Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Febrero 2019

Tras la pista de "La chica invisible"

El exitoso escritor Blue Jeans le pone misterio a sus tramas juveniles y regresa con una nueva novela que hará que no quieras soltarla

Por: El Informador

El escritor español Francisco de Paula Fernández presentó su más reciente obra. EL INFORMADOR / F. Atilano

El escritor español Francisco de Paula Fernández presentó su más reciente obra. EL INFORMADOR / F. Atilano

El autor español Francisco de Paula Fernández, mejor conocido como Blue Jeans, regresa con un nuevo libro para su comunidad juvenil, “La chica invisible”; sin embargo, ahora no aborda las historias de romance, sino el género del misterio. Y en entrevista comparte por qué tomó la decisión de adentrarse en el thriller: “Es verdad que llevaba 10 libros con corazones en la portada, tenía la etiqueta de autor de novela juvenil romántica, que si luego leías el libro, veías que retrataba muchísimos temas, pero el amor y el desamor se comían todo”.

Entonces, luego de escribir la segunda parte de “Algo tan sencillo” -que le faltaba la tercera parte en ese momento- en una reunión con la editorial, con gente que lo aprecia mucho, le preguntaban que qué seguía para él. “A mí me gusta la novela negra de toda la vida, mi autora preferida es Agatha Christie y yo necesitaba un cambio, salir de esa zona de confort, arriesgar un poquito y se me antojaba hacer un thriller, pero sin dejar el mundo juvenil. Entonces, era mezclar lo que yo venía leyendo de toda la vida con lo que venía escribiendo y fusionarlo; así que ‘La chica invisible’ es una novela juvenil que puede leer cualquier persona, para todo el público”.

La trama aborda la historia de “Aurora Ríos”, una joven invisible para casi todos. Los acontecimientos del pasado han hecho que se aísle del mundo y que apenas se relacione. A sus 17 años no tiene amigos y está harta de que el pueblo hable a su espalda. Una noche de mayo, su madre no la encuentra en casa cuando regresa del trabajo. No es lo habitual. “Aurora” aparece muerta a la mañana siguiente en el vestuario de su instituto. Tiene un golpe en la cabeza y han dejado una brújula junto a su cuerpo. “Julia Plaza”, compañera de clase de la chica invisible, está obsesionada con encontrar la respuesta.

Blue Jeans es de los autores que apela a la inteligencia de su público adolescente, no se dirige a ellos con un lenguaje cuidado para no herir susceptibilidades, lo hace lo más real que puede. “Los mayores no nos damos cuenta que hemos sido también jóvenes, cumplimos una cierta edad y ya consideramos a la gente más joven, inferior o los menospreciamos. Y yo siempre he considerado a los lectores como gente inteligente, que tiene los mismos miedos y complejos, por los que yo pasé o por los que pasaron mis amigos y tal. Entonces, contar esas historias es lo que he estado haciendo durante todo estos años. Hablo del trastorno de la conducta alimenticia, del bullying, del sexo, de la relación con los padres, del SIDA, de lo que sucede en los institutos, problemas que están ahí y con los que ellos viven día a día”.

Una novela metódica 

“La chica invisible” también en lo particular tiene una lectura muy cinematográfica. “Eso va saliendo. Los autores que tienen mi edad o que son más jóvenes, hemos crecido viendo series de televisión. Entonces, inconscientemente, cuando estás escribiendo, estás visualizando una escena y aunque yo no soy muy descriptivo porque me interesa más que el lector piense en lo que siente el personaje, sí es verdad que intento que se vea lo que va pasando, sale natural, no es nada forzado y nos pasa a la mayoría, no solo a mí, es como si escribiéramos el guion de una película”.

Para la realización de esta historia, Blue Jeans pensó en todos los recursos con los que se cuenta ahora para poder hacer una trama de suspenso. “Agatha Christie no se tenía que preocupar de si había cámaras de vigilancia en los edificios, no sabía si iba a conseguir ocultar al asesino hasta el final del libro. Yo no sabía si iba a ser capaza de eso o no, poco a poco la novela fue saliendo, los personajes se fueron madurando. Tenía claro cómo iba a ser ‘Julia’, su característica principal era su inteligencia, su manera de darse cuenta de las cosas, además me compré una pizarra, porque yo siempre había escrito desde el impulso del corazón, pero aquí no se podía, había que usar líneas temporales para que quedara todo muy claro en mi cabeza de cómo iba a ser el asesinato, fue una novela mucho más metódica que las anteriores”.

Sobre el personaje de “Aurora”, la víctima en esta historia, cuenta cómo fue desarrollarlo. “No sé si ha sido el más difícil. Sabía que para explicar la situación de ‘Aurora’ tenía que recurrir al flashback, es decir, el lector tiene que conseguir saber cómo es ella, para saber por qué llega a ese punto y en el presente de la novela ella no tiene más participación porque muere al principio. Esto sí que estaba más en mi cabeza, sabía que no era tan improvisado, tenía que contar que le hacían bullying en el instituto, por qué va al lugar donde la asesinan y su relación con la gente”.

Temas

Lee También

Comentarios