Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Enero 2019
Jalisco | Registran un incremento en las sanciones por estorbar accesos para discapacitados

Hasta 11 mil 250 pesos, la multa por estacionarse obstruyendo rampas

Registran un incremento en las sanciones por estorbar accesos para discapacitados, pero no garantizan mayor responsabilidad social

Por: EL INFORMADOR

Andrés Terán. Una camioneta impide el paso para que quien requiera ocupar el lugar para discapacitados se estacione.  /

Andrés Terán. Una camioneta impide el paso para que quien requiera ocupar el lugar para discapacitados se estacione. /

GUADALAJARA, JALISCO (13/NOV/2013).- Postes, árboles, jardineras, irregularidades en las banquetas y, por supuesto, coches estacionados donde no deberían, impiden que las personas en silla de ruedas se muevan con fluidez por la ciudad. Si bien los primeros elementos son casi inamovibles o hace falta dinero para mejorar la condición en que se encuentran, los automovilistas añaden un problema: ellos mismos deciden bloquear o no las rampas.

Durante 2013, hasta septiembre, las autoridades elaboraron mil 045 cédulas de notificación de infracción por obstruir rampas para discapacitados; será un año récord en relación con 2012 (703: el aumento es casi de la mitad) y 2011 (897), aunque muy bajo respecto a las cuatro mil 224 de 2010.

Para el comisario general de la Policía Vial, Francisco Poe Morales, la variación en el número de cédulas en los últimos tres años responde a que en 2013 los ayuntamientos de la metrópoli se unieron a la labor de levantar notificaciones: “Sentimos que vamos mejor, vamos más altos que otros años. Estamos en coordinación con los ayuntamientos de la Zona Metropolitana de Guadalajara ( ZMG). La multa de ellos está muy cara, seis mil pesos, y la gente se está sensibilizando más”, aunque la Ley de Ingresos 2013 del Ayuntamiento de Guadalajara considera multas que llegan hasta los 11 mil 250 pesos (ver ficha).

Mario Silva, del organismo ciudadano Plataforma Metropolitana, apoya la teoría del trabajo de los municipios con las infracciones, aunque subraya que el decremento en el número de multas no necesariamente tiene que ver con que se han cometido menos obstrucciones.

El activista consigna que se ha experimentado una tasa anual de incremento en el número de autos, en promedio, de entre 6.5 y 7.5% por ciento en la ZMG. “Por lógica, lo normal es tener mayores conflictos en el espacio público”.

Opina que hace falta implementar operativos para dejar esquinas “libres y seguras”, pues se han registrado accidentes fatales porque los coches estacionados al término de las cuadras limitan la visibilidad de peatones, ciclistas y conductores.

“Deberían implementarse medidas muchísimo más agresivas: el retiro de los vehículos al corralón, porque las multas, si bien son un castigo, se pueden acumular y no necesariamente se modifica esta situación (de obstrucción) entre la población”.

Silva expresa que es común en la metrópoli la falta de respeto a banquetas y rampas, pero que las obstrucciones se concentran en zonas de alto tráfico o de comercio, como el Mercado de Abastos, las zonas de Obregón y Medrano, el Centro o el barrio de Santa Tere. Es en estos lugares donde la Policía Vial, dice, debe implementar los operativos referidos.

Y en esas zonas, en específico, denuncia la ausencia de responsabilidad social por parte de comerciantes: “Es común que ciertos negocios fomenten y permitan que se secuestre el espacio público: las rampas que son para discapacitados están obstruidas o convierten las banquetas en rampas de estacionamiento”.

QUÉ DICE LA LEY

Castigo al abuso

Ley de Movilidad del Estado de Jalisco

>
Sanción de 10 a 30 días de salario mínimo (de 647.60 a mil 942.80 pesos) a quien se estacione en rampas o lugares reservados para vehículos de personas con discapacidad (artículos 191, 174). La multa se duplica en caso de reincidencia durante los tres meses siguientes (artículo 188).

Reglamento de la Ley de Movilidad

> Artículo 384. Se consideran como infracciones graves todas las que sean un factor de riesgo y atenten contra la integridad y patrimonio de los sujetos de movilidad, además de las siguientes conductas:

> XII. Estacionarse en rampas, o en lugares reservados para vehículos de personas con discapacidad.

Ley de Ingresos de Guadalajara 2013

Multa de 605 a tres mil 028 pesos por estacionarse sin derecho en espacio autorizado como exclusivo, o en áreas destinadas para uso de bomberos, policía y servicios médicos, donde existan rampas o cajones en centros comerciales o fuera de ellos para personas discapacitadas, salidas de emergencia, en doble fila, ciclovías o lugares prohibidos con el señalamiento correspondiente.

Multa de mil 185 a 11 mil 250 pesos por ocupar indebidamente espacios de estacionamiento preferencial o de rampas para personas con discapacidad.

Multa de mil 185 a 11 mil 250 pesos por destruir las rampas o accesos para personas con discapacidad, independientemente del costo de su reparación.

Ley de Ingresos de Zapopan 2013

Multa de mil 190 a cuatro mil 770 pesos por conducir o estacionar vehículos en banquetas o lugares públicos destinados exclusivamente al tránsito de personas.

Multa de seis mil 814 a doce mil 492 pesos por ocupar espacios para personas con discapacidad, personas de la tercera edad o mujeres embarazadas sin contar con la acreditación correspondiente, en estacionamientos públicos, en plazas, centros comerciales o vinculados a establecimientos mercantiles o de servicios, tianguis y de carga. Descuento de 50% si se paga en los siguientes cinco días hábiles.

