Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018
Jalisco | La inmobiliaria Homex apareció para ofrecer una oportunidad inigualable para hacerse de una vivienda

Créditos hipotecarios “ahorcan” el bolsillo de vecinos de Tlajomulco

Contrato en Udi’s, “el gancho y la trampa” para adquirir nueva vivienda

Por: EL INFORMADOR

TLAJOMULCO DE ZÚÑIGA.- Con la intención de ofrecer una mejor calidad de vida a su familia, Ricardo Gutiérrez Camarena decidió hace algunos años, adquirir una vivienda propia en la cual establecerse de manera definitiva al lado de su esposa e hijos.

Sin embargo, su actividad como comerciante le impedía cubrir uno de los principales requisitos para aspirar a un crédito de vivienda: la comprobación de ingresos.

Fue ahí cuando la inmobiliaria Homex, apareció para ofrecer a Ricardo y a su familia una oportunidad inigualable para hacerse de una  vivienda en Tlajomulco de Zúñiga, en el fraccionamiento Hacienda de Santa Fe, que en 2004, inauguró el entonces Presidente de la República, Vicente Fox Quesada.

Y es que con tan sólo cuatro mil pesos de enganche, y un comprobante de ingresos elaborado por el propio interesado, personas como Gutiérrez Camarena podían adquirir una casa de esta inmobiliaria.

“A mí me llegó el rumor por otra persona, que las casas estaban fáciles de adquirir. Entonces llegabas a Homex y una vendedora te decía: cuatro mil pesos de enganche, incluyendo escrituras. La comprobación de ingresos era cualquier papel que les llevaras, aún llenado por uno mismo y con las firmas de personas que te conocían”.

De esta forma, a menos de un mes de haber realizado el trámite con Homex, Ricardo y su familia disfrutaban de la comodidad de una casa nueva, todavía sin saber que su panorama financiero se complicaría, ya que al firmar el contrato de vivienda, contrajeron un crédito en Unidades de Inversión (Udi’s), y no en pesos con una tasa de interés fija.

“Las familias que decidimos endeudarnos para comprar una casa aquí, pues obviamente ganamos el salario mínimo o un poco más al mes. Las mensualidades comenzaron muy bajas, pero ahorita llegan hasta los tres mil 800 pesos; esta cantidad rebasa nuestras posibilidades de pago”.

Esta situación provocó que al igual que Gutiérrez Camarena, miles de familias comenzaran a retrasarse en sus pagos y a incurrir en morosidad, hasta el punto en que la inmobiliaria Homex, a través de la Hipotecaria Crédito y Casa, comenzó a interponer demandas para que las viviendas fueran desocupadas.

“Es mucho el hostigamiento que recibimos por parte de la constructora o de la hipotecaria. Hay muchos casos demandados y no hay quien nos defienda hasta la fecha. La gente que no desaloja, se va por miedo porque amedrentan mucho a la gente con notificaciones de embargo o de que te van a demandar”.

“Cuando tú te retrasas en un pago, vienen y te pegan un letrero en la puerta de que eres un cliente moroso, inclusive ha habido casos en los que te sellan las chapas o te les ponen cinta cuando todavía no es un caso demandado o que se haya dejado de pagar de forma definitiva”.

Tal es el caso de Patricia Cornejo Leyva, quien desde 2006 comenzó a recibir notificaciones en las que se advertía sobre los retrasos en las mensualidades, y de las acciones judiciales que emprendería la hipotecaria para recuperar la casa que se le vendió.

“En caso de hacer caso omiso a este comunicado y no presentarse para realizar un convenio, (en un lapso de tres días contados a partir de la fecha de entrega al pie de la presente notificación), mediante el cual puede regularizar su situación crediticia, entenderemos que no le interesa conservar su vivienda, por lo que el juicio instaurado en su contra, seguirá su curso legal”, indica una de las notificaciones.
Uno año después, el 11 de septiembre de 2007, la casa de Cornejo Leyva, cuyo valor inicial era de aproximadamente 250 mil pesos, fue rematada en 120 mil 666.66 pesos a través de un edicto que se publicó en la Secretaría General del Ayuntamiento de Tlajomulco. No obstante, Cornejo Leyva dijo desconocer si su vivienda ya fue adquirida por otra persona, ya que hasta la fecha ella mantiene la posesión del inmueble.

Según los colonos, una vez demandados no tienen posibilidades de recuperar las mensualidades que de acuerdo con sus posibilidades económicas otorgaron a la hipotecaria. Lo que recuerdan con claridad, son las oficinas de Homex, en las que cientos de personas se formaban en filas interminables, para pasar por grupos a un cuarto en el que los contratos se firmaban de manera colectiva sin mayores detalles.

“Te juntaban en una sala y en caliente te hacían firmar porque cada 15 minutos entraba un puño de gente y te decían: fírmale rápido, ya te explicamos como está el asunto”, señaló Gutiérrez Camarena.

