Martes, 28 de Mayo 2024
Jalisco | La CEA asegura que el ingreso está permitido 'bajo propio riesgo'

El Puente de Arcediano se convirtió en 'papa caliente'

La CEA no lo ha entregado a los ayuntamientos y al menos uno de ellos ya rechazó hacerse cargo de la obra

Por: EL INFORMADOR

La estructura reconstruida. Por años la zona fue de libre acceso para los ciudadanos, pero ahora hay guardias que restringen el paso.  /

La estructura reconstruida. Por años la zona fue de libre acceso para los ciudadanos, pero ahora hay guardias que restringen el paso. /

GUADALAJARA, JALISCO (01/NOV/2013).- Es un “espectáculo natural maravilloso”. Y para gozar de él, cada tercer día Don José Luis Aguirre Llamas cambia los zapatos por tenis, la camisa de cuello por una de tirantes y el pantalón por un cómodo short. Ésa es la indumentaria que usa para ejercitar el cuerpo mientras desciende por la Barranca de Huentitán. Lo hizo durante años hasta que en 2010 se encontró con unos guardias de seguridad privada que le impidieron el paso hasta abajo, a donde se encuentra el Puente de Arcediano.

Durante un tiempo solicitó explicaciones, hasta que se cansó. La respuesta cotidiana: “Son órdenes de la CEA”, es decir, la Comisión Estatal del Agua”. Hoy, Don José Luis se ejercita con restricción; sólo puede hacerlo hasta la zona que los corredores conocen como El Mezquitito.

A Don José Luis no se lo contestaron, pero ésta es la explicación de la CEA acerca de por qué restringe el paso. La Unidad de Transparencia de la comisión dice que el Puente de Arcediano es una obra que “no se ha entregado a los municipios” y, mientras tanto, está bajo cuidado del Gobierno del Estado. Y otra razón: que debe “salvaguardar la integridad física de las personas debido al temporal”.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Guadalajara informó ya que prefirió rechazar la recepción de la obra: le significaría demasiados gastos.

Cerrado aunque no llueva

Los corredores dicen que el argumento de las lluvias no se sostiene: la zona ha permanecido restringida todo el año. No obstante, la CEA subraya que la vigilancia en el temporal es porque las luvias “pueden ocasionar deslaves, derrumbes, así como el crecimiento del Río (Santiago)”.

También indica, en el documento 279/2013, que los guardias están en predios propiedad del Gobierno del Estado, vigilando “los sitios de los proyectos del sistema de captación y bombeo de las aguas superficiales de la cuenca alta del Río Santiago para abastecimiento”.

Y acepta que cualquier persona puede entrar, pero debe “desligar al Gobierno del Estado de cualquier responsabilidad de los daños o perjuicios que pueda tener”. Defiende, a su vez, que “esto no quiere decir que se les prohíba la entrada, ya que por tradición es un camino público, de esparcimiento familiar, deportivo (…) pero bajo su más estricta responsabilidad”.

La vigilancia fue contratada en 2010 y, aunque se hizo un sorteo público, la única empresa que respondió fue Centurión Alta Seguridad Privada, cuyo accionista mayoritario es Servando Sepúlveda, ex secretario de Seguridad en Guadalajara.

La CEA defiende que “no prohíbe” el ingreso, pero a su vez refiere que “permitirá el acceso los sábados, domingos y días de fiestas oficiales” a los ciudadanos. Para aclarar esta contradicción se le solicitó un diálogo; lo confirmó y luego lo canceló.

Mientras tanto, los corredores que hace años bajan la barranca esperan a que les aclaren quién debe abrir el paso. Don José Luis, por ejemplo, sigue saliendo a correr cada tercer día, pero al Puente de Arcediano no lo dejan llegar.

EL LIBRE ACCESO ESTUVO PERMITIDO DURANTE AÑOS
Usar el argumento de la seguridad es “un absurdo”, perito del INAH


“¿Cómo pueden contestar algo así?”. El perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Cuauhtémoc de Regil, protesta cuando escucha la explicación que da la Unidad de Transparencia de la Comisión Estatal del Agua (CEA) a la pregunta de por qué restringe el paso público a la zona del Puente de Arcediano: por seguridad de los ciudadanos y porque los municipios “no han recibido la obra”.

Para el especialista, la respuesta es “un insulto” y “un absurdo” y prueba que “la autoridad misma se está poniendo en evidencia de que no tiene ninguna idea de lo que es la transparencia”.

Sería el mismo caso con un parque intervenido o una calle al que se impide el acceso a los niños mientras el municipio no concluya el proceso de recepción: “Si la hacen (la calle) nueva o la pavimentan y la dejan lista, ¿no se abre la circulación a los autos hasta que las reciba el Ayuntamiento? Insisto, es una burla”.

El único caso en donde se permiten las restricciones es cuando la seguridad del ciudadano corre riesgo. Como nuevo ejemplo, Cuauhtémoc de Regil expone la alerta por fuga de gas que se vivió en octubre en la zona de Cruz del Sur, en Zapopan.

“Ahí es una obligación de la autoridad impedir el paso para garantizar seguridad a las personas; en este caso (el Puente de Arcediano) no encuentro razones que hayan justificado que nos digan que no podemos pasar. La autoridad usa argumentos ‘mañosos’ para impedir que la gente circule ahí”.

Asegura que él mismo ha sido testigo de la restricción de paso, por lo que le sorprende que “la misma autoridad vaya en contra de las leyes que la rigen”.

Expone que el libre paso fue permitido a lo largo de los años, por lo que la nueva postura lo sorprende. “Es un espacio que sigue sirviendo como camino público y abierto a la libre circulación; no tiene que estar limitado en tránsito (…) Desde los años treinta la gente ha subido y bajado la barranca”.

