Lunes, 10 de Mayo 2021
México | El reto, “revivir” lo devastado tras la quemazón

Incendios en 2011 dejan los daños más severos en 25 años

Autoridades buscan reforestar las 768 mil hectáreas afectadas, equivalentes a cinco veces el territorio del Distrito Federal

Por: SUN

En la imagen, un predio que fue consumido por las llamas. EL UNIVERSAL  /

En la imagen, un predio que fue consumido por las llamas. EL UNIVERSAL /

CIUDAD DE MÉXICO (11/JUL/2011).- Para imaginar el daño que causaron los incendios forestales en México este año, hay que decir que se perdió en pastizales, matorrales y bosques una extensión equivalente a cinco veces el Distrito Federal. Los datos oficiales señalan que 768 mil hectáreas fueron devastadas principalmente en cinco estados: Coahuila, Quintana Roo, Chihuahua, Zacatecas y Durango.

Los siniestros dejaron daños incuantificables hasta ahora, pero sus efectos los resintieron productores y pobladores de varias comunidades que perdieron su patrimonio y sus cosechas. También hubo animales que debieron salir de su hábitat natural para no morir en las zonas incendiadas, o selvas en donde se perdió vegetación importante como en el caso del área protegida de Noh Bec, Quintana Roo, donde se consumieron más de cinco mil hectáreas.

Vivir cerca de las llamas que se propagaban representó para pobladores de sitios como Nuevo Tabasco, en Quintana Roo, y Arteaga, en Coahuila, tener que desalojar sus casas como medida urgente ante la gran cantidad de humo que se llegó a presentar.

Los incendios fueron originados por varias causas, entre ellas las quemas que realizan los campesinos para preparar la tierra. Juan Manuel Torres Rojo, director de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), revela que alrededor de 60 y 70% de los siniestros se debieron a esta actividad de los productores agrícolas.

“Eso provoca que los bosques mexicanos estén desapareciendo a pasos agigantados, lo cual es un problema incluso a nivel mundial”, señala el funcionario federal.

“Como nunca en los últimos 25 años hubo daños severos”, menciona al destacar que dentro de los 11 mil 357 incendios de enero a junio de 2011, 95% fueron de arbustos y pastizales, lo que es “más fácil de reforestar”.

El reto: repoblar 700 mil hectáreas devastadas; la meta: plantar alrededor de 35 millones de plantas. El obstáculo: la falta de agua, según admite Juan Manuel Torres.

El próximo 17 de julio será la Jornada Nacional de Reforestación Social, una esperanza para los estados más afectados por los siniestros.

Coahuila, de los más afectados

El gerente regional de la Conafor en Coahuila, José Cándido Treviño Fernández, menciona que este año contará con un presupuesto de 127 millones 591 mil 664 pesos, que serán empleados para los conceptos de Reforestación y Conservación de Suelos, Servicios Ambientales, Desarrollo Forestal y Competitividad.

Coahuila se encuentra en los primeros lugares en incendios forestales a nivel nacional, con una superficie afectada de 838 hectáreas de pastizal, pero su caso fue conocido por los siniestros considerados casi incontrolables durante varias semanas.

El Gobierno de Quintana Roo tiene como meta plantar cinco millones de árboles a través de Proárbol, y para cumplir con lo programado recurrió a la reforestación social porque no recibió suficientes solicitudes por parte de las comunidades, debido a que cada vez están menos habitadas, advierte Alberto Escamilla, delegado local.

En Durango, la meta es de 100 hectáreas; Chihuahua planea un proyecto de reforestación para la sierra de Juárez que comprende 200 hectáreas. En el estado de Colima se hará lo propio en 133 hectáreas de ocho predios como son la capital del Estado, Comala, Villa de Álvarez, Ixtahuacán y Manzanillo.

Alistan terrenos

Jalisco tiene listos 45 predios en 35 municipios, asegura la gerente de la Conafor, Susana Mendoza. La funcionaria estatal explica que para los habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara, el predio principal a reforestar es el Autódromo cercano al Área de Protección de Flora y Fauna Bosque La Primavera, ubicada en el municipio de Zapopan.

La meta para Colima es de 133.5 hectáreas de los municipios de Colima, Comala, Villa de Alvárez, Ixtlahuacán y Manzanillo.

La Conafor destinó 57 millones de pesos para la reforestación en Aguascalientes que servirán para revivir alrededor de 70 hectáreas entre bosques, áreas naturales, espacios públicos y privados, además de centros educativos, camellones y jardines.
El director del Instituto Forestal de Quintana Roo (Infoqroo), Valfre Cetz Cen, dice que se utilizarán dos y medio millones de plantas para reforestar superficies de selva siniestradas por los incendios, que han afectado más de 43 mil hectáreas en el estado.

Yucatán contará con siete espacios para reforestar más de 138 hectáreas con alrededor de 90 mil plantas de especies forestales.

Perdidos durante cinco días
Adolescentes sobreviven en la selva comiendo caña

CANCÚN, QUINTANA ROO .-
Movidos por la necesidad económica, los menores Ramiro Noh Culup, de 16 años; Juan Carlos Kuyoc Pot, de 17; y José Guadalupe Bzin Hau, de 14 años de edad, se enlistaron ante la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Rural e Indígena (Sedari) para combatir incendios forestales en el municipio de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo, el 25 de mayo pasado, cuando los siniestros parecían no tener fin en esa zona.

