Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Enero 2019
Deportes | El programa 100 Restaurantes Panamericanos capacitó y financió mejoras en negocios

América: la comida está servida

El programa 100 Restaurantes Panamericanos capacitó y financió mejoras en negocios tapatíos de todo tipo

Por: EL INFORMADOR

La Clásica se ha consolidado como uno de los sitios de encuentro social más visitados en la zona de Chapultepec. M. FREYRÍA  /

La Clásica se ha consolidado como uno de los sitios de encuentro social más visitados en la zona de Chapultepec. M. FREYRÍA /

GUADALAJARA, JALISCO (19/JUL/2011).- Tortas, tacos, tamales, tostadas y muchas otras delicias para todos los gustos conforman la oferta gastronómica de Guadalajara, que espera con los restaurantes abiertos y las mesas listas a quienes visiten la ciudad con motivo de los XVI Juegos Panamericanos.

La Secretaría de Promoción Económica (Seproe), la de Turismo (Setujal) y la Cámara de la Industria Restaurantera unieron esfuerzos para presentar la gastronomía de Jalisco, que ofrece sabores para todos los paladares, con el programa 100 Restaurantes Panamericanos.

El programa consistió en dotar de recursos, vía la Seproe, al mejoramiento de la imagen de los negocios y el acondicionamiento de sus instalaciones, de forma que permitan el fácil acceso a personas con discapacidad.Decenas de restaurantes no dudaron en dar el sí y subirse de inmediato al programa, y se les impartieron capacitaciones desde meseros hasta chefs. El objetivo es dar la mejor cara al turista con el mejor sabor de la cocina hecha en Jalisco.

Si bien el programa se inició con restaurantes asentados en Guadalajara, también se incorporaron establecimientos de otros municipios de la Zona Metropolitana, principalmente de Zapopan.

Dada la variedad de la cocina tapatía, los platillos que se ofrecen en los restaurantes panamericanos son de todo tipo y de todos los niveles económicos, por lo que prácticamente en cualquier parte de la ciudad se puede encontrar un restaurante que luzca la manta “Yo soy Panamericano”.

Guadalajara presume entre sus atractivos culinarios puntos estratégicos como la ruta gastronómica de López Cotilla, con diversidad de cocina en restaurantes o con cafés que manejan distintos conceptos para quienes gustan de buenas charlas.

Pero la ruta de los 100 Restaurantes Panamericanos llega mucho más lejos y cubre todo tipo de oferta: desde la muy tapatía “vitamina T” hasta alta cocina.

FONDA SAN MIGUEL SAN MIGUELITO
Calle Nueva Galicia, en las Nueve Esquinas


Este espacio es la pequeña sucursal de la Fonda San Miguel Arcángel, asentado en pleno corazón de la ciudad, en la zona de las Nueve Esquinas. Sobre la calle Nueva Galicia, el restaurante luce con nueva fachada y su manta de los XVI Juegos Panamericanos. Se tapizaron las sillas y se adquirió una isla caliente.
Por la estrechez de las banquetas, es imposible tener rampa en el ingreso, así que cuentan con una movible.

“Somos un fondita pequeña con precios muy accesibles. Por la zona en la que nos encontramos, el nicho de mercado para este tipo de restaurantes es para quien no traigan muchos recursos para las personas que lleguen a los hostales de aquí”, señaló Tita Álvarez, gerente de Relaciones Públicas de la Fonda. Fue el primer restaurante que estrenó el programa en esa zona.

La carta

Ofrecen desayunos ligeros, como lonches; por la tarde hay comida corrida: sopa de arroz, plato fuerte frijoles y las infaltables tortillas. Además hay antojitos, biónicos, yogurt, fruta, licuados y café de olla.

FONDA SAN MIGUEL ARCÁNGEL
Donato Guerra 25, Centro


Es un sitio de larga tradición en el Centro de Guadalajara. La calidad de su cocina es reconocida en el Estado, además de que se encuentra en el que fuera el convento de monjas más antiguo de la ciudad.

Ambos elementos aseguran una estancia placentera, presume la propietaria del lugar, Ana María de la Luz García Calleja. La Fonda San Miguel Arcángel es para un nicho de mercado más amplio que su pequeña sucursal; para los visitantes a la ciudad, la visita resulta más que obligatoria.
 
La carta

Alta cocina mexicana. Todos los antojitos y platillos típicos mexicanos que se puedan pensar están en la fonda, elaborados con los ingredientes de la más alta calidad.

OUI CAFÉ
López Cotilla 2171, entre Emilio Castelar y Duque de Rivas


El Oui, como es conocido por los tapatíos, es un ejemplo de que el programa de 100 Restaurantes Panamericanos incluye negocios de todos los nichos. Ubicado a unos pasos de la emblemática Glorieta Minerva, su ambiente elegante no pudo quedarse ajeno a los Juegos: desde marzo de este año todos sus departamentos, servicios de cocina, meseros, garroteros, capitanes, barra, hostess y personal administrativo, recibieron capacitación en sus respectivas áreas. Dentro de pocas semanas colocarán las banderas de todos los países que participan en la justa deportiva.

De hecho, el sitio está acostumbrado a recibir turistas del interior del país: “Para nosotros es importante que prueben Oui, sabemos que en su próxima visitan querrán regresar”, indicó la gerente de dirección, Mary Paz Tejeda.

La carta

Amplia todo el día. Por la mañana hay desayunos como chilaquiles, huevos, omelette, fruta, jugos naturales y pan recién hecho. Por la tarde: Mariscos, cortes, pollos, ensaladas y baguettes.

LA CLÁSICA
Chapultepec entre Libertad y La Paz


¿Gente joven y adulta que busca un espacio de convivencia? ¿Buen servicio en comida y bebida? ¿DJ en vivo? La Clásica asegura que ésa es su descripción. Este café bar se ha consolidado como uno de los sitios de encuentro social más visitados en la zona de Chapultepec, sobre todo en los fines de semana.

Así lo asegura la administradora Maricarmen Juárez, quien comentó que la motivación para entrar al programa 100 Restaurantes Panamericanos surgió de haber considerado atractiva la propuesta planteada por la cámara del ramo y las autoridades involucradas, lo que supuso también una tarifa racional en su costo.

La encargada hizo énfasis en que, si bien ya se tenía conocimiento de la mejoría continua que requiere un bar en un entorno dinámico y competido, la capacitación ha puesto de manifiesto la necesidad de la calidad en el servicio y de innovar ante la clientela, además de las reglas de respeto al ambiente que deben cumplir los restaurantes, como la instalación de una trampa de grasa.

La carta

Pizzas, pastas, tapas y bebidas originales: mojitos de kiwi, mango, zarzamora y el tradicional de yerbabuenas, además de un repertorio de tequilas y otros destilados y cervezas.

OSTERÍA 10
López Cotilla 1498-A, entre Marsella y Chapultepec


En pleno corredor gastronómico de López Cotilla se encuentra la Ostería 10, que desde hace siete años es una referencia entre tapatíos por la variedad y el sabor de sus platillos. Su calidad no fue pretexto para quedarse fuera de la capacitación panamericana, que recibieron, principalmente, en anfitrionía. La propietaria Angélica Guillén describe a la Ostería como “un lugar para todos, precios para todos, desde los chavitos, que pueden venir a comer una pizza acompañada de una cerveza: no van a gastar mucho y comerán calidad”.

La Ostería 10 cuenta con certificación de slow food. Todo se prepara al momento, con buena música de fondo.

La carta

Cocina italiana típica toscana: imperdibles, las pastas y pizzas. Además ofrecen carnes de jabalí, búfalo, pato y cortes de res, la carne es suave tratada naturalmente.

MOLACHOS
uan Manuel, casi esquina con Alcalde, Centro


Los restauranteros del Centro Histórico tapatío tienen una fuerte competencia, no sólo entre ellos, sino también ante los imponderables: desde manifestaciones hasta obras públicas y otros hechos que afectan la vialidad y la concurrencia de comensales.

Por lo mismo, restaurantes y bares aprovechan todo tipo de acciones para fortalecerlos. Por eso fue que el propietario del bar Molachos, José Luis Rodríguez, decidió entrarle al esquema de mejoramiento 100 Restaurantes Panamericanos.

Con el orgullo de un negocio en marcha desde hace varias décadas, este empresario aceptó involucrarse en un programa de capacitación que ya le trajo herramientas para una mejor organización, además de algunos tips para la atención de la clientela y para afinar medidas de higiene.

Él apunta que las obras de las calles en la pasada administración municipal propiciaron que buen número de parroquianos, que antes frecuentaban el Centro Histórico, cambiaran de zona, así que hay necesidad de reconquistarlos.

Con el atractivo peculiar de las cantinas tradicionales en las que, además del espacio para la charla, está la música bohemia de un viejo piano, este sitio del Centro es un buen pretexto para el encuentro amistoso y la libación con la bebida favorita más tandas de antojitos. Miles de clientes lo han verificado a lo largo de décadas, desde miembros de la clase política y el sector eclesiástico hasta artistas y comunicadores.

La carta


Antojitos al estilo de un botanero que llegan con las bebidas, así que hay que seguir pidiendo para seguir comiendo.

BIRRIERÍA EL COMPADRE
Calle Leandro Valle, las Nueve Esquinas


El barrio de las Nueve Esquinas y sus callejuelas vetustas remiten a diversos sabores y olores, pero es difícil pasar por alto los de los restaurantes de birria. Un sitio de referencia de este sazonado platillo es la Birriería El Compadre, cuyo propietario, Gonzalo Solana, dice le entró el esquema de 100 Restaurantes Panamericanos por dos razones: porque está convencido de que la justa deportiva detonará el turismo en el otoño, y porque la birriería quiere renovar sus conceptos del quehacer cotidiano como empresario gastronómico.

Comenta que en el curso que ha recibido el personal se ha insistido en diversos aspectos de la presentación del personal y del manejo higiénico de los alimentos, dado que no es lo mismo tratarlos frescos que congelados u horneados.

Con orgullo refiere que este negocio es de los más antiguos de la ciudad, al menos en el ramo de las birrierías, dado que se remonta a los tiempos en que el barrio contenía a la antigua estación ferroviaria. Como empresario, él ha estado al frente del negocio en los últimos 28 años.

Afirma que la capacitación marca una nueva etapa del negocio, el cual, por cierto, tiene un atractivo extra para los amantes de la literatura mexicana: fue la finca en donde nació, en 1904, el escritor y etnólogo Francisco Rojas González.

La carta

Nada menos que una de las birrias más famosas de la ciudad, que hay que servirse con tortillas y las famosas salsas picantes de El Compadre. Turistas panamericanos: nada de abstenerse.

Temas

Lee También

Comentarios