Lunes, 21 de Junio 2021

Ricardo Delgado y su hazaña dorada

En 1968 Ricardo Delgado se convirtió en el primer púgil azteca en subir a lo más alto del podio

Por: El Informador

ÍDOLO. Delgado se convirtió en figura del deporte de los puños en nuestro país./ ESPECIAL

ÍDOLO. Delgado se convirtió en figura del deporte de los puños en nuestro país./ ESPECIAL

Cuando se habla de los éxitos del boxeo mexicano, una de las grandes proezas es sin lugar a dudas la medalla de oro del pugilista Ricardo Delgado en los Juegos Olímpicos de México 1968, pues además de haber sido el mejor en la división de peso Mosca, esta victoria significó la primera presea dorada para el boxeo azteca en la historia de las Olimpiadas.

Cerca de 19 mil aficionados fueron testigos en la Arena México de cómo el boxeador mexicano se coronó como campeón olímpico tras vencer al polaco Artur Olech en la pelea definitiva por la medalla de oro.

Aquella hazaña de Ricardo Delgado aún retumba en la memoria de los aficionados por todo el júbilo que se vivió en la Arena México tras la victoria de aquella tarde del 26 de octubre de 1968. Era tanta la emoción del pugilista, que las lágrimas corrieron por su rostro tras haber subido a lo más alto del podio.

Ricardo Delgado demostró su clase y su hambre de triunfo desde el primero y hasta el último combate, pues todas sus victorias fueron por decisión unánime para colgarse la presea de oro y llevarse así la ovación de toda la multitud mientras se entonaban las notas del Himno Nacional Mexicano.

Paso perfecto a la gloria

La sed de victoria por parte de Ricardo Delgado y toda su clase como boxeador quedó demostrada en su primer combate frente al irlandés Arthur McCarthy, pues el mexicano sorprendió a propios y extraños al haber derrotado a su rival por decisión unánime.

En su segundo enfrentamiento, Ricardo Delgado repitió la dosis y se impuso nuevamente por decisión unánime contra el japonés Tetsuaki Nakamura, para avanzar así a las Semifinales y asegurar por lo menos una presea para la delegación mexicana.

Para seguir soñando con llegar a lo más alto, el mexicano se midió en su siguiente prueba al brasileño Santos Servilio de Oliveira por un pase a la gran Final. Ricardo Delgado no tuvo piedad y nuevamente se quedó con el triunfo por decisión unánime.

Ahora Ricardo Delgado estaba a sólo una pelea de distancia para lograr la hazaña de ser el primer pugilista mexicano en ganar el oro olímpico. Pero su rival no sería nada sencillo, pues el polaco Artur Olech ya había derrotado al mexicano en un combate previo a las Olimpiadas.

Sin embargo, con su gran táctica a la defensiva y con la capacidad para hacer daño a sus rivales en los contraataques, Delgado superó con creces al polaco y se adjudicó la ansiada medalla de oro con otro triunfo por decisión unánime.

¿Te gustó este contenido?

  • Te invitamos a descargar la aplicación de EL INFORMADOR en donde tendrás acceso a este y otros contenidos de INFORMAPLUS. Prueba 10 días de manera gratuita ingresando a este link para la descarga. https://bit.ly/3mHhcdK
  • INFORMAPLUS ofrece una experiencia de lectura única, jerarquizada y editada como en nuestra versión impresa, pero con los valores y herramientas de una versión digital hojeable como leerlo en formato de página o por nota, marcar o compartir tus favoritos, copiar contenidos e incluso, si lo prefieres, escucharlos.
  • Además de materiales exclusivos, la suscripción incluye acceso a las ediciones de EL INFORMADOR, Gente Bien, Aviso de Ocasión y Suplementos.
  • Con INFORMAPLUS además formarás parte de CÍRCULO INFORMADOR, el programa de beneficios exclusivos para suscriptores de EL INFORMADOR.
     

Temas

Lee También