Domingo, 07 de Marzo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Tanto fue el cántaro al pozo…

Por: El Informador

Tanto fue el cántaro al pozo…

Tanto fue el cántaro al pozo…

Tanto fue el cántaro al pozo, que en el fondo se quedó… Las llamadas “Mañaneras”, han llegado a tal grado de monotonía, contradicciones, manifiesto engaño, y patético fomento al periodismo palero -“maiceado” para decirlo en un concepto, por demás breve y explícito- que ya hasta sus más cercanas amistades o admiradores, se están cansando de aplaudirle.

Es el caso de aquella célebre persona de las letras -doña Elena Poniatowska Amor- quien habiendo sido fiel partidaria del llamado e investido “presidente legítimo” del ya lejano 2006; ahora le invita, valiente y en crítica constructiva, directa y tajante: “Señor Presidente, ya párele a las mañaneras porque han provocado un hartazgo y nos tienen a todos al borde de la irritación y confrontación nacional”.

Y, aunque en una de sus más recientes intervenciones cotidianas de AMLO, tras el inicio del nuevo gobierno con los vecinos del norte, se declara en buena relación con ellos; hace de oídos sordos, ante el claro mensaje del Presidente Biden, convocando a la unidad nacional; mientras de este lado de la frontera, se siguen los pasos divisorios y confrontadores, al caduco estilo del ausente Trump.

Su amiga Elena, muy lúcida, firme en sus declaraciones, y a todas luces “bien intencionada, sostiene que es terrible y muy lamentable que el presidente López Obrador divida a los mexicanos”; ratificando que “las Mañaneras son innecesarias y hasta contraproducentes. Un auténtico abuso del poder presidencial, obligar a periodistas que vayan todas las madrugadas a hacer preguntas a modo”. Mientras, al muy clásico estilo taurino, se capotean o evaden las preguntas serias, de los periodistas enviados, por los medios de comunicación rivales o por él llamados, “conservadores”.

En fin, al clásico estilo político de Andrés: Seguirá bajando el cántaro al pozo, hasta que la cuerda se rompa o el recipiente se truene… la culpa -indudablemente- será del alfarero de Tlaquepaque, que ya no cuece bien el barro.

  • ATALAYA

Legado nefasto de Trump

Por Sergio López Rivera

Algunos comentaristas y otras personas, han expresado que Trump, a pesar de la vergonzosa despedida de su período presidencial, plagado de acciones no solo ilegales sino criminales, concebidas y ejecutadas bajo su dirección personal, tiene un legado valioso que heredar al país y al mundo. Pero analicemos en lo general cuales son realmente sus acciones presidenciales que tanto le elogian. La baja de impuestos es la primera, solo que la misma únicamente benefició a los accionistas de las grandes compañías que orbitan en Wall Street, pues disminuyó el impuesto sobre las utilidades, del 34 al 25 %, nada por los funcionarios y empleados y jamás bajó los impuestos de empleados y obreros, negándose a subir el salario mínimo a 15 dólares por hora. Desreguló la explotación de áreas clasificadas como reservas ecológicas e históricas, permitiendo su explotación y negándose a aceptar el cambio climático, pues siempre afirmó saber más que los científicos.

Efectivamente, al inicio aprovechó la inercia de crecimiento heredada  de Obama y sí estimuló la economía al bajar los impuestos, pero eso aumentó el déficit del país en miles de millones de dólares. Por otra parte, como buen discípulo de Hitler y los dictadores comunistas, descalificó a los medios que no eran sus incondicionales, acusándolos de ser El Enemigo del Pueblo. Ahora sabemos que mintió o desvirtuó hechos a un promedio de más de cincuenta veces por día, durante su mandato y perdonó a auténticos criminales por el solo hecho de ser sus incondicionales.

En materia internacional, no solo agredió a los países aliados y a sus dirigentes políticos, intentando acabar con la OTAN en beneficio de Rusia por supuesto; también se retiró del Acuerdo de París relativo al cambio climático, insultando cuanto pudo a los dirigentes de Francia, Alemania, Canadá y Australia y elogiando desmedida y servilmente a los dictadores de Rusia, Corea del Norte, Turquía, Hungría, Filipinas, solo le faltó Maduro. Se retiró del Tratado de la Cuenca del Pacífico, en perjuicio de los intereses de su país.

Jamás condenó a Rusia por el ofrecimiento del millón de dólares por soldado americano muerto en Afganistán, En Helsinki desmintió abiertamente a sus asesores de inteligencia en cuanto a la intervención de Rusia en su país, diciendo que creía más la palabra de Putin y respecto de los recientes ataques cibernéticos gravísimos perpetrados por Rusia en el gobierno y empresas claves americanas, jamás pronunció palabra alguna de censura a ese país; traicionó a los kurdos, tradicionales aliados de USA y permitió que Turquía los masacrara. Y lo más grave, su indolencia y cálculo erróneo de la manipulación del Covid 19, que intentó hacer, ha causado hasta el momento cerca de cuatrocientos mil muertos, más las hospitalizaciones y el quebranto económico de todo el país. Por último, ni siquiera completó su famoso muro y mucho menos logró que México pagara por el mismo.

Pregunto entonces, ¿dónde está lo brillante de su legado?

  • FILOSOFÍA COTIDIANA

Crepúsculo matutino

Por Uriel Eduardo Santana

Dicen que las horas que preceden al amanecer, son las más oscuras de la noche, quizá como presagio de que las sombras se van y habrá de venir un nuevo día. Este 21 de enero -en la ciudad de La Paz, capital de nuestra California del Sur; la Primera y Peninsular, génesis histórica del actual trío Californiano- amaneció con una tupida neblina, que con la misma celeridad que nos sorprendió de manera poco habitual, así mismo desapareció.

En México y el mundo entero, hemos cerrado un 2020, en una larga penumbra y si lo pudiésemos hacer, a muchos nos gustaría borrarlo del calendario; pero son las horas amargas, las que nos dejan mejores enseñanzas, y es la piel marcada por las cicatrices, la más fuerte y resistente, ante futuros combates.

Este enero que estamos por concluir, nos presagia un nuevo Crepúsculo matutino: la Alborada, tiempo de amanecer o rayar el día. Cuando el toque o música militar rompe el silencio, avisando la venida del nuevo día.

Estamos en un 2021, año político y tiempo de democracia… aunque habrá quienes gusten de difundir el presagio, por nuevas y mayores calamidades, seamos gente de bien, con la firme esperanza en que “lo mejor, está por venir”, y es nuestra la ineludible voluntad para decidirlo. ¡Cumplámosle a México, a nuestras nuevas generaciones!... Que el próximo domingo 6 de junio, nadie se quede sin ir a votar, por un México unido y una sólida Democracia.

  • MERCADOTECNIA

Enero y febrero despojadero

Por Carlos Cortés Vázquez

El cambio de Mandatario en Estados Unidos no deja de  inquietar al mundo, y en México se acentúa con la proximidad de elecciones en grandes porciones del país, dando paso a diferencias al interior de los propios partidos políticos que no alcanzan unificación y con ello lograr la verdad transparente y convincente.

Todo ello pone en riesgo la estabilidad y la tranquilidad deseada por cerca de ciento treinta millones de habitantes, tampoco exentos de diferencias sobre todo al Sur del territorio nacional.

La inquietud, acentuada por la pandemia mayor obediencia de la población en el propósito de conservar la vida, el trabajo y los valores naturales.

Dios nos guarde de la discordia.

sicpm@informador.com.mx

Coronavirus

Temas

Lee También