Miércoles, 17 de Julio 2024

Red de fraudes en call centers deja daños por 40 MDD en Estados Unidos

La red podría estar relacionada con la desaparición de los siete jóvenes trabajadores de dos call center ubicados en Zapopan

Por: Rubí Bobadilla

De las empresas sospechosas localizadas en Jalisco, 10 se ubican en Guadalajara y dos en Vallarta. EL INFORMADOR/C. Zepeda

De las empresas sospechosas localizadas en Jalisco, 10 se ubican en Guadalajara y dos en Vallarta. EL INFORMADOR/C. Zepeda

La red de fraudes montada desde diversos call center y empresas instauradas, principalmente en Jalisco, dejó durante 2022 afectaciones por al menos 39.6 millones de dólares a ciudadanos de Estados Unidos.

Así lo dio a conocer el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en marzo pasado, además de indicar que fueron al menos 600 quejas las recibidas por el Centro de Quejas de Delitos en Internet del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés).

Apenas en abril pasado el Departamento del Tesoro informó sobre la identificación de al menos 19 empresas dedicadas a realizar estos fraudes telefónicos, de las cuales, 12 están instauradas en Jalisco, seis en Nayarit y una en Cancún, Quintana Roo. De las localizadas en Jalisco, 10 se ubican en Guadalajara y dos en Vallarta.

TAL VEZ TE INTERESE: Familiares de desaparecidos se manifiestan en La Minerva

Detrás de ellos hay al menos tres personas señaladas como las operadoras directas de la red de fraudes: Brayan Moisés Luquin Rodríguez, Eduardo Pardo Espino y Horacio Edmundo Lelo de Larrea Ventimilla.

También se menciona a Ian Jasiel González Villegas, Luis Lorenzo Gómez Arias, Clemente Padilla Zárate y Pedro Rivas Sánchez, todos de nacionalidad mexicana.

La red podría estar relacionada con la desaparición de los siete jóvenes trabajadores de dos call center ubicados en Zapopan:  Itzel Abigail, Carlos David, Carlos Benjamín, Jesús Arfredo, Arturo, Mayra Karina y Jorge Miguel.

Hasta el momento no se han brindado los nombres bajo los cuales operaban las oficinas lozalizadas en Jardines Vallarta y La Estancia, sin embargo, según confirmó el sábado el fiscal de Jalisco, Luis Joaquín Méndez, los presuntos call center no contaban con ningún registro ni permiso para operar.

Tras los cateos a ambas fincas, indicó Méndez Ruiz, se encontraron listas de nombres y domicilios de personas extranjeras, diálogos para abordarlos, entre otros tantos indicios.

Hoy lunes el gobernador de Jalisco informó que “los elementos de los que se dispone hasta ahora indican que no se trataba de un call center, sino de un centro de operaciones de otra naturaleza”, aunque no confirmó que se trate de la misma red.

¿Cómo operan estos call center?

De acuerdo con el Departamento del Tesoro, las personas propietarias de tiempos compartidos reciben llamadas telefónicas o correos electrónicos inesperados de los delincuentes, quienes se hacen pasar por representantes de ventas de una empresa de reventa de tiempo compartido.

Los delincuentes a menudo usan tácticas de ventas de alta presión para agregar urgencia al trato.

A las personas que aceptan vender se les dice que deben pagar una tarifa por adelantado para cubrir cualquier cosa, desde las tarifas de cotización y publicidad hasta los costos de cierre.

TAL VEZ TE INTERESE: Cronología: Esto sabemos de los 7 desaparecidos de un call center

Una vez que se paga la tarifa, los propietarios de tiempo compartido informan que la empresa se vuelve evasiva: no contesta llamadas, desactivan los números de contacto y los sitios web, o los delincuentes inventan nuevos pagos que las víctimas deben saldar antes de que la transacción inmobiliaria sea definitiva.

En algunos casos incluso el fraude se vuelve circular, pues los propietarios de tiempo compartido defraudados por una estafa de venta de tiempo compartido son contactados nuevamente por una empresa fraudulenta de presunta recuperación de tiempo compartido.

La persona delincuente, representante de la presunta empresa de recuperación promete asistencia para recuperar el dinero perdido en la estafa de ventas.

Algunas de las supuestas empresas de recuperación exigen una tarifa por adelantado por los servicios prestados. A veces, los estafadores pretenden ser una entidad gubernamental que solicita pagos por tarifas asociadas con la venta del tiempo compartido.

Por esta situación el FBI y el Departamento del Tesoro han invitado a las personas extranjeras quienes han sido víctimas de este fraude, a denunciar los casos ante las instancias estadounidenses correspondientes, además de invitarles a no caer en estas estafas de presión, ni caer en ofertas atractivas pues “cuando las oportunidades parecen demasiado buenas para ser verdad, usualmente no lo son”. 

JM

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones