Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Febrero 2019

Con nuevas obras, prevén más usuarios con discapacidad en el Tren Ligero

Estiman que casi cuatro mil personas con capacidades diferentes utilizarán la Línea 1 a partir de febrero

Por: El Informador

El Siteur promete que en febrero funcionarán las obras de accesibilidad universal de la Línea 1. Sin embargo, continúan elevadores fuera de servicio en la Línea 2. EL INFORMADOR/E. Barrera

El Siteur promete que en febrero funcionarán las obras de accesibilidad universal de la Línea 1. Sin embargo, continúan elevadores fuera de servicio en la Línea 2. EL INFORMADOR/E. Barrera

El proyecto de accesibilidad universal en la Línea 1 del Tren Ligero de Guadalajara tiene dos meses de retraso por cuestiones técnicas. Sin embargo, los trabajos llevan un 93% de avance y estarían concluidos este mes, afirma el gerente de Planes y Proyectos del Sistema de Tren Eléctrico Urbano (Siteur), Erik Sereno. “Con las pruebas y entrega-recepción, si todo marcha bien, en el transcurso de la segunda quincena de febrero estaremos en condiciones de operar”.

El directivo expresa que en 2017 atendieron a dos mil 800 personas con movilidad limitada en 19 estaciones de la Línea 1, a través de servicios de la oruga. En ese entonces no estaba habilitada la estación Auditorio. “Con el proyecto incrementará la atención de las personas con alguna discapacidad, hasta tres mil 920 anuales”.

Remarca que algunos motivos del atraso fueron porque algunos componentes eran de importación y otros elementos no pasaron las pruebas de calidad. Además, explica que cuando empezaron la construcción de los cubos para los elevadores encontraron que algunos huecos presentaban una doble estructura metálica de varilla. “Esto no se tenía detectado, provocó que hubiera un reajuste en su alcance, que no se tenía previsto. Otro tema fue que algunos de los vecinos, en el caso de las estaciones Mexicaltzingo y Ávila Camacho, nos pidieron mover la ubicación que se tenía predefinida para los elevadores de esos puntos”.

Acentúa que, debido a los imprevistos, el costo de los trabajos incrementará a 31.8 millones de pesos, de una estimación inicial de alrededor de 26 millones. Remarca que recibieron una bolsa de casi 26 millones de pesos federales de un fondo para accesibilidad universal en el transporte público, y que el resto lo completarán con recursos de Siteur.

Las obras contemplan la ejecución e implementación de 15 equipos de traslado vertical (siete elevadores y ocho salvaescaleras), 34 rampas, guías podotáctiles y 30 tótems informativos. Con la incorporación de estos elementos prevén un aumento en la afluencia de usuarios con algún tipo de discapacidad. “Nos enfocamos a completar lo que había quedado faltante en el tema de accesibilidad: rampas, tótems informativos, accesos de sillas de ruedas a los trenes… todo fue parte del alcance que estamos concluyendo en los próximos días”.

Agrega que solamente quedarán pendientes las obras de accesibilidad universal en la Estación Periférico Sur,  ya que corresponden a otro contrato. La proyección es que estén concluidas en marzo de 2019.

Por otra parte, en diciembre de 2016 se completó el programa para dar accesibilidad universal a la Línea 2 del Tren Ligero, con la colocación de 13 salvaescaleras de plataforma en las estaciones de La Aurora, San Jacinto, San Andrés, Cristóbal de Oñate, Oblatos, Belisario Domínguez y San Juan de Dios.

Los salvaescaleras se implementan cuando ya no existe opción para colocar un elevador, ya sea porque es costoso o no se puede modificar la estructura. EL INFORMADOR/E. Barrera

Ahorrarán tiempo con más elevadores y salvaescaleras

Los elevadores y salvaescaleras que implementarán en la Línea 1 del Tren Ligero de Guadalajara ayudarán a que los usuarios ahorren hasta 40 minutos de espera, calcula Aldo Chavarría, director de la asociación civil “Don Bosco Sobre Ruedas”, enfocada en que las personas con discapacidad motora se reintegren a la sociedad.

Explica que en la ruta ofrecían el servicio de orugas, pero solamente había pocos equipos y los usuarios debían esperar a que los trasladaran a la estación correspondiente.

“Dependía en dónde estuviera la oruga y en qué estación se encontrara. Muchas veces por la practicidad no la movían y tenías que esperar. Aunque la oruga solamente es para sillas de ruedas, para una mamá con carriola o persona que usa bastón se le dificulta subir escaleras”.

Aldo Chavarría detalla que los salvaescaleras se implementan cuando ya no existe opción para colocar un elevador, ya sea porque es costoso o no se puede modificar la estructura.

“Está bien que busquen alternativas para que todas las estaciones sean accesibles. Aunque mucha gente no sabe utilizarlos porque generalmente no son tan conocidos, se usan más para casas habitación o en dependencias de Gobierno de la Ciudad de México”.

Remarca que las rampas reductoras de gálibo son de gran ayuda para las personas que usan sillas de ruedas o eléctricas, ya que ayudan a que las personas suban al tren. En ese sentido, considera que sería adecuado mejorar el interior de los vagones con espacios destinados para que las personas con movilidad limitada puedan ubicarse sin dificultad.

“Hay que recordar que en Jalisco el 5% de la población tiene una discapacidad motora, es importante que ellos puedan usar el transporte. También en otros países las personas con discapacidad no pagan… sería una buena medida para incentivar y como apoyo para las personas”.

Enumeran las fallas

“Antes subía las escaleras sin dificultad, pero ahora que estoy más grande (de edad) es una batalla constante, sobre todo para mis piernas, que ya no aguantan como antes”, lamenta Antonio Lugo, usuario del Tren Ligero desde hace más de 10 años.

Con una mano detiene su cajita de dulces, que acude a vender en el mercado San Juan de Dios, y con la otra se agarra de los pasamanos. El hombre de 65 años sube a paso lento las escaleras de la estación San Andrés en la Línea 2.

“Los elevadores en otras estaciones sí me ayudan mucho, lo malo es que no en todas hay. Yo me muevo mejor en el Tren Ligero porque antes iba más cómodo, pero ahora que está muy lleno es peligroso porque la gente no cabe y para entrar lo empuja a uno.

Dalila Olvera García, usuaria de la Línea 1 desde hace siete años, cuenta que padece de artritis reumatoide.  Pese a su enfermedad, todos los días usa el Tren Ligero, desde la estación Periférico Norte a Mexicaltzingo.

“Uso bastón. Me cuesta trabajo subir las escaleras, es muy cansado, complicado, hay estaciones donde los escalones están incompletos. Allí (en Periférico Norte) hay elevadores, pero todavía no están en servicio. Para mí que vengo de Huentitán y  me bajo del lado del Auditorio, sería más fácil cruzar Periférico y usar el elevador”.

Sin embargo, el paso peatonal fue cerrado y se le hace pesado subir el puente peatonal. Dice que otro problema que enfrentan las personas con movilidad limitada en la estación Periférico Norte es que no hay pasamanos en medio de las escaleras, lo que le dificulta la subida y la bajada.

“Faltan los elevadores, pasamanos, el paso peatonal para mí es importante para usar el elevador. Hay días con más crisis en las rodillas que me cuesta mucho trabajo bajar. Yo me bajo en Mexicaltzingo y no hay elevador. La estación División del Norte es de tres pisos, y tampoco hay elevador, está altísimo, es muy cansado”.

Pese a las dificultades, la ciudadana afirma que prefiere usar el Tren Ligero porque es más rápido que otros sistemas de transporte. “Aunque últimamente las corridas las están alargando, pasan muy tarde. Ya no cabemos, me llevo codazos por el exceso de gente. Desde cuándo dijeron que iban a meter el tren con tres vagones y nada”.

La usuaria considera que también es importante que los vagones “no vayan retacados de gente, ya que es peligroso” para las personas con movilidad limitada, desde personas en sillas de ruedas, mujeres con bebés o niños que llevan al Teletón, o los adultos mayores.

“Ojalá que nos tomaran en cuenta. Yo mandé un mensaje cuando estuvo Rodolfo Guadalajara (anterior titular) de que hubiera inclusión en Siteur. Porque sólo los que padecemos esto entendemos las características… era importante que un grupo trabajara allí y diera apoyo”.

La antigüedad de las escaleras eléctricas en la estación Juárez dificulta su reparación. EL INFORMADOR/E. Barrera

Reportan desperfectos en los elevadores

Para la señora María Jiménez es pesado subir y bajar las escaleras de la estación Plaza Universidad de la Línea 2 del Tren Ligero de Guadalajara. Y el elevador que se encuentra en el lado donde ella se baja, en dirección a la avenida Juárez, lleva sin funcionar desde el año pasado, lo que le dificulta el acceso.

En la estación Juárez del Tren Ligero hay otro que tampoco funciona, además de que las escaleras eléctricas se descomponen constantemente. “Y allí en Juárez son más escalones los que tenemos que recorrer para ir al tren o salir a la calle”.

El director técnico del Tren Ligero, Rodolfo Barboza, informa que el año pasado tuvieron alrededor de 31 fallas mensuales en los elevadores del transporte masivo.

En la Línea 2, por ejemplo, hay ocho elevadores. Indica que el elevador de Plaza Universidad tiene más de tres meses fuera de servicio porque se rompió una tarjeta que solamente se consigue fuera del país.

“Durante ese periodo, como Siteur no le metíamos mano porque estaban en garantía los elevadores. Sin embargo, A partir de este año estamos en un tema de que comenzamos a tener las refacciones. Esperaría a que, en las próximas semanas, nos empiecen a llegar las refacciones más comunes para solucionar el problema”.

Explica que muchas ocasiones son las personas las que ocasionan las fallas en éstos, ya que hay jóvenes que se suben a los elevadores para jugar.

“En San Juan de Dios pasa mucho que lo usan como elevador de carga, pero no es elevador de carga, es de pasajeros”.

Sobre las fallas en las ocho escaleras eléctricas en estación Juárez, indica que cinco de éstas tienen más de 25 años, por lo que es complicado encontrar las refacciones. Al respecto, contesta que renovaron tres de esas escaleras en los últimos tres años.

“Es un proyecto  que se ha manejado multianual, yo esperaría que en los próximos años se puedan sustituir las otras cinco”.

Agrega que es importante que también se manejen de forma adecuada los llamados salvaescaleras, ya que algunos usuarios no tienen pericia o paciencia al respecto y ocasionan las fallas por desconocimiento  o mal uso del equipo.

“Hay un botón para desplegar esta plataforma, entonces se tiene que presionar por alrededor de 20 o 30 segundos, que es lo que tarda en abrirse la plataforma y levantar el brazo. Una vez levantado el brazo, sube el usuario con la silla de ruedas, hay otro botón para cerrar la plataforma. Esto se planeó para que el usuario pudiera hacer solo el viaje”.

Sigue: #DebateInformador

¿Cuál es la obra más urgente en las instalaciones del Tren Ligero?

Participa en Twitter en el debate del día @informador
 

Temas

Lee También

Comentarios