Martes, 02 de Junio 2020

Coronavirus, llamado de Dios a reflexionar sobre el aborto: obispo

En su sermón del domingo, el obispo de Cuernavaca Ramón Castro arremetió contra la eutanasia, la diversidad sexual y la interrupción del embarazo

Por: SUN

El obispo pidió aprender a interpretar los signos de los tiempos y tener en consideración que Dios está con nosotros en la historia. TWITTER/@ReligionDigit

El obispo pidió aprender a interpretar los signos de los tiempos y tener en consideración que Dios está con nosotros en la historia. TWITTER/@ReligionDigit

El obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, desató una polémica al manifestar que la pandemia del COVID-19 es un grito de Dios para que los seres humanos reflexionen sobre el aborto, la eutanasia y la elección de género de niños.

"La humanidad ha querido jugar a ser Dios y a determinar quién vive"

"La humanidad ha querido jugar a ser Dios y a determinar quién vive. Fíjense en el año pasado, en el 2019, (ocurrieron) 50 millones de abortos en el mundo, y el ser humano a gusto y proclamando su pseudolibertad. Esos son y eran hijos de Dios y los hemos asesinado, y el ser humano como si nada", dijo.

Su mensaje provocó una respuesta airada de la comunidad de la diversidad sexual, cuyos representantes anunciaron que presentarán una queja ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), porque en su opinión el obispo señaló que el coronavirus es una señal divina en respuesta a los abortos y la decisión de las personas a cambiar su identidad de género.

En su homilía del domingo, el jefe de la Iglesia católica en Morelos rechazó la práctica de la eutanasia y citó que en Holanda y Bélgica los padres de familia pueden decidir sobre el fallecimiento de sus hijos para que dejen de sufrir.

Enseguida arremetió contra la diversidad sexual y sostuvo que actualmente los padres de familia permiten que los niños elijan el género que quieren vivir. "Que un niño quiere ser niña y una niña quiere ser niño. Seguramente Dios dice '¿oigan hijos a dónde van? Momentito, momentito soy su papá, y los quiero y los amo, soy misericordioso y se están yendo a un abismo', y nos está gritando y nos dice 'cuidado, hijos' ", pronunció el obispo.

El prelado dijo que el surgimiento del COVID-19 es algo parecido a un paro cardíaco en una persona que cuando se presenta lo golpean duro para que reaccione el corazón. "Yo me pregunto, ¿no será que Dios nos está diciendo: 'oye tienes un paro, déjame golpearte para ver si así reaccionas, hijo mío'? ", expuso.

Castro Castro sostuvo que hay mucha ceguera de la humanidad ante esta pandemia, y pidió aprender a interpretar los signos de los tiempos y tener en consideración que Dios está con nosotros en la historia.

"Lo que nos está sucediendo es lo que nos está hablando. No podemos, no debemos estar ciegos y sordos ante lo que Dios nos está diciendo", dijo.

En su opinión, la crisis que vivimos por el coronavirus es un signo de los tiempos y ahí debemos aprender qué es lo que Dios quiere decir. "Dios está pasando", agregó, "nos está diciendo, hablando, por lo tanto, hay que abrir el oído y los ojos para oír y ver lo que Dios me quiere decir".

"Hoy toda la humanidad, todos estamos igualitos, se está deteniendo la humanidad. Si alguien nos hubiera dicho 'hey, deténganse a reflexionar', nadie hace caso, pero ante esto queramos o no nos detenemos", aseveró.  

"Muchos países ya están obligados por ley a detenerse Europa, Estados Unidos, China, todo esta cerrado menos las farmacias y los mercados y ahí todos tienen que obedecer, sea quien sea, tengas o no dinero", dijo Casto Castro, y anunció que esta sería la última misa con la participación del pueblo. Las siguientes serían vía redes sociales.

JM

Coronavirus

Temas

Lee También