Lunes, 05 de Diciembre 2022
Estilo |

“El corazón de Frida Kahlo en París” de Marc Petitjean

Ahora en los libros recomendados la sugerencia de lectura es una interesante anécdota de la famosa pintora mexicana Frida Kahlo

Por: Xochitl Martínez

“El corazón de Frida Kahlo en París” de Marc Petitjean. ESPECIAL/EDITORIAL CIRCE.

“El corazón de Frida Kahlo en París” de Marc Petitjean. ESPECIAL/EDITORIAL CIRCE.

En los libros recomendados de hoy se encuentra el libro El corazón de Frida Kahlo en París de editorial Circe de Océano, escrito por Marc Petitjean, fotógrafo y cineasta francés, quién supo que su padre Michel tuvo una relación con una de las pintoras más icónicas de México.

En enero de 1939, Frida Kahlo llega a París para montar la exposición Mexique. André Breton, deslumbrado por sus primeros cuadros, la ha calificado de surrealista y le ha prometido montarle una exposición.

El corazón de Frida Kahlo en París de Marc Petitjean. ESPECIAL/EDITORIAL CIRCE.

La breve estancia de la pintora en la capital francesa sirve para que conozca –y critique ferozmente– los círculos artísticos de la ciudad. También, para exponer en una galería y para que Picasso reconozca su talento único y escriba a Diego Rivera: “Ni tú ni Derain ni yo somos capaces de pintar una cara como las que pinta Frida Kahlo de Rivera”.

Corren tiempos difíciles, la guerra civil española se desangra en refugiados que intentan cobijarse en Francia, y en esas semanas, asimismo, Frida ayuda a la causa.

“Más allá de lo salvaje” de Julia Fine

Diversos testimonios dan cuenta de su felicidad en la Ciudad Luz, pero hay pocos del más discreto de sus amantes.

Frida Kahlo tenía 32 años y Michel 29. Era 1939 y el encuentro se dio cuando Michel coordinó la exposición de Kahlo en la galería Renuo et Colle.

Michel Petitjean y ella serían amantes. Disfrutarían de sus encuentros íntimos con pasión y compartirían ideología y posturas políticas, lo mismo que largas caminatas en París o en la campiña francesa. Estarían juntos aunque pocas huellas hay del romance, salvo las que ella misma guardó en su casa.

Con Frida en el fondo no era muy importante comprenderse con palabras” Michel Petitjean,

Marc nunca imaginó que su padre hubiera tenido algún amorío con la pintora. Sabía que se conocieron y fueron cercanos porque Kahlo le regaló uno de sus cuadros: El Corazón, que siempre adornó el salón principal de su casa.

En 2015, Marc recibió una llamada desde México. Su informante le dejó saber a través de una treintena de cartas, recados y tres fotografías que daban cuenta de una relación amorosa entre Frida y Michel. La pintora guardó todos esos documentos que él le escribió a ella. De Frida para él no existe ningún texto, pero está el cuadro que ella le regaló. A partir de esa pintura y de esos documentos encontrados es que Marc Petitjean dedica dos años de su vida a investigar y recrear la apasionante relación de su padre con Kahlo.

Fue una relación intensa y corta. Antes de morir, Michel Petitjean decidió que el cuadro fuera subastado. En 1992, un comprador anónimo adquirió la pintura por 395 mil dólares y desde entonces se desconoce dónde está y quién es el propietario de El Corazón de Frida Kahlo.

Con información de Editorial Océano.

XM

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones