arrastrada con los carros. Unos se fueron por abajo del canal y las otras las arrastró por aquí; rescatamos a la niña y al papá, que quedaron atorados en el poste de luz”, dijo Rogelio.

Estas dos personas entraron al arroyo por un ingreso a un lado del fraccionamiento junto con otras 12 en los tres vehículos cuando el arroyo no tenía agua; iban a un paseo al bosque. Del grupo, seis fueron arrastrados y el resto salió por sus medios.

Dos de los arrastrados, un hombre y una niña, fueron rescatados con vida. “Usaron sogas y un compañero brincó desde arriba para quitar los troncos porque la estaban presionando. Ya se brincó uno de Protección Civil y entre los dos empezaron a mover para sacarla”.

Alfredo Alcántar Mariscal, de 87 años, es el bisabuelo de la menor rescatada. Se dio cuenta de la tragedia ayer por la mañana cuando le informaron que estaba desaparecida su nieta, Daniela Bayardo Alcántar. “Me acaban de dar la noticia, que andaban en unos Jeep y que por aquí venían”.

El hombre relató que vivió 50 años en Santa Anita antes de vender sus parcelas para que construyeran fraccionamientos. “Ese terreno era mío, (el arroyo) estaba ancho, lo redujeron. Le ponen esa boca de tormenta allí, pues ¿dónde va a caber el agua? Nunca”.

Antes, dijo, La Culebra tenía unos 30 metros de ancho, pero con los nuevos asentamientos lo angostaron. “No, y para allá lo redujeron más, lo dejaron como de unos cuatro metros”.

El hombre demandó a las autoridades abrir más el canal, pues en las dimensiones actuales se satura rápido, además de eliminar los obstáculos que encuentra a su paso, como el colector en Bosque Real, que en cada tormenta se tapa con tierra y piedras. “Los ingenieros...”, ironizó.

De las cuatro personas arrastradas, los cuerpos de dos mujeres se hallaron el domingo en El Terrón; su nieta Daniela fue encontrada ayer sin vida en la colonia La Coladera; y un hombre más fue localizado por la tarde en la Presa El Guayabo.

Temas

Lee También

Comentarios