Integran asociación civil para renegociar deuda

Para combatir esta fuerte problemática que afecta al municipio, los vecinos afectados de al menos siete colonias, se integraron en una asociación civil denominada Justicia Social de Tlajomulco.

Sergio Cuellar, miembro fundador del movimiento, explicó que el objetivo de esta agrupación es brindar apoyo y asesoría legal a las familias afectadas, con la intención de que no pierdan su patrimonio.

Además, expresó, también se busca la intervención del Gobierno estatal o federal, para que se implemente un rescate financiero, o en su defecto, se renegocie la deuda que tienen los vecinos para que  las mensualidades se ajusten a sus posibilidades de pago.

“Al hacer el contrato en Udi’s, la deuda va creciendo cada mes o cada año, y si la gente empezó pagando mil 400 pesos por mes, hay gente que hoy en día tiene que pagar hasta tres mil 800 pesos, cuando la mayoría de la gente es obrera, trabaja en maquiladoras o son comerciantes”.

“La gente no quiere dejar de pagar, el problema es que la deuda se incrementa cada vez más. Es un problema social y político muy fuerte, lo que estamos tratando de conseguir es que el Gobierno federal intervenga para homologar las mensualidades con las de instituciones como el Infonavit”.

De acuerdo con Sergio Cuellar, únicamente en 2006 se presentaron mil 450 juicios para desalojar a personas que adquirieron una vivienda en Tlajomulco, y que por dificultades económicas, se retrasaron en los pagos.

Agregó que para contestar estas demandas, los afectados deben responderlas en Culiacán, Sinaloa, o en la Ciudad México, ya que las empresas operan fuera del Estado de Jalisco.

Entre los fraccionamientos más afectados por esta situación, destacan Hacienda de Santa Fe, Chulavista, Valle Dorado, Cimas del Sol, Villas de la Hacienda y Arcos de San Sebastián.

“Esto es un polvorín que tarde o temprano va a estallar, es una espiral que puede generar un proceso muy similar a la crisis que vive Estados Unidos, el problema se originó por lo mismo. La gente empezó a caer en morosidad porque no podía pagar sus viviendas”.

El integrante de Justicia Social de Tlajomulco, señaló que en el caso de Hacienda de Santa Fe, la inmobiliaria Homex ofrece hasta 18 mil pesos porque los morosos desocupen las viviendas, además de ejercer una “política de terrorismo” con amenazas y notificaciones para posteriormente remozarlas y volverlas a comercializar.

“Están asustando mucho a la gente y con tal de desalojarlos, ellos manejan entre dos mil y 18 mil pesos para ofrecerle a la gente, para que desocupe la casa. Le dan una remodelada, la vuelven a vender y gana otra vez la constructora o la hipotecaria”.

La mala calidad del agua potable y de las casas construidas por Homex en Hacienda de Santa Fe, llevó a los vecinos a presentar en 2006 una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), en la que pedían investigar y sancionar a los funcionarios responsables por autorizar las viviendas, así como también a los directivos de la empresa.

Canadevi reconoce falta de regulación

El presidente en Jalisco de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi), Javier Michel Menchaca, reconoció que no existe una regulación adecuada entre las empresas constructoras y las instituciones financieras, para vigilar que los créditos que ofrecen a los interesados en adquirir una vivienda, sean los adecuados para la población.

“Desgraciadamente, hay casos en donde no hay una adecuada explicación o también hay veces donde no queremos escuchar lo que se nos dice porque nos gustó mucho la casa. Sabemos que no es algo como quisiéramos, que en todos lados, la ética fuera lo que reinara”.

Dijo que los diferentes productos de crédito que tienen las instituciones financieras, son adquiridos por las constructoras para ofrecerlos a las personas que desean comprar una casa, por lo que estas negociaciones se manejan de manera libre.

Michel Menchaca indicó que tan sólo en este año, en Jalisco se otorgaron 49 mil créditos para vivienda, y estimó que para 2009 esta cifra se mantendrá pese al complicado clima económico internacional. Agregó que según cifras del Infonavit, Jalisco ocupa el último lugar en el país en cartera vencida con 3.7 por ciento.

Respecto a la calidad de construcción de las viviendas, aseguró que es supervisada por la Canadevi a través de una certificación que se expide en conjunto con el Tecnológico de Monterrey.

¿Qué son las Udi’s?

Las Unidades de Inversión (Udi’s) se crearon en México como consecuencia de la crisis económica por la que atravesó el país en 1994, y funcionan como una unidad de cuenta que refleja los cambios en los precios al consumidor en el país.

Su valor es determinado diariamente por el Banco de México de acuerdo a la inflación. De acuerdo con el portal electrónico del Sistema de Administración Tributaria (SAT), el valor de la Udi hasta el 25 de noviembre de 2008, será de 4.129621 pesos.

Temas

Lee También

Comentarios