Con machete en mano, los tres adolescentes originarios del poblado llamado El Kilómetro 80 se lanzaron a la selva para abrir brechas con el fin de evitar la propagación del fuego.

Pero para la tarde del jueves 26 de mayo los menores ya no regresaron al poblado. Desde entonces iniciaron las horas de angustia para los padres y habitantes de la comunidad que ayudaron en la búsqueda, que se les hicieron “eternas”.

“Duré días sin comer, ni dormir de la desesperación. Me llevaba el alimento a la boca, un taquito y pensaba: yo no sé si mi hijo está comiendo, se me quitaba el apetito”, cuenta Daniel Kuyoc Chan, padre del menor Juan Carlos.

Asegura que él no se enteró cuando su hijo, de tan sólo 17 años, se enlistó en las labores de combate. “Me molesté cuando supe, pero su mamá le dio permiso; no imaginé que fuera tan peligroso, porque yo nunca he trabajado en esas cosas”.

Después de que los menores fueron reportados como desaparecidos, el Gobierno del Estado anunció un “gran operativo” para encontrarlos a como diera lugar.

Se realizó un despliegue de cientos de elementos contratados y voluntarios de dependencias federales y locales para hallarlos. Sin embargo, los días pasaron y no había rastro alguno de ellos.

Los mismos lugareños montaron operativos en los que se adentraron a la selva día y noche, ayudados por brigadistas y también por familiares.

“Yo me quitaba a las 10 o 12 de la noche de buscar junto con los vecinos y al otro día al amanecer salí para seguir y encontrar a mi hijo”, recuerda Daniel Kuyoc.

Después de que pasaron los cuatro días que dictan los protocolos como margen de búsqueda, el gobernador, Roberto Borge, ordenó que ésta no se suspendiera y fue el lunes 30 de mayo cuando los adolescentes fueron encontrados cerca del rancho “Los Querubines” con síntomas de deshidratación, choque sicológico y desgaste físico.

Según lo que comentaron, lograron sobrevivir perdidos en la selva gracias a unas cañas delgadas, características de la región.
“Son como popotitos, unas fibras que encuentran en el campo y con eso se hidrataron, gracias a eso sobrevivieron; no comieron pero sí ingirieron agua”, explica Ricardo Portugal, director de la Cruz Roja local.

Aunque las autoridades de Conafor y el Gobierno de Quintana Roo aseguraron en su momento que la labor de rescate fue “titánica”, los familiares afirman que quienes realmente hicieron labores de búsqueda en la selva y se pusieron en peligro fueron los lugareños y los parientes de los menores desaparecidos.

“Cuando volví a ver a mi hijo me dijo: yo pensé que ya me habías abandonado, papá. Le respondí: cómo crees que te iba a dejar solo”, dice el padre de Juan Carlos.

Instinto animal
“Popeye”, el oso que se libró de las brasas


SABINAS, COAHUILA.- “Popeye” es un enorme oso negro de la especie Ursus Americanus que escapó de los incendios que afectaron la región carbonífera de Coahuila y después fue atrapado, pero se salvó de pisar el zoológico.

El mamífero tiene su historia: cuando los siniestros arrasaron con gran parte de la zona donde él estaba habituado a vivir, se fue desplazando para salvaguardarse y conseguir comida, explica Silvia Garza Galván, delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). Ella, precisamente, fue quien lo bautizó como Popeye, ya que “es grande y fortachón”.

El animal fue capturado en el Rancho María Isabel del municipio de Múzquiz, zona donde ya había causado destrozos en tuberías y había matado a más de 100 chivos.

El administrador del rancho María Isabel en Múzquiz, Isaías Gerardo Dávila Torres, quien el pasado 6 de junio logró atrapar al animal, explica que éste pesa alrededor de 300 kilos y mide aproximadamente dos metros y 20 centímetros parado. Después de que concluyó la emergencia por los incendios que afectaron el hábitat natural de esta especie, el plantígrado fue liberado el 19 de junio en un cañón de la Serranía del Burro, en los límites de los municipios de Múzquiz y Zaragoza, a unos 90 kilómetros de donde andaba. Así se salvó de quedar en un zoológico.

“Ya tenía tiempo que andaba merodeando por el rancho, nos causó muchos problemas, mató a más de 100 chivos, destrozó tuberías y comederos, hasta que le puse una trampa y pude capturarlo”, relata Isaías Gerardo Dávila.

La delegada de la Profepa asegura que surtieron con suficiente maíz los aguajes de los alrededores donde fue liberado el mamífero para que tenga que comer en lo que se adapta a su nuevo hábitat, ya que se le soltó en una zona que no está siniestrada.

Durante los meses de abril y mayo se distribuyeron más de 100 toneladas de comida para animales y aves, destaca la funcionaria, así como agua en la zona devastada por los incendios (como 330 mil hectáreas), como parte del Plan Emergente para la alimentación de la Vida Silvestre que implementó el procurador federal del Medio Ambiente, Hernando Guerrero Cázares, y que permitió la sobrevivencia de la fauna silvestre.

La funcionaria federal destaca el compromiso de la gente con la fauna de Coahuila “y especialmente a Isaías Gerardo porque salvó al mamífero, cuando en otras partes si los ven agresivos optan por matarlos, como sucede en Estados Unidos y en nuestro país”.

Temas

Lee También