/contenidos/2008/04/19/noticia_0065.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Junio 2018
Internacional | México y EU. acordaron en enero pasado compartir el denominado Proyecto Gunrunner.

México llega a cumbre Norteamérica preocupado por violencia

Los tres Gobiernos buscarán en su próxima cita promover la incorporación de un mayor número de actores políticos

Por: EFE

MÉXICO-  El presidente de México asistirá el próximo lunes a la ciudad de Nueva Orleans (EU.) a su segunda cumbre de jefes de Estado de Norteamérica, con la mente puesta en lograr apoyos para combatir el narcotráfico y frenar la ola de violencia que afecta al país, indicaron hoy expertos.

En la cita, los mandatarios conversarán sobre los avances y los retos de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad en América del Norte (ASPAN), un mecanismo creado en 2005 como complemento para el tratado comercial vigente en la región desde 1994 y que ha permitido ya tres reuniones entres líderes de Canadá, México y Estados Unidos.

Según la reunión ministerial preparatoria, celebrada en Los Cabos (México) hace dos meses, los ejes centrales del encuentro serán la competitividad, el fortalecimiento de la cooperación contra la gripe aviar, la seguridad energética, el manejo de emergencias y el desarrollo de fronteras inteligentes y seguras.

Los tres Gobiernos buscarán en su próxima cita "promover la incorporación de un mayor número de actores políticos" para mejorar la cooperación.

Sin embargo, para el analista mexicano Rafael Fernández de Castro, "el tema que preocupa más en estos momentos a México es el tráfico de armas desde Estados Unidos", cuestión que Felipe Calderón podría colocar sobre la mesa en la reunión bilateral con Bush.

México y EU. acordaron en enero pasado compartir el denominado Proyecto "Gunrunner" para el rastreo trasnacional de armas, y cuya eficacia en el lado mexicano está todavía por ver.

Además, dijo a Efe Fernández, "hay un nuevo ambiente para que Calderón converse sobre la Iniciativa Mérida", un plan de ayuda contra el narcotráfico que prevé una partida de 1.400 millones de dólares en tres años para México.

Esta propuesta ha sido criticada en el país latinoamericano por su supuesta similitud con el Plan Colombia y está pendiente de aprobación en el Congreso estadounidense.

Ni Fernández ni el experto en materia de seguridad Jorge Chavat creen, no obstante, que vaya a haber "grandes logros" en la reunión, sobre todo en materia migratoria, debido a que Estados Unidos está concentrado en sus elecciones internas y a su presidente, George W. Bush, le queda poco tiempo en la Casa Blanca.

Chavat destacó la paulatina mejora de la seguridad fronteriza aunque expresó sus dudas sobre los avances "en términos de tecnología para frenar el tráfico de drogas".

A Washington "probablemente le importan más los progresos de México para combatir el narcotráfico que los controles antidroga, que no han funcionado en los últimos cien años", porque "el mercado siempre le acaba ganando al Estado", sostuvo.

"En el caso mexicano el problema es la violencia y que pueda terminar afectando a las ciudades estadounidenses que se encuentran en la frontera común", agregó.

Las autoridades estadounidense reiteraron recientemente la alerta de viajar a algunas ciudades fronterizas mexicanas por esa razón.

Una de esas poblaciones, Ciudad Juárez, limítrofe con El Paso (EU.), ha sufrido este año un notable incremento de la violencia, con cerca de 200 asesinatos y centenares de robos de automóviles, asaltos a bancos y secuestros.

Esta situación llevó a México a desplegar a finales de marzo en el estado de Chihuahua, al que pertenece Ciudad Juárez, a más de 2.000 militares, como ya hizo el año pasado en Baja California, Nuevo León o Tamaulipas, también en la frontera.

Desde que llegó al poder en enero de 2006, Calderón ha desplegado miles de soldados y agentes federales en una docena de estados para frenar una ola de violencia que en 2007 se saldó con 2.700 muertos y supera este año los 860.

Respecto a la relación bilateral con Canadá, Fernández indicó que "la discusión se centrará en la posibilidad de expandir el acuerdo de trabajadores a otras provincias y a otras actividades a parte de la agrícola".

Calderón inaugurará en Nueva Orleans la nueva sede consular mexicana en esa ciudad del estado de Luisiana, después de que la anterior resultara destruida por el huracán Katrina en 2005.

Concluida la cumbre, el mandatario se trasladará al estado de Texas para conocer puntos de vista de mexicanos acerca de la actual coyuntura migratoria y presentarles las acciones que realiza el Gobierno en su beneficio.

Se pretende así "contrarrestar las iniciativas antiinmigrantes y el clima de rechazo que se está presentando en los ámbitos estatal y federal", informó la Presidencia de México.

Fernández y Chavat no creen que la crisis política derivada de la reforma energética presentada la semana pasada por el Ejecutivo mexicano, que ha generado una ola de protestas de la oposición de izquierda en el Congreso, vaya a afectar a este viaje. EFE

EL INFORMADOR / MLOM / 19-04-08

Temas

Lee También

Comentarios