Lunes, 15 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Deportes

Deportes | Por Jaime García Elías

* “Mexigalácticos”

A propósito por Jaime García Elías

Por: EL INFORMADOR

El América se agregó, con todos los honores, el sábado pasado, a la lista de las grandes decepciones del Torneo de Apertura que está a punto de culminar.

*

Se le habían adelantado los “Pumas”. Éstos, a fuerza de realizar una campaña por demás mediocre, con esporádicas, ocasionales pinceladas de buen futbol y resultados en consonancia, confirmaron la hipótesis que se adelantó desde que conquistaron el título en el Torneo de Clausura precedente: que el sistema de competencia vigente en el futbol mexicano, abre una rendija demasiado grande a la posibilidad de que, en un momento de inspiración de unos y de descuido de otros, los patos acaben tirándole a las escopetas.
Por supuesto, no se duda de la legalidad del desenlace de un campeonato en que el octavo clasificado a la “liguilla” --“el colado”, para decirlo en mexicano-- deja fuera de combate, a las primeras de cambio, al clasificado en primer lugar, y a partir de ahí se encarrera y sigue tumbando moños hasta conquistar el título... Fue lo que sucedió en el certamen precedente. Fue lo que sucedió en campeonatos de un pasado reciente, que se resolvieron con la coronación de los Pachuca y Morelia.

*

Sin embargo, una cosa es la legalidad del resultado, y otra muy diferente la concordancia del mismo con la lógica y con la justicia deportiva entendida en el sentido más estricto.
A los “Pumas” se les acabó la inspiración del momento, la que los hizo reeditar la historia de “El Patito Feo” del torneo anterior, y a partir de ahí exhibieron impúdicamente sus miserias.

*

La del América fue una historia similar: el equipo fue construido, a golpes de chequera --versión totonaca del Real Madrid de Florentino Pérez--, con la deliberada intención de que fuera campeón. Por nómina y por nombres, se trata de los “mexigalácticos”: un equipo teóricamente invencible... y más a partir de la campanada que dio a principios de la campaña, cuando sepultó al Toluca con un 7-1 inmisericorde.
Para su desgracia, aunque después consiguiera los resultados suficientes para clasificar a la “liguilla”, ni su funcionamiento fue tan brillante ni sus resultados tan espectaculares como los de aquella tarde de domingo, que ahí queda, en contraste con el resultado global de la campaña, con el calificativo de “mediocre” como etiqueta a la medida, en calidad de ejemplo perfecto de “llamarada de petate”.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones