Lunes, 22 de Julio 2024
México | Por Ramón Zurita Sahagún

De frente y de perfil

Adelantados en Tabasco

Por: EL INFORMADOR

Tabasco es desde siempre uno de los estados más liberales del país y por ende se convirtió en territorio fértil para las corrientes ideológicas de izquierda, las que se mantienen como una opción electoral real.

Con buenos candidatos en las últimas cinco elecciones estatales (una de ellas fue extraordinaria), el perredismo se quedó siempre cercano al triunfo en las urnas, aunque nunca lo pudo alcanzar.

Dos veces Andrés Manuel López Obrador  y tres más César Raúl Ojeda Zubieta disputaron en las urnas el Gobierno estatal a Salvador Neme Castillo, Roberto Madrazo Pintado, Manuel Andrade Díaz (dos veces) y Andrés Granier Melo, respectivamente, obteniendo buenos números.

Los candidatos postulados por el PRI contaban con arraigo y buena penetración en el electorado y con todo y ello, unos más que otros, sufrieron para sacar la victoria en cada uno de esos cinco ejercicios electorales.

En ese lapso de 23 años, iniciado en 1988, la izquierda en Tabasco obtuvo triunfos sonados como son los registrados en los principales ayuntamientos del Estado en varias ocasiones, Cárdenas, Comalcalco, Macuspana, Centla, Huimanguillo y Tenosique, mientras que en poblaciones pequeñas y atrasadas como Jonuta, ganaron para no soltar más la plaza.

Sin embargo, su triunfo más espectacular lo lograron en 2006, cuando el PRD arrasó con las seis diputaciones federales, las dos senadurías de mayoría y el candidato presidencial (López Obrador) borró de las urnas al otro tabasqueño que contendía por la misma posición (Roberto Madrazo).

En ese ínter, la izquierda tabasqueña representada por el perredismo se convirtió en una opción latente para los electores, la que se enfrenta constantemente a dos factores esenciales, la lucha entre tribus y el caciquismo imperante de Andrés Manuel López Obrador.

Con todo y ello, su presencia es innegable, por lo que al priismo le cuesta más trabajo ganar y conservar la plaza.

Por eso, en una jugada adelantada, el secretario de Gobierno, Humberto Domingo Mayans Canabal, decidió renunciar al cargo e iniciar la búsqueda del posicionamiento necesario para contender por la candidatura del PRI al Gobierno estatal, la que está en disputa el año próximo.

La fecha de la elección está en duda, ya que hay quienes pretenden se sumen a la elección federal de julio de 2012 y otros que la prefieren en octubre, para zafarla de la vorágine ocasionada por los comicios presidenciales.

Al margen de ello, la realidad es que el ahora ex secretario de Gobierno no se encuentra en su mejor momento para competir por la nominación de su partido, ya que tendrá que remar contracorriente en la búsqueda del respaldo necesario para ello.

Siendo dueño en la actualidad de la más amplia y experimentada carrera política dentro de los tabasqueños que se dedican a esa actividad, Mayans Canabal enfrenta la duda del electorado sobre su verdadera ideología.

Su vasta carrera cuenta con las jefaturas delegacionales en Venustiano Carranza y Cuajimalpa, en el Distrito Federal. En Tabasco fungió como secretario de Obras, dos veces secretario de Gobierno, presidente estatal del PRI, dos veces coordinador de campañas a gobernador, dos veces diputado federal y una más senador.

Es precisamente ahí donde surgen las dudas, ya que fue coordinador de la primera campaña de César Raúl Ojeda  y seis años después, de Andrés Rafael Granier Melo.

También fue diputado federal por el PRI y después por el PRD, partido en el que militaba cuando coordinó su segunda campaña, aunque varios años más tarde se reincorporó al partido tricolor, organismo por el que hoy busca la candidatura al Gobierno estatal.

Siendo uno de los factores reales de poder en Tabasco, Mayans Canabal no se ubica a la cabeza de las preferencias de los electores, pues es superado por el secretario de Salud, Luis Felipe Graham.

Pero su gran apuesta se centra en el tiempo que tiene para emparejar los momios, aunque su principal reto es convencer, primero, a los sectores influyentes del partido y, después, a los electores tabasqueños de que es confiable para recibir el respaldo en las urnas.

Y es que los demás aspirantes a la candidatura priista no han logrado el crecimiento esperado, por lo que la disputa se espera ocurra entre el todavía secretario de Salud y el ahora ex secretario de Gobierno.

El perfil de la diputada federal Graciela Trujillo; del senador Francisco Herrera León; de los ex alcaldes de Centro, Florizel Péreznieto y Evaristo Hernández; y del actual alcalde capitalino, Jesús Alí, parecen no inquietar a la dupla Mayans-Graham, aunque una disputa ríspida podría darle ventaja a un tercero.

Y es que en el partido de la izquierda existen tres prospectos sólidos para competir: Arturo Núñez Jiménez y los hermanos Rosalinda y Adán Augusto López Hernández, todos ellos legisladores federales de mayoría.

Arturo y Adán, ex priistas, y Rosalinda con una sólida carrera formada en la izquierda, donde se mantiene invicta, ganando tres elecciones, diputada local, federal y senadora, son los prospectos más sólidos.

Eruviel-Encinas-Bravo

Llegó la hora de la verdad para los candidatos de los tres partidos que pretenden gobernar el Estado de México a partir de la próxima celebración del inicio de la Independencia de México.

El panista Luis Felipe Bravo, el priista Eruviel Ávila Villegas y el perredista Alejandro Encinas Rodríguez, intentarán en 45 días convencer al electorado de que los respalde en las urnas, el próximo 3 de julio. Los momios están a favor del priista, seguido de lejos por el perredista y más alejado todavía el panista, por lo que se duda que en ese tiempo, las preferencias puedan cambiar.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones