Jueves, 28 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

* “Super-Chivas”

Por: Jaime García Elías

* “Super-Chivas”

* “Super-Chivas”

Pierden (como la semana antepasada, ante Tijuana), y son “Las Birrias”; ganan (como en las dos jornadas más recientes, ante Toluca y Querétaro) y vuelven a ser las “Súper-Chivas”.

Así: sin transición; merecedoras de burlas y cuchufletas en la derrota; de elogios y panegíricos en la victoria… aun a riesgo de que -como dijera el maestro Justo Sierra- “el incienso de la adulación acabe por tiznar al ídolo”.

*

La foto de primera plana, ayer, aquí y en otros medios, habla por sí sola. Es, como suele decirse, “la foto que dice más que mil palabras”: Pulido, “Chofis” y Vela, los héroes de la jornada, celebran uno de los goles de la victoria sabatina: una victoria en la que los aficionados se llevaron en la memoria, por sobre todas las cosas, el recuerdo del 3-0 que el equipo de sus amores labró desde el primer tiempo.

Parecía un sueño. La relativa facilidad; la solvencia, pocas veces vista en este torneo; el lujo de ornamentos futbolísticos que acompañaron los tres goles: el “sombrerito” de Vela a un adversario, previo al fusilamiento del portero; la maniobra de “Chofis” -era inevitable compararla con tantas de Messi, de factura similar- antes del zurdazo implacable; el quiebre de Pulido (que probablemente condenó a Jair Pereira a quedarse media hora en el jacuzzi después del partido) antes del tercero: su décimo del torneo, por cierto, lo que le ha valido reconocimientos a raudales: por “su mejor temporada”; por haberse inscrito en el “ten top” de los goleadores del campeonato…, y, desde luego, por la perspectiva de erigirse en máximo artillero del certamen, si aprovecha la circunstancia de enfrentar al desfalleciente Veracruz en la última jornada de la fase clasificatoria.

*

Los goles del Querétaro, por tardíos -ambos llegaron en tiempo de compensación-, no consiguieron empañar la sensación de que el Guadalajara había hecho merecimientos para reconciliarse con sus feligreses. Tampoco pesó demasiado, al efecto de demeritar el resultado, el peso específico que tuvo Toño Rodríguez en la victoria, al detener un penalti y anotarse por lo menos cuatro intervenciones sobresalientes. (“Después de todo -dirán algunos-, para eso está”).

Lo más positivo, vistas las cosas en frío, es que la victoria -más la previsible del cerrojazo ante el Veracruz- dará positivo en los números de Luis Fernando Tena…, y evitará -probablemente…- que una injusticia (su cese) sea el desenlace de la historia.

Temas

Lee También