Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 16 de Julio 2018

No sólo son tacleadas en el Super Bowl

El show de medio tiempo de este partido en ocasiones llega a recibir la misma o más atención que el propio juego

Por: El Informador

En la mira. Justin Timberlake será la figura del show de medio tiempo de este Super Bowl. Hace 14 años, el astro del pop fue protagonista de uno de los momentos más polémicos del juego. AP/M. Slocum

En la mira. Justin Timberlake será la figura del show de medio tiempo de este Super Bowl. Hace 14 años, el astro del pop fue protagonista de uno de los momentos más polémicos del juego. AP/M. Slocum

Aunque pudiera pensarse que el Super Bowl es únicamente deporte, fuerza, pasión en las tribunas y acción en el emparrillado con los dos mejores equipos de la NFL, esto no es así, ya que con el paso de las ediciones de este monumental evento, el tradicional espectáculo de medio tiempo ha tomado tintes protagónicos que pudieran estar a la altura del mismo juego por el trofeo Vince Lombardi.

Como ha sido desde hace más de 20 años, el medio tiempo del encuentro que define al campeón de la NFL es ocupado por artistas de talla mundial que han deleitado a todos con su música. Momentos memorables que han quedado grabados en la historia del Super Bowl.

Desde artistas de la talla de Michael Jackson, pasando por Sir Paul McCartney, hasta el inolvidable show de los irlandeses U2, el entretiempo del “Juego Grande” se ha colocado en la lista de los espectáculos más esperados por los fanáticos alrededor del mundo.

Todo comenzó en la primera edición del Super Bowl, cuando en el medio tiempo del juego entre los Packers de Green Bay y los Chiefs de Kansas City se llevó a cabo un show de bandas sinfónicas de distintas universidades. Aunque este evento no causó el revuelo que se esperaba, sirvió como parteaguas para la celebración ininterrumpida de un evento musical que ha dejado huella en todos los aficionados.

ESPECTÁCULOS PARA RECORDAR

Lágrimas para la posteridad
Unos meses habían transcurrido después de los atentados terroristas del 11 de septiembre cuando se celebró la edición XXXVI del Super Bowl. Con el sentimiento a flor de piel, los aficionados vibraron con el show ofrecido por U2 en el medio tiempo del encuentro entre los Patriots y los Rams. “Beautiful Day” y “MLK” provocaron el llanto y los gritos de emoción de todos los espectadores, mientras en una gran pantalla se proyectaban los nombres de las víctimas de los recientes atentados.

Realeza en Jacksonville
Además de un juego inolvidable entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Eagles de Filadelfia, el hoy conocido como EverBank Field de Jacksonville, Florida, fue testigo de uno de los shows más memorables en la edición XXXIX del Super Bowl. Para engalanar el medio tiempo, la NFL invitó a Sir Paul McCartney, sobreviviente de una de las bandas que mayor eco ha causado en la historia. Con canciones como “Drive My Car” y “Hey Jude”, el oriundo de Inglaterra dejó la vara muy alta para las siguientes ediciones.

“El Rey” no podía faltar
Considerado como la máxima figura en la historia del pop, Michael Jackson no podía quedar excluido de este espectáculo y se presentó en la edición XXVII de este juego. Jackson se encargó de levantar a todos de sus asientos en el Rose Bowl de Pasadena, California. Este fue el primer show que presentó múltiples cambios de atuendo, pantallas gigantes, pirotecnia, luces y un gran escenario montado en tiempo récord.

Magia bajo la lluvia
Prince fue artífice de uno de los últimos espectáculos que mejor sabor de boca ha dejado en los seguidores de este evento. Fue en la edición XLI del Super Bowl cuando el nacido en Minnesota provocó un auténtico terremoto de emociones en el estadio de los Dolphins de Miami al utilizar un escenario lleno de luces mientras interpretaba covers de bandas como Queen, para luego cerrar su participación bajo una lluvia que no paró mientras interpretaba “Purple Rain”, la que quizá fuera su canción más emblemática.

40 con sus Satánicas Majestades
Una de las bandas más icónicas del rock fue la apuesta de la NFL para conmemorar los 40 años del Super Bowl en el encuentro entre los Steelers de Pittsburgh y los Seahawks de Seattle. Los Rolling Stones se encargaron de poner a todos a bailar y cantar a grito abierto por algunos minutos. Con temas como “Start Me Up”, “Rough Justice” y “Satisfaction”, la banda de Mick Jagger, Keith Richards y compañía hizo de aquel espectáculo celebrado en la ciudad de Detroit uno de los más recordados.

 

Temas

Lee También

Comentarios