Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 16 de Diciembre 2018

River confía jugar Final ante Boca en su estadio y con público

El presidente de los Millonarios, Rodolofo D'Onofrio, afirma no tener dudas de poder disputar en el Monumental la Final que ha sido aplazada dos veces

Por: AFP

D'Onofrio cree que los disturbios que provocaron el aplazamiento del partido son obra de

D'Onofrio cree que los disturbios que provocaron el aplazamiento del partido son obra de "15 inadaptados". EFE/J. I. Roncoroni

 "No tenemos dudas de que el partido se va a jugar en cancha de River Plate y con público", aseguró este domingo el presidente de los Millonarios, Rodolfo D'Onofrio, tras la postergación de la final de la Copa Libertadores 2018 ante Boca Juniors a una fecha por definir.

"Es una pena enorme que un River-Boca que estaba esperando el mundo se tenga que postergar por 15 inadaptados. Pero de lo que no tenemos dudas es que el partido se va a jugar en cancha de River y con público", dijo D'Onofrio a la prensa.

D'Onofrio eludió hacer referencia al pedido de Boca Juniors al Tribunal de Disciplina de la Conmebol de sancionar a River Plate por los hechos violentos que afectaron al plantel 'xeneize' y sólo comentó que "me sorprendería" si se hace efectivo dicho reclamo.

"Tengo una sensación de dolor por el hincha de River, así como por el hincha de Boca. Hubo un error evidente en la seguridad que llevó a esto y me parece de acuerdo la postergación porque no queremos jugar con ninguna ventaja sobre el rival", destacó el dirigente riverplatense.

"Tengo una sensación de dolor por el hincha de River, así como por el hincha de Boca".

"River le ha dicho a Boca que no queremos tener ventajas, que queremos jugar el partido y ver quién de los dos será el campeón jugando en una cancha y en igualdad de condiciones", remarcó D'Onofrio.

El sábado, cuando hacía la aproximación al estadio Monumental, el autobús que transportaba al plantel de Boca fue atacado por hinchas de River con piedras, palos y gas pimienta pese a tener custodia policial.

El mediocampista y capitán de Boca, Pablo Pérez, y el también volante Gonzalo Lamardo fueron los más afectados por las esquirlas de los vidrios rotos, al sufrir lesiones en los ojos que obligaron su trasladado a un hospital cercano del estadio.

La final de vuelta de la Libertadores debía jugarse ayer sábado , y ante la gravedad de los incidentes fue retrasada en dos ocasiones, luego postergada para hoy domingo y finalmente aplazada sin fecha, según anunció la Conmebol este domingo.

El choque de ida en La Bombonera, jugado hace dos semanas y que terminó 2-2, no tuvo incidentes.

RR

Temas

Lee También

Comentarios