Se le pregunta si la estrategia tendría también una justificación estética, para impedir que el puente sea víctima de vandalismo. Responde que, de ser el caso, “habría que cubrir el puente, o mejor ni lo hubieran reconstruido. Vivir es riesgoso, y en ello está la posibilidad de morir mañana. Con el puente es lo mismo: puede llevárselo el agua y destruirse; tampoco hay justificación”.

Finalmente, sobre el argumento de seguridad para impedir daño a las personas durante el temporal, advierte que entonces no habría por qué mantenerla de octubre a mayo, cuando no hay lluvias.

LA HISTORIA
El monumento reubicado por una obra que no se logró


La construcción del Puente de Arcediano comenzó en 1894, a cargo de Salvador Collado, y tuvo como modelos obras europeas y el Puente de Brooklyn, concluido en 1883. Fue el primer puente colgante de México y el segundo de América, y mereció preseas por su valor.

En 1950, un rebaño de vacas que pasó causó un colapso, y en 1952 fue reconstruido. Algunas partes son de madera jalisciense que se mandó “estofar” a Durango.

En el punto del pueden original, el Gobierno de Jalisco intentó construir desde 2003 la cortina de la Presa de Arcediano, un proyecto que fue diferido porque los costos se “dispararon”: de tres mil 500 a 15 mil millones de pesos.

Los restos del viejo puente están almacenados en la iglesia del pueblo de Arcediano, convertida en bodega, y en las construcciones aledañas al puente, que se planteó convertir en museo (EL INFORMADOR, 25/JUN/2011).

ARGUMENTOS
“Habría sido un despropósito”: Sindicatura

El síndico de Guadalajara, Luis Ernesto Salomón Delgado, presidente de la Comisión de Patrimonio Municipal, opinó por su cuenta que habría sido un “despropósito” que el Ayuntamiento recibiera el puente.

“Es una situación muy sui generis”, expuso. “Antes estaba ubicado en un paso de caminos de muchísimos años, hoy se colocó en otro lugar donde no hay un cruce de caminos; hay un camino de ida que baja en Tonalá y de Guadalajara, pero del lado de Ixtlahuacán no hay un camino para llegar ahí; es un puente con esa característica”.

De acuerdo con el funcionario, el problema para el Ayuntamiento no habría sido sólo el mantenimiento del puente, sino que se sumarían factores como la seguridad y condiciones sanitarias: “La calidad del agua que corre ahí es compleja, no hay condiciones para que se convierta en una atracción que sirva  a la comunidad”.

FALTA DE RECURSOS
Guadalajara no lo quiere

El Puente de Arcediano en la Barranca del Río Santiago no será cuidado ni mantenido por el Ayuntamiento de Guadalajara, que rechazó formalmente la solicitud que le hizo la Comisión Estatal del Agua (CEA) para recibirlo.

Aunque son múltiples los argumentos del Ayuntamiento tapatío, el principal es que no cuenta con la suficiencia presupuestaria necesaria, pues se verían afectados, afirma, otros servicios públicos prioritarios.

Sin embargo, hay otros puntos de relevancia que documentó la Comisión de Patrimonio Municipal de Guadalajara para la negativa final; uno de ellos es que la CEA no demuestra que el Puente de Arcediano sea un bien de su propiedad y, entonces, no puede cederlo al Ayuntamiento; y segundo, que el organismo estatal no estableció ningún convenio previo con la autoridad municipal que la involucrara con el proyecto de reubicación.

Sólo la seguridad privada del puente, dice el dictamen, le demandaría al Ayuntamiento un presupuesto de 25 millones de pesos por un lapso de 807 días (poco más de dos años), que fue lo que la CEA le pagó a la empresa Centurión Alta Seguridad Privada por resguardar el sitio durante ese tiempo.

Respecto a la propiedad del puente —de la cual también se deslinda el Ayuntamiento, pues no hay archivos históricos con los que se le pueda atribuir a la autoridad municipal— apunta el documento: “Dentro del expediente que integra el turno 116/13 no consta ni se acredita la propiedad del Puente de Arcediano a nombre de la CEA de Jalisco; por tanto, dado que no acredita la propiedad sobre dicho puente, no puede celebrar actos de dominio sobre dicha construcción”.

Finalmente, sobre la carencia de un convenio previo a las obras de reubicación del inmueble, dice que la obra debió haberse celebrado mediante un convenio anterior que incluyera a los ayuntamientos involucrados; “dado que no se celebró tal convenio (…) este municipio se encuentra impedido para celebrar, con la CEA, la entrega-recepción del Puente de Arcediano”.

SABER MÁS
Sí tuvieron permiso


El sábado 28 de septiembre, la asociación Guardianes de la Barranca realizó un evento junto a la reconstruida estructura del Puente de Arcediano, para el cual incluso contrató un equipo de sonido e instaló toldos, porque la CEA le permitió el ingreso “los sábados, domingos y días de fiestas oficiales”.

LA OBRA
El puente de hoy


Originalmente, el Puente de Arcediano estaba 800 metros aguas arriba de donde se encuentra ahora. Su reubicación comenzó en 2006, y la fecha trazada para concluirla se hallaba en los primeros seis meses de 2011.

Fue apenas en diciembre de 2012 cuando este medio ventiló que las obras estaban concluidas, aunque —como hoy— el acceso estaba restringido. Entonces, los guardias mencionaban que era porque “aún no se inauguraba formalmente”.

La “apertura” oficial ocurrió en enero de este año, por parte del ex gobernador Emilio González. El entonces mandatario estatal destacó el “respeto” de la autoridad a las especificaciones hechas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, al usar piedras y materiales de la estructura que conectaba a Guadalajara con Zacatecas en el siglo XIX, e incluso la misma técnica de construcción.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones