Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 25 de Agosto 2019

Desprestigio y riesgos merman a las policías

Bajos sueldos y jornadas laborales ahuyentan a los aspirantes a sumarse a las corporaciones

Por: El Informador

Las corporaciones de Policía cada vez son menos atractivas para nuevos perfiles. EL INFORMADOR/F. Atilano

Las corporaciones de Policía cada vez son menos atractivas para nuevos perfiles. EL INFORMADOR/F. Atilano

La mala reputación que pesa sobre las corporaciones de Policía, los bajos salarios que se ofrecen y el trabajo excesivo, aunado al riesgo de ser víctimas de la delincuencia organizada, son algunos de los factores que influyen en la falta de oficiales de seguridad en el país, concluye el estudio Déficit de policías en México: problema de ingobernabilidad del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

De acuerdo con recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), debe haber al menos tres agentes de Policía por cada mil habitantes, una estimación emulada del Modelo Óptimo de la Función Policial del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, que valoró como justo 2.8 oficiales por cada mil ciudadanos, condición que en México no se cumple.

“En diferentes estados y municipios de nuestro país no se cuenta con la mínima cantidad de servidores públicos del orden para atender las necesidades básicas de la población”, advierte el análisis.

El Modelo Óptimo de la Función Policial recuerda que sólo nueve de las 32 entidades del país cuentan con al menos un policía por cada mil habitantes y Jalisco no está entre ellos, pues solamente hay 0.7 elementos por esa cantidad de personas.

El estudio del Senado advierte como factor de déficit que los policías en México laboran 65.4 horas a la semana y ganan 31.3 pesos por hora laborada. “Un trabajo arduo y con un salario relativamente bajo”, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Son algunos de los motivos por los cuales las nuevas generaciones no han decidido elegir esta profesión como una de sus posibilidades laborales, además de los riesgos que implica la presencia del crimen organizado en gran parte del territorio nacional”.

Otra conclusión es que las corporaciones están integradas por personal “con poco compromiso, bajo perfil, escasa preparación y, en ocasiones, dispuestos o predispuestos a cambiarse de bando”. Una sugerencia que se hace para abatir ese déficit es mejorar las condiciones laborales, lo que ayudará a que más jóvenes tengan la vocación de servir a las corporaciones.

En Jalisco, no obstante, el intento de homologación salarial que proponía un sueldo de 17 mil pesos para los oficiales de la Zona Metropolitana de Guadalajara, fracasó. En contraste, los policías en Jalisco perciben, en general, siete mil 724 pesos, cifra por debajo del promedio nacional de referencia: nueve mil 933 pesos.

Otra medida para aumentar el estado de fuerza de las corporaciones es integrar a más mujeres, pues se estima que nueve de cada 10 oficiales son hombres.

Hasta la Constitución “ahuyenta”

El análisis del Senado de la República también advierte que cuando un oficial es cesado, aunque haya sido por una minucia, ya no puede reingresar ni a esa ni a otra institución de seguridad pública, dado que la Constitución así lo dispone en su Artículo 123.

Hasta 2017, en Jalisco habían aprobado las pruebas de confianza 81.3% de los uniformados evaluados. EL INFORMADOR/Archivo

Las pruebas de confianza también inciden

Además de lo poco atractivo que es trabajar como policía en México, las corporaciones del país también se han visto mermadas por los rigurosos exámenes de control de confianza, reconoce el estudio Déficit de policías en México: problema de ingobernabilidad.

“Parte del por qué no se cuenta con la suficiente cantidad de elementos policiacos, tal como recomienda la ONU en sus estándares, son las dificultades para que los policías suspendidos o que no aprobaron sus controles de confianza puedan recuperar su trabajo”.

En ocasiones, argumenta dicho análisis, las faltas cometidas son menores y no ameritan que un policía, quien ha tenido un entrenamiento arduo y quien ya ha dado resultados positivos en la sociedad, pierda su puesto.

Arturo Villarreal Palos, académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG), explicó que los exámenes deben diseñarse para que los pueda aprobar una persona promedio. “Que se pueda evaluar en los diferentes rubros: en la parte médica, psicológica, patrimonial y finalmente en el polígrafo, cuyo objetivo no es determinar si alguien miente o no, sino determinar si la persona está ocultando información. El polígrafo va a revelar si se oculta cuando se consumen drogas, por ejemplo”.

Según el Modelo Óptimo de la Función Policial, hasta 2017 en Jalisco habían aprobado 81.3% de los uniformados evaluados en el control de confianza; el resto no había aprobado o se hallaba en proceso de reevaluación.

César Cuevas, oficial de la Policía de Guadalajara, quien preside la organización Construyamos Seguridad A.C., coincidió con el análisis y con el académico sobre lo exhaustivo de los exámenes.

En principio, aseveró que hay interés entre los jóvenes en pertenecer a su corporación (en parte porque es de las mejor pagadas del Estado), pero que estima que sólo tres de 10 aspirantes logran pasar las pruebas.

LA VOZ DEL EXPERTO

Obligada, la intervención del Gobierno federal

Arturo Villareal Palos (académico de la UdeG)

El Gobierno federal debe tener una participación más activa para reducir el déficit de policías que hay en el país, en principio, para fortalecer a las corporaciones de manera más efectiva, manifestó el experto.

Aunque existen programas que actualmente premian con recursos a las corporaciones que cumplen con ciertos parámetros (como controles de confianza o elementos capacitados), en el proyecto federal de seguridad no se contempla robustecer a las policías preventivas, pese a que la mayor cantidad de elementos se halla en corporaciones municipales y estatales.

En su lugar, el proyecto federal propone una Guardia Nacional compuesta por fuerzas de seguridad federal, el cual no involucra a los cerca de 350 mil elementos preventivos. “En mi opinión son la base fundamental y es lo que deberían fortalecer”.

Pese a ese grueso de oficiales, admitió que existe una “sequía”, sobre todo, en los municipios pequeños donde hay menos de 100 elementos. Son esas corporaciones, concluyó en las que se debe contribuir para mejorar las condiciones de sus oficiales y atraer a buenos elementos capacitados.
 

Temas

Lee También

Comentarios