Martes, 26 de Enero 2021

Violencia política afecta a alcaldesas de la metrópoli

María Elena Limón y Adriana Cortés son sólo dos testimonios de funcionarias violentadas. En los comicios próximos se estrenan reformas que buscan prevenir y sancionar esa práctica
 

Por: Evelyn Olvera

ANTECEDENTE. En 2015, María Elena Limón se convirtió en la primera mujer en gobernar un municipio de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

ANTECEDENTE. En 2015, María Elena Limón se convirtió en la primera mujer en gobernar un municipio de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Pasaron 471 años desde la Fundación de Guadalajara y, finalmente, en 2015, una mujer fue electa para gobernar uno de los municipios más importantes de Jalisco: Tlaquepaque. Tres años después, otra mujer ganó la elección en Juanacatlán y hoy son dos las alcaldesas en el Área Metropolitana de Guadalajara: María Elena Limón y Adriana Cortés González, respectivamente.

A pesar de que ha crecido la presencia femenina en la esfera pública y en cargos de poder, las mujeres aún tienen que enfrentar condiciones de inferioridad y violencia política, pues se les juzga por su apariencia física, su manera de hablar, su estado civil o su atuendo, dejando de lado su formación profesional.

En la elección pasada hubo casos notorios en contra de legisladoras, presidentas municipales y consejeras electorales, entre otras mujeres que aspiraron a cargos públicos. Por ello, combatir este delito de cara a los comicios de 2021 se mantiene como el reto principal.

María Elena Limón, alcaldesa de Tlaquepaque desde hace cinco años, reconoce que ha sido víctima de violencia política en numerosas ocasiones, lo que le ha implicado un doble esfuerzo para aspirar a cargos de poder político y defender el trabajo que realiza desde la función pública.

"No una, sino muchas veces de manera permanente desde el inicio de mi carrera política. Los adversarios siempre han ejercido violencia política tratando de amedrentarme y presionar con lo que ellos consideran que puede dañar la autoestima, metiéndose en asuntos personales como el color de tu cabello, si eres delgada o tienes sobrepeso. Siempre tratan de provocarnos miedo".

Por su parte, Adriana Cortés González, presidenta municipal de Juanacatlán, admite que, en su experiencia, el trato que recibe de los ciudadanos es distinto al que el que le dan a sus compañeros políticos, pues nota que a las mujeres que ocupan cargos públicos importantes, la gente las sigue viendo “inferiores”.

Ejercer violencia política en contra de funcionarias ya es un delito sancionado con hasta siete años de prisión, pero la elección intermedia tiene como particularidad que allí se estrenarán las reformas a siete leyes para prevenir, erradicar y sancionar la violencia política de género, y los órganos encargados de su desarrollo deberán atender denuncias y castigar agresiones.

CLAVES

Los cambios en la legislación federal

Reforma

En marzo pasado, la Cámara de Senadores aprobó reformar siete leyes para garantizar la paridad de género en el Poder Judicial de la Federación y erradicar la violencia política de género a través de procedimientos electorales.

Pesquisas  

Los órganos jurisdiccionales del Poder Judicial de la Federación deben integrarse “en estricto apego al principio de paridad de género” y la Fiscalía General de la República (FGR) debe tener una Base Estadística de Violencia Política contra las Mujeres.

Castigo

En lo aprobado, se establece la definición de Violencia Política de Género (VPG), lo cual era importante para su tipificación. Así, quienes ejerzan esta violencia podrán ser sancionados por la vía penal, electoral y de responsabilidades administrativas.

Antecedente

Los futuros candidatos a ocupar cargos públicos no deberán tener antecedentes por este delito y la propaganda política-electoral deberá abstenerse de tener expresiones que discriminen o que constituyan actos de VPG.

Advertencia

Los partidos políticos, aspirantes, precandidatos o candidatos podrán quedarse sin registro en caso de incurrir en este delito, y a los partidos se les podrá quitar hasta la mitad de las ministraciones del financiamiento público. También se reitera la paridad en la elección e integración de ayuntamientos.

LA VOZ DEL EXPERTO

Alejandra Cartagena (vicecoordinadora de Cladem)

“Creen que debemos estar metidas en nuestras casas”

A pesar de que existe una legislación que obliga a que haya 50% de mujeres en el Senado y en los congresos, todavía son muy pocas las presidentas municipales, gobernadoras, ministras y magistradas en México, dijo Alejandra Cartagena, vicecoordinadora del Comité para América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem).

En su opinión, esto es grave porque quienes sí llegan a ocupar un cargo importante sufren violencia política de género. “Vivimos en una sociedad completamente machista, patriarcal, donde se cree que las mujeres debemos estar en el espacio privado, en nuestras casas. Entonces, cuando salimos a trabajar y alcanzamos estos puestos tan importantes de tomas de decisiones, por supuesto que nos hacen a un lado”, destacó.

En Jalisco, añadió, sólo hay 24 alcaldesas de un total de 125 municipios, lo que demuestra que “a las mujeres nos siguen negando esos espacios de toma de decisiones que son tan importantes, y en donde podemos estar de manera efectiva. La violencia política es muy clara”.

