Lunes, 10 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¡Sueños guajiros!

Por: Daniel Rodríguez

¡Sueños guajiros!

¡Sueños guajiros!

Fue en el estado de Dakota del Norte, en el año de 1921, cuando mediante de una elección especial se revocó por primera vez en la historia el mandato del entonces gobernador Lynn Frazier. 82 años más tarde, en el 2003, se repitió el proceso en el estado de California, cuando Gray Davis (demócrata) fue destituido y sustituido por el actor Arnold Schwarzenegger (republicano). Y este año, en la misma California -después de 18 años- , se volverá a pedir a los votantes para que en las urnas decidan el futuro del actual gobernador Gavin Newsom.

La petición de revocación de mandato -proceso que fue iniciado desde el año pasado- ha cumplido con el requisito de reunir las firmas verificadas necesarias (1’495,709), que equivalen al 12 por ciento de los electores de la pasada elección de gobernador. Desde 2018 -cuando tomó posesión- se había intentado en cinco ocasiones provocar una elección especial para sacar a Newsom de Sacramento, pero se falló en la recolección de firmas necesarias.

Hoy Newsom se enfrenta a un importante sector de la poblacion de California -republicanos del ala derecha y seguidores de Donald Trump, anticubrebocas y antivacunas-, que estan molestos, que lo quieren sacar de su puesto y se amparan por el manejo que el gobernador ha tenido con la pandemia. Actualmente 26 millones de dosis han sido aplicadas en California -la población es de casi 40 millones de habitantes-, lo que significa que una cuarta parte de los residentes han sido completamente inoculados.

Algunas encuestas revelan que la aceptación ciudadana de Newson ha bajado considerablemente, pero aún así más del 50 por ciento lo apoyan en su desempeño. El Public Policy Institute of California llevó a cabo un estudio de campo que demuestra que 56 por ciento de los californianos se oponen a la elección especial de revocación de mandato y solamente el 40 por están de acuerdo.

Lo delicado para los demócratas es que el celebrarse una elección de esta naturaleza se corre el riesgo -como sucedió en el 2003 con Gray Davis- que los republicanos recuperen el estado y comprometan la estrategia política en el panorama nacional, dándole fuerza al movimiento ‘Trumpista’ en la carrera de la recuperación o el regreso a la Casa Blanca en el 2024.

Por lo pronto, esta elección extraordinaria costará 400 millones de dólares con cargo al erario público, pero es una demostración de la manera como una democracia permite la participación ciudadana y decide el futuro de sus gobernantes cuando no están haciendo la ‘chamba’ para la que fueron elegidos. Muchos países -y no vayamos muy lejos- desearían estar en los zapatos o en las posibilidades de los californianos para poder decidir sobre quienes dicen tener ‘otros datos’. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbbub.net
 

Temas

Lee También