Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Ante vigilancia del ayuntamiento, vendedores pasean con perros para evitar decomisos

Se las ingenian para vender animales en El Baratillo

Ante vigilancia del ayuntamiento, vendedores pasean con perros para evitar decomisos
Algunos comerciantes se asocian para rentar locales y poder vender animales. EL INFORMADOR / F. Atilano

Algunos comerciantes se asocian para rentar locales y poder vender animales. EL INFORMADOR / F. Atilano

GUADALAJARA, JALISCO (16/ABR/2017).- Debido a los operativos que mantiene el ayuntamiento tapatío en la zona del tianguis de El Baratillo, los vendedores de animales se las ingenian para mantener el negocio, ya que las prohibiciones de la actual administración han impactado sus ventas hasta en un 80 por ciento.

En torno a las calles que conforman este mercado ambulante, ubicado en el Sector Libertad, decenas de personas caminan con perros como si fueran propios para evitar los decomisos, incluso se pudo observar a una persona con una víbora en las manos que se paseaba por el lugar.

Cuando se le pregunta a la gente que vive por la zona sobre la venta irregular de animales, algunos mencionan que ya no hay, sin embargo, hay otros que señalan que pueden encontrarse en algunas camionetas ubicadas sobre la calle Puerto Melaque, difícil de detectar, sobre todo por las previsiones que toman los vendedores, quienes se dan el pitazo de la presencia de autoridades o reporteros.

Ignacio López es uno de los vendedores que tuvo que rentar cuando el ayuntamiento comenzó los operativos en la zona (a finales de 2015), pero lo hizo en asociación con otras personas, por lo que dijo desconocer si hubo trabas para conseguir los permisos.

"Nos ha ido de la jodida, porque venía mucha gente de fuera que igual, la tradición eran los perros, pero dejó de venir mucha gente (...). La gente estaba impuesta, como había bastantes animalitos, entonces llegaba de donde quiera, que ¿A dónde iban? Al Baratillo (porque había de todo)".

Los precios de los perros son variables. Hay razas como el yorkshire que en los locales están entre los seis y 10 mil pesos, aunque en la plazoleta del mercado Mirador, que era el centro de venta, hay quienes ante las prohibiciones, traen las fotografías de los animalitos en sus celulares, y un perro como éste cuesta cuatro mil 500 pesos, eso sí, el comprador puede acudir al local que se ubica a unas cuadras.

Aún y cuando se las ingenian, las prohibiciones les impiden tener las ventas de años anteriores, y por ello debieron limitarse a comerciar en negocios regulados, o cocheras de las casas ubicadas sobre el corredor de este mercado ambulante, en donde se puede observar la venta de gallos, patos, pericos africanos y palomas para concursos de carreras (colombofilia), estos últimos, con precios superior a los 500 pesos, aunque su vendedor, posteriormente comentó que el más caro que tenía en esos momentos era de 300 pesos.

Los comerciantes comentaron que las autoridades municipales ya no los han molestado, y les permiten la venta porque sólo está prohibida llevarla a cabo en la vía pública, sin embargo cuando se les cuestiona sobre los permisos, siempre comentan que ellos no realizaron el trámite y tratan de evadir el tema.

Lo que también está prohibido, pero se mantiene en este tianguis, es la venta de productos piratas como son las películas que están a 15 pesos o cinco por 50 pesos, así como ropa y calzado.

Durante un recorrido realizado este domingo por la zona, no se observó a personal de Inspección y Vigilancia, pero sí a elementos policiacos.

EL INFORMADOR / YENZI VELÁZQUEZ

 

Temas

Lee También

Comentarios