De hecho, recordó que se han registrado ciertos procesos en donde si bien se postula a una mujer, cuando ella triunfa se le obliga a renunciar. “Queda su esposo, su compañero, su amigo… incluso hasta sus hijos, pero las quitan a ellas. Solamente es una simulación para decir que están cumpliendo con la cuota de paridad”. 

CASO EN HIDALGO

La vida privadade Xóchitl Gálvez

En la sesión en donde se aprobaron los cambios, la senadora del Partido Acción Nacional (PAN), Xóchitl Gálvez, compartió que cuando fue candidata a gobernadora de Hidalgo, una plaza pública de esa Entidad amaneció repleta de propaganda que hacía referencia a su vida sexual. “Entonces no supe qué hacer, como tampoco supe qué hacer cuando, en el primer semestre de la ingeniería, un maestro me tocó las piernas sin mi consentimiento. Sólo pude decir que tendrían a una gobernadora con una vida sexual sana”, recordó.

Se pone en tela de juicio la vida personal de las mujeres para, de esta manera, decir que no tienen capacidad para esos cargos. A los hombres no les preguntan si son casados o divorciados, si tienen hijos fuera del matrimonio, y a nosotras sí 

-Alejandra Cartagena, vicecoordinadora de Cladem

  • Adriana Cortés

 

“Me descalificaron porque era divorciada”

María Elena Limón, presidenta del municipio de Tlaquepaque, comparte que en comicios pasados, cuando buscó ser electa en ese mismo cargo por primera vez, su partido en ese entonces la eliminó bajo un argumento machista, lo cual quedó asentado en las notas periodísticas que publicaron medios locales desde 2003.

“En ese tiempo yo quería ser alcaldesa de mi municipio, me inscribí en la preelección de los candidatos y me descalificaron porque era divorciada. Creo que tenemos que trabajarle mucho más las mujeres, con más convicción, inteligencia, fortaleza, carácter porque la desigualdad sí es enorme”.

Reconoce que "es un ambiente donde el machismo y el paternalismo han dominado, en donde ha existido siempre la descalificación sin argumentos y donde lo que buscan muchas veces los hombres es el poder por el poder. Lo que hacen es demeritar a las mujeres que buscan una posición para el servicio de los demás a partir de cuestiones personales y no profesionales, y creo que esto es un juego sucio".

“A mí me han dicho: Usted cállese”

María Elena Limón señala que el trato preferencial hacia los hombres continúa en el ámbito de la política, Dice que muchos de ellos ni siquiera aceptan las instrucciones de una mujer.

En algunos círculos de poder los hombres se identifican como un grupo cerrado donde no admiten a las mujeres como una parte importante para la toma de decisiones. Tal vez lo harán como protegiéndose, esperando que las mujeres aceptemos sus opiniones, pero como instrucciones, no aceptan que una mujer opine porque ellos necesitan que sus opiniones nosotras las acatemos”.

La alcaldesa reconoce que la violencia política se ha presentado en su carrera en ejemplos como la subestimación de sus opiniones.

“Incluso me he encontrado ante situaciones en las que veladamente me han querido callar. A mí me han dicho ‘usted cállese’. O también posponen darme la palabra cuando yo quiero hablar pues dan preferencia a los hombres. Eso es porque el machismo minimiza las capacidades de las mujeres sólo por el hecho de ser mujeres”.

“No me ven ni a los ojos”

La alcaldesa de Juanacatlán, Adriana Cortés González,  refiere que aunque se supone que por ley debe haber igualdad, en tomas de decisiones hay discrepancias, y lo nota principalmente en la ciudadanía.

"Uno de los principales obstáculos que yo he tenido es la aceptación. Vivo esa fase porque yo lo noto con algunos ciudadanos que no me ven ni a los ojos. A veces las personas, por ser mujer, dan por hecho las cosas. Mucha gente te ve pero no te toma como la presidenta. Vienen  y se ponen más agresivos, cuando tomas una determinación te dicen que '¿por qué? si tú eres mujer y tú comprendes', pues yo comprendo, y soy mujer, pero no por eso tengo que acceder a todo".

POR UN CAMBIO. La alcaldesa de Juanacatlán, Adriana Cortés, afirma que las mujeres en la política deben posicionarse y cambiar la lógica de que las decisiones las toman únicamente los hombres. ESPECIAL

Coincide en que las mujeres deben trabajar aún más duro que los hombres para obtener oportunidades, pues dice que aunque en la ley debe haber igualdad, en las toma de decisiones hay discrepancias.

“Tenemos que posicionarnos, empoderarnos y cuando lo logremos eso va a cambiar. Tenemos toda la capacidad, habilidad y conocimiento para llevar a cabo un puesto público, pero al que no todas nos animamos a este paso por la cultura de la familia, del qué dirán, si puedo o no puedo”.

Hace falta que más mujeres se involucren en los temas políticos, dice. “Yo por mi profesión de enfermera llevaba una forma distinta de hablar. Falta especificación, estar interesadas en todos los temas. Falta que las mujeres nos animemos a dar ese paso”.

JL

Temas

Lee También