Miércoles, 26 de Febrero 2020

Se trabaja ya en el Hard Rock

El Estadio de los Dolphins inició la etapa de remodelaciones necesarias previo al Super Bowl que se albergará el próximo 2 de febrero

Por: AP

En marcha. Cerca de seis mil personas harán los ajustes necesarios en el Hard Rock Stadium para el duelo del próximo dos de febrero. EFE / R. Wise

En marcha. Cerca de seis mil personas harán los ajustes necesarios en el Hard Rock Stadium para el duelo del próximo dos de febrero. EFE / R. Wise

El golpeteo de un martillo resonaba por el graderío ayer en el estadio de los Dolphins de Miami. Era una de las primeras señales evidentes de que el Super Bowl está a punto de volver al Sur de la Florida.

Un grupo de trabajadores pintaba con aerosol un logotipo sobre el pasto recién colocado, mientras que dos hombres con cascos de obrero laboraban en un andamio, ante una gran pantalla de video. En los grandes terrenos aledaños al estadio, se hacían preparativos para albergar el gran partido de la NFL, previsto para el 2 de febrero, entre los Chiefs de Kansas City y los 49ers de San Francisco.

“Tenemos a más de seis mil personas trabajando detrás de bambalinas para dejar todo listo”, dijo Eric Finkelstein, director de operaciones para eventos de la NFL. “Se puede oírlas alrededor de nosotros. Y hay más trabajo por hacer. Pero nos sentimos realmente bien por la situación en que estamos”.

Los cambios incluyen cuatro grandes pantallas de video y un techo que protege el graderío de la lluvia. Se hicieron modificaciones en las tribunas y en las suites. Una plaza frente a la entrada principal aporta un escenario atractivo para espectáculos previos al encuentro. EFE/R. Whise

La Liga ofreció a la prensa la oportunidad de echar un vistazo al estadio, mientras Miami se apresta a ser sede del Super Bowl por decimoprimera ocasión, más que cualquier otra ciudad. No obstante, han pasado 10 años desde que este juego se celebró por última vez en el Sur de la Florida. Desde aquella ocasión, la casa de los Dolphins ha pasado por una renovación a un costo de 550 millones de dólares.

La NFL informó que el remozamiento era necesario para que Miami siguiera siendo competitiva a la hora de pujar por la sede del Super Bowl.

“La gente que no ha estado aquí desde el Super Bowl anterior se sentirá en un estadio totalmente distinto”, aseveró Tom Garfinkel, presidente y director general de los Dolphins.

Los cambios incluyen cuatro grandes pantallas de video y un techo que protege el graderío de la lluvia. Se hicieron modificaciones en las tribunas y en las suites. Una plaza frente a la entrada principal aporta un escenario atractivo para espectáculos previos al encuentro.

JL

Temas

Lee También