Miércoles, 27 de Enero 2021

Por fin hay vacuna contra el coronavirus; México firma convenio

El Gobierno federal acuerda 34.4 millones de dosis con Pfizer, que logra la aprobación del primer biológico para enfrentar al COVID-19
 

Por: El Informador

Ayer, el Gobierno británico anunció que la vacuna de Pfizer, que cumple “estrictas normas de seguridad, calidad y eficacia”, estará disponible la próxima semana. AFP/J. Saget

Ayer, el Gobierno británico anunció que la vacuna de Pfizer, que cumple “estrictas normas de seguridad, calidad y eficacia”, estará disponible la próxima semana. AFP/J. Saget

El Reino Unido aprobó la vacuna de Pfizer contra el nuevo coronavirus, un paso “histórico” en la lucha contra la enfermedad. 

Ayer, el Gobierno británico anunció que el biológico, que cumple “estrictas normas de seguridad, calidad y eficacia”, estará disponible la próxima semana en el país más castigado de Europa, con 59 mil fallecimientos por la pandemia del COVID-19.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido aseguró que, pese a la rapidez de su aprobación, se respetaron los protocolos.

Por su parte, la Agencia Europea de Medicamentos afirmó que dará su opinión sobre esta vacuna el 29 de diciembre, “a más tardar”, y el 12 de enero sobre la de su competidor estadounidense, Moderna; ambas con una eficacia cercana al 95%. Por su parte, el biológico ruso Sputnik V se encuentra en la tercera y última fase de ensayos clínicos, con igual porcentaje de efectividad.

La buena noticia detonó que el secretario de Salud en México, Jorge Alcocer Varela, firmara ayer el convenio de fabricación y suministro de la vacuna entre el Gobierno federal y Pfizer para adquirir 34.4 millones de dosis. La expectativa es recibir 250 mil dosis este mes, con prioridad para el personal de salud.

La noticia se adelantó el martes pasado, cuando el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, explicó que se tendría la “versión final” del contrato con Pfizer. “Por su parte, la Secretaría de Hacienda está haciendo todos los planes financieros para tener la suficiencia presupuestal y adquirir las vacunas tanto de Pfizer, como de CanSino y AstraZeneca”.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, añadió: “En México ya tiene la autoridad regulatoria (Cofepris) la solicitud correspondiente (de Pfizer). Lo que muchos suponían imposible ahora es una realidad: la vacunación está por iniciar en diciembre de 2020”.

Mike Ryan, director de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtió que cuando empiece el proceso de vacunación se espera que bajen las cifras globales de muertos, pero no los contagios.

“La vacuna será otra herramienta que tenemos para detener la transmisión, pero no será el fin del virus”, agregó la directora técnica de la OMS contra el COVID-19, María Van Kerkhove, en un encuentro con internautas.

La Secretaría de Salud registra un millón 133 mil 613 contagios acumulados y 107 mil 565 muertes en México por el virus.

El Gobierno pretende vacunar a 20 millones de personas durante el primer trimestre del próximo año. EL INFORMADOR/Archivo

México avanza en plan de vacunación

Cuestionado sobre el plan de vacunación nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que se está revisando “a diario todo lo relacionado. No quiero generar falsas expectativas en un asunto tan delicado. Nos importa mucho tener la vacuna lo más pronto posible. Ya tenemos acuerdos con las farmacéuticas y con Gobiernos de otros países. Vamos bien”.

Agregó que se tiene todo el plan que se aplicará, y precisó que se dará a conocer el próximo martes.

El Presidente explico que se disponen, de entrada, de 20 mil millones de pesos para destinar a este rubro. Y se busca simplificar el proceso ante la autoridad regulatoria (la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios). “Es un asunto de urgencia. Existe la posibilidad de empezar a vacunar a finales de este mes, pues así están pensando otros países, pero no depende de nosotros”.

DATO

Estrategia

El pasado 13 de octubre, el Gobierno de México presentó un ambicioso plan de adquisición de dosis que permitiría vacunar a más 116 millones de personas. De ese paquete, 20 millones se aplicarían durante el primer trimestre de 2021.

OPS

“El fin de la pandemia no está a la vista…”

La Organización Panamericana de la Salud  (OPS) confirma que los países de Latinoamérica podrían comenzar pronto a utilizar una vacuna contra el COVID-19, pero advirtió que, por ahora, “el fin de la pandemia no está a la vista”.

“Hay una expectativa muy positiva de todos, de que sea posible tener en breve las vacunas disponibles para empezar a utilizarlas en los países”, expresó Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS. Sin embargo, alertó, esto no significa que “al otro día vamos a tener vacunas en cantidad suficiente para toda la gente”.

Acentuó que, en un principio, la producción será “muy limitada” y la recomendación es que se vacune primero pensando en salvar las vidas de las personas más vulnerables, como los profesionales de salud, las personas de edad avanzada y los que tienen enfermedades. Luego, en una segunda fase, se comenzaría a utilizar la dosis para controlar la pandemia.

La región de las Américas ha sido una de las más golpeadas por el COVID-19 en todo el mundo. En la última semana se han registrado 1.6 millones de casos nuevos y 22 mil muertes, mientras que en todo noviembre los casos subieron 30% con respecto a octubre, a más de seis millones, de acuerdo con información de la OPS. En las últimas semanas, cada día se registraron nuevos récords en América del Norte.

Ya hay seis países de América Latina que han firmado contratos con el laboratorio Pfizer para adquirir ese biológico, y el resto está en conversaciones, dijo Sharon Castillo, portavoz de esa compañía farmacéutica.

Además de la vacuna de Pfizer hay una decena más que está en proceso de investigación, y algunas, como la producida por Moderna, han solicitado la aprobación de emergencia.

Además de los contratos individuales que cada nación firma con los laboratorios, la OPS alienta la participación en un mecanismo llamado COVAX, en el que se garantiza el acceso a una canasta de dosis para todos los países que quieran participar. Hasta ahora, 27 países de Latinoamérica y el Caribe han comprometido fondos para ese mecanismo.

La vacuna de Moderna tiene la ventaja de poder ser trasladada y conservada en un refrigerador común. AFP/J. Saget

FARMACÉUTICAS

Prometen miles de millones de dosis

Ejecutivos de algunas de las principales farmacéuticas que desarrollan vacunas contra el COVID-19 aseguran que sus compañías serán capaces de producir miles de millones de dosis en el próximo año, si se confirman los buenos resultados de sus ensayos clínicos y obtienen las aprobaciones gubernamentales.

En un encuentro auspiciado por el Foro Económico Mundial, organizador de los tradicionales eventos invernales de líderes en Davos (Suiza), el consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel, aseguró que su firma dispondrá de 20 millones de dosis antes de finales de año, pero en 2021 podrían alcanzar mil millones. 

“No dejamos de ser una empresa pequeña, de mil personas”, recordó el responsable de Moderna, cuya vacuna ha mostrado una efectividad de 94.5% en la última fase de ensayos clínicos.

Bancel recordó que su firma ya ha solicitado  la aprobación para producir en mercados como Estados Unidos, la Unión Europea o Suiza, así como a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y está a la espera de las decisiones al respecto el 17 de diciembre por parte de las autoridades estadounidenses y el 12 de enero por las europeas. 

Aseguró que las aprobaciones podrían iniciarse en apenas 24 horas, y recordó que la vacuna desarrollada por su firma presenta ventajas de distribución y almacenamiento, ya que puede mantenerse hasta 30 días a dos grados en un frigorífico normal.

Por otra parte, el vicepresidente ejecutivo de AstraZeneca, Mene Pangalos, subrayó que la firma podría tener listas tres mil millones de dosis el próximo año. “Esperamos lograr la aprobación en el mayor número de países posible. No sería suficiente si vacunáramos sólo en los países ricos… es necesario que la vacuna llegue a todo el mundo”.

El vicepresidente de Johnson & Johnson, Paul Stoffels, previó que su compañía pueda contar con mil millones de dosis, que a diferencia de las anteriores no ha terminado su tercera y última fase de ensayos clínicos.

Los responsables de las tres farmacéuticas resaltaron que, pese a la competencia de sus compañías por lograr la primera y más eficaz vacuna a la peor pandemia en un siglo, hay una extraordinaria colaboración de la comunidad científica internacional por lograr un “arma” efectiva contra el coronavirus.

Avance. Reino Unido es el primer país que aprueba la vacuna contra el nuevo coronavirus (a la derecha, el primer ministro Boris Johnson). AP/P. Ellis

GUÍA

¿Quién decide si los biológicos son seguros?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. 

¿Cómo saber si es segura?

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus para uso generalizado. Aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo. 

Ésta es la primera pregunta que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento. Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos. El procedimiento requiere comenzar poco a poco y sólo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos. Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40 mil personas en el caso de Pfizer, que se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo. Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se analicen los resultados. Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y se verifican de forma independiente.

Los ensayos se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos. Las pruebas de AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién las aprueba?

Sólo se aprueba una dosis si el regulador gubernamental (en este caso es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido), está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Ahora los controles continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo. 

Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar. En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). 

¿Qué contienen?

Hay muchos biológicos distintos en desarrollo. Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada. Por ejemplo, la dosis de AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado. Pfizer y Moderna usan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm. Estos fragmentos no alteran las células humanas, sólo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad.

Otras inmunizaciones contienen proteínas del coronavirus. 

Los biológicos a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Se enfermará?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades pequeñas. Las dosis no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas. Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas. Eso no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Más de 10 potenciales dosis contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

Sigue #DebateInformador

¿Quiénes deben ser los primeros vacunados contra el virus?

Participa en Twitter en el debate del día @informador

Coronavirus

Temas

Lee También