Miércoles, 29 de Enero 2020

En medio del humo, comienza la clasificación 

Mientras que de manera constante se emiten alertas de salud pública, varios jugadores luchan por acceder al cuadro principal del Abierto de Australia

Por: AP

Melbourne Park. La contaminación es evidente en la sede del torneo. EFE

Melbourne Park. La contaminación es evidente en la sede del torneo. EFE

El aire fue considerado peligroso para tener actividad al aire libre y fue descrito como el de peor calidad en el mundo. Para los tenistas profesionales, sin embargo, se determinó que está bien para jugar.

Una espesa bruma cubre a la ciudad de Melbourne, con el humo de los devastadores incendios fluyendo sobre el sureste de Australia. La mañana de ayer, las partículas de aire alcanzaron el nivel más alto de los seis en la escala que va de bueno a peligroso, antes de caer a la segunda peor categoría: muy mala.

Mientras que de manera constante se emiten alertas de salud pública, varios jugadores luchan por acceder al cuadro principal del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de 2020.

Desde hace tiempo se han instituido políticas para mitigar el brutal calor que afecta a Australia durante el verano, así como la lluvia. Pero la calidad del aire es un problema nuevo y los organizadores del Abierto tratan de lidiar con el problema en medio de la crisis por los incendios.

“Es una nueva experiencia para todos nosotros, cómo manejar la calidad del aire, y entonces tenemos que escuchar a los expertos”, dijo el director del torneo, Craig Tiley.

Melbourne cuenta con tres estadios con techo retráctil y aire acondicionado. También hay ocho pistas cubiertas en el Centro Nacional de Tenis, adyacente al Melbourne Park           


 

Temas

Lee También