Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 17 de Octubre 2019

La magia del Scratch en Guadalajara

El mejor equipo en la historia de los mundiales de futbol tomó como hogar la Perla Tapatía y como sede de sus batallas el Jalisco, en la fiesta del Mundial México 1970

Por: El Informador

El equipo más dominante en la historia del futbol mundial invadió Guadalajara con su magia y colorido. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El equipo más dominante en la historia del futbol mundial invadió Guadalajara con su magia y colorido. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Recibimiento de héroe.- Al Rey Pelé no le faltó cariño en Guadalajara. Brasil no vino como campeón del mundo al evento, pero la afición tapatía se le entregó al equipo y a Edson Arantes en particular incluso desde su llegada al aeropuerto de esta ciudad. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Recibimiento de héroe.- Al Rey Pelé no le faltó cariño en Guadalajara. Brasil no vino como campeón del mundo al evento, pero la afición tapatía se le entregó al equipo y a Edson Arantes en particular incluso desde su llegada al aeropuerto de esta ciudad. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El Estadio Jalisco, de estreno.- El Estadio Jalisco se vistió de gala para recibir la Copa del Mundo. En aquel entonces presumía su nueva planta alta, que se construyó exprofeso por el gran certamen que albergaría. La afición no quedó mal y abarrotó cada partido. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El Estadio Jalisco, de estreno.- El Estadio Jalisco se vistió de gala para recibir la Copa del Mundo. En aquel entonces presumía su nueva planta alta, que se construyó exprofeso por el gran certamen que albergaría. La afición no quedó mal y abarrotó cada partido. EL INFORMADOR / ARCHIVO

We are the Champions.- Guadalajara no sólo recibió a Brasil, en realidad, el equipo estelar de la sede era el actual campeón del Mundo, Inglaterra. La afición del equipo de la Rosa se hizo presente en el Estadio Jalisco y el duelo ante los sudamericanos fue de los más esperados y electrizantes del torneo. EL INFORMADOR / ARCHIVO

We are the Champions.- Guadalajara no sólo recibió a Brasil, en realidad, el equipo estelar de la sede era el actual campeón del Mundo, Inglaterra. La afición del equipo de la Rosa se hizo presente en el Estadio Jalisco y el duelo ante los sudamericanos fue de los más esperados y electrizantes del torneo. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Fiesta en Guadalajara.- Las vialidades del centro de esta ciudad se colapsaban con la fiesta del futbol. Las oficinas fueron laxas con sus horarios los días de partido y la población en general se volcaba a las calles para festejar ante el menor pretexto. En la imagen, Juárez y 16 de Septiembre en el festejo de un triunfo del Tri. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Fiesta en Guadalajara.- Las vialidades del centro de esta ciudad se colapsaban con la fiesta del futbol. Las oficinas fueron laxas con sus horarios los días de partido y la población en general se volcaba a las calles para festejar ante el menor pretexto. En la imagen, Juárez y 16 de Septiembre en el festejo de un triunfo del Tri. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Batucada tapatía.- La fiesta en Guadalajara fue total. La gente abarrotaba las calles por donde sabían que iba a pasar el autobús del equipo brasileño para vitorear a sus nuevos héroes. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Batucada tapatía.- La fiesta en Guadalajara fue total. La gente abarrotaba las calles por donde sabían que iba a pasar el autobús del equipo brasileño para vitorear a sus nuevos héroes. EL INFORMADOR / ARCHIVO

La magia del Scratch en Guadalajara

La magia del Scratch en Guadalajara O Rei en el Jalisco.- Brasil se cansó de marcar goles en el Estadio Jalisco, fue como si entrenaran en Guadalajara para el partido grande en el Estadio Azteca. Aquí, una secuencia del gol de Pelé que aseguró el triunfo del Scratch sobre Rumania. EL INFORMADOR / ARCHIVO

La Copa, de visita.- El máximo trofeo del futbol mundial tuvo su última visita en el Mundial de México 1970. El trofeo Jules Rimet visitó Guadalajara  por única vez, pues tras el triunfo absoluto de Brasil el trofeo se fue a la vitrinas de la Confederación de futbol de aquél país. EL INFORMADOR / ARCHIVO

La Copa, de visita.- El máximo trofeo del futbol mundial tuvo su última visita en el Mundial de México 1970. El trofeo Jules Rimet visitó Guadalajara por única vez, pues tras el triunfo absoluto de Brasil el trofeo se fue a la vitrinas de la Confederación de futbol de aquél país. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Perú, buen rival.- Dos colosos de aquella época chocaron en el Jalisco por el pase a Semifinales. Perú y una de sus dos generaciones doradas le dieron pelea a Brasil, que entre otros factores pudo ganar gracias al apoyo incondicional de la afición tapatía. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Perú, buen rival.- Dos colosos de aquella época chocaron en el Jalisco por el pase a Semifinales. Perú y una de sus dos generaciones doradas le dieron pelea a Brasil, que entre otros factores pudo ganar gracias al apoyo incondicional de la afición tapatía. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Mítica Semifinal.- El pase a la Final del Mundial tampoco estuvo tapizado de rosas para Brasil, pues Uruguay representó un duro sinodal. Otra vez el apoyo del Estadio Jalisco fue determinante para que los amazónicos dejaran fuera a la Garra Charrúa. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Mítica Semifinal.- El pase a la Final del Mundial tampoco estuvo tapizado de rosas para Brasil, pues Uruguay representó un duro sinodal. Otra vez el apoyo del Estadio Jalisco fue determinante para que los amazónicos dejaran fuera a la Garra Charrúa. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El equipo más dominante en la historia del futbol mundial tomó como suyo el Estadio Jalisco, e invadió Guadalajara con su magia y colorido.

El Mundial de 1970 marcó el inicio del romance entre el Scratch du Ouro y la Perla de Occidente. Fue amor a primera vista, un flechazo instantáneo y la historia más importante del máximo evento futbolístico en aquél año.

Tras la designación de Guadalajara como sub sede de la Copa del Mundo de 1970, incluso como la más importante después de la Ciudad de México y el Estadio Azteca, el comité organizador decidió mandar a Brasil a la capital del Estado de Jalisco.

La capital se quedó con la Selección mexicana y a nuestra ciudad llegó un equipo que conservaba jugadores campeones del mundo en 1958 y 1962, pero que habían sido echados a patadas del Mundial de Inglaterra 1966.

Así, Brasil venía por una revancha y el Estadio Jalisco era la sede ideal para conseguirlo: un coso que en aquel momento era de los más modernos del mundo, pero sobre todo, y ante su sorpresa, una afición que se le entregó sin condiciones.

Guadalajara se pintó de verde y amarillo en 1970. Y Brasil correspondió a ese amor con la magia de su futbol. EL INFORMADOR fungió, en sus páginas, como testigo de honor.

Este artículo forma parte de la edición conmemorativa de los 100 Años de EL INFORMADOR. El resto de los contenidos especiales están disponibles en ESTE ESPACIO y también puedes consultar la versión hojeable digital PULSA AQUÍ.

Temas

Lee También

Comentarios