LAS CIFRAS

167 mil 663
personas en Jalisco tienen limitación para caminar o moverse (Estadística de 2010).

33 mil 875 personas en Guadalajara tienen limitación para caminar o moverse (Estadística de 2010), mientras que en Zapopan son 19 mil 695

PARA SABER

>
En Santa Tere residían en 2010 dos mil 161 personas, 60 de éstas con limitación para caminar o moverse

> La mitad de 25 municipios evaluados en 2012 por la CEDHJ ha instalado rampas para personas con discapacidad en sus instalaciones

Hay rampas, pero no para toda la urbe


El número de rampas para discapacitados en las esquinas de la ciudad ha mejorado, pero la urbe tiene amplias zonas en donde las banquetas carecen de esta adaptación. Así lo muestra el mapa del Inventario Nacional de Viviendas, una herramienta interactiva del Inegi.

HISTORIAS. NARRAN PERIPECIAS

Discapacitados están confinados por la ciudad


Para Rafael Cantero, trasladarse a la Avenida Enrique Díaz de León no es opción. Y no es tanto que su condición lo limite, sino que del establecimiento donde trabaja, situado en Eulogio Parra y Andrés Terán, a aquella vialidad, “no hay mucha rampa” para el tránsito de las personas en silla de ruedas.

Si el vendedor de materiales de pintura requiere trasladarse hacia Américas, sabe que Jesús García es una buena alternativa, pero no lo es Arista. A su paso tendría que lidiar con la angostura de la banqueta y con jardineras que dificultan el tránsito.

El camino que sí tiene estudiado es el que lo dirige al Mercado de Santa Tere. El área en el que se encuentra, por los distintos comercios a su alrededor, suele plagarse de vehículos. Y aunque Rafael dice que las cosas han mejorado, sigue encontrándose con rampas obstruidas por coches.

La que ha visto circular en el arroyo vehicular a gente minusválida, por los autos estacionados que impiden subirse a la banqueta, ha sido la dependienta de una estética, María Guadalupe Aguirre. Ella cuida de doña Caro, que utiliza silla de ruedas.

Los domingos, cuando salen a pasear, se vuelve complejo avanzar. Primero por el tianguis de Santa Tere y segundo, porque vendedores y clientes saturan las calles con sus automotores; el peatón también sufre para moverse.

Y así, María Guadalupe rodea calles o hace fuerza para subir la silla de ruedas a la banqueta o incluso discute con quienes obstruyen las rampas para discapacitados: “Muchos no traen la conciencia de saber que se necesitan; cuando les llamo la atención, hasta se enojan”.

Christian Scott, coordinador de Mejor Santa Tere —proyecto ciudadano que pretende mejorar el barrio—, dice que la movilidad en la colonia es una de las problemáticas que más reconocen comerciantes y vecinos. En una caminata durante el fin de semana detectó que la mayoría de las banquetas no tiene rampas, pero sí dos o tres desperfectos cada una: hoyos, desniveles, baldosas rotas. Es más rápido enlistar las banquetas en buenas condiciones que las que no.

Monterrey y DF, con deficiencias

Aparte de  la Zona Metropolitana de Guadalajara, otras ciudades en el país no se escapan de recibir críticas por la manera en la que están diseñadas, sin permitir una movilidad funcional para los distintos grupos de la población.   

En 2012, durante el Foro Internacional sobre el Derecho a la Movilidad Urbana, Carlos Ríos Espinosa, integrante del comité de expertos de la Convención de las Naciones Unidas de los Derechos de las Personas con Discapacidad, consignaba la existencia de “rampas surrealistas” en la Ciudad de México, nombradas así por su mal diseño y planeación.  

El especialista recalcaba la importancia de tener ciudades “accesibles”, pues la dificultad para moverse contraviene el derecho de las personas con discapacidad a vivir en la comunidad de forma independiente.  

En otro punto de la geografía mexicana, en Nuevo León,  diversas organizaciones de la sociedad civil entregaron en septiembre pasado un documento al Congreso estatal, para modificar la Ley de Desarrollo Urbano y propiciar así vías más accesibles para las personas en silla de ruedas.   

Andrés Lankenau, del despacho de abogados Baker Mckenzie, afirmó que pretenden eliminar las barreras arquitectónicas que evitan el desplazamiento fluido para los discapacitados.

“Se busca también que existan rampas realmente ideales, que realmente funcionen, que no sea la típica rampa que parecen muchas veces montañas rusas”.

En la iniciativa entregada también se contemplan sanciones para quienes irrespeten los espacios destinados a las personas discapacitadas.    

Al respecto, el presidente del Congreso del Estado, Francisco Cienfuegos, dijo que “sí existen sanciones, pero aquí también es de actitud, que las mismas autoridades hagan conciencia de la necesidad, de lo que se requiere, para que se pueda implementar”.

Estacionar vehículos frente a hidrantes, rampas de carga y descarga o de acceso para personas con capacidad diferenciada y cocheras excepto los propietarios o personas autorizadas por los mismos tendrá una sanción de 15 a 20  días de salario mínimo general vigente del Área Metropolitana de Monterrey o del municipio en donde se falte a la norma.

En el Distrito Federal, la multa por obstruir una rampa para discapacitados está en 880.50 pesos.

Temas

Lee También

Comentarios