Miércoles, 28 de Octubre 2020

Vinculan a proceso a agente que mató a mujer en choque

Aunque se concedió prisión preventiva justificada por un año y seis meses para la investigación, la familia de la víctima podría llegar a un acuerdo reparatorio

Por: Sergio Blanco

Oliver Hernández, abogado de las víctimas explica que uno de los peritajes, el de causalidad vial, determinó que el 21 de diciembre José Guadalupe “N” viajaba por la carretera a Zapotlanejo a 103.18 kilómetros por hora en una zona con un límite máximo de 60 kilómetros por hora, a la altura del cruce donde ocurrió el percance, en avenida Camino Real. EL INFORMADOR/ S. Blanco

Oliver Hernández, abogado de las víctimas explica que uno de los peritajes, el de causalidad vial, determinó que el 21 de diciembre José Guadalupe “N” viajaba por la carretera a Zapotlanejo a 103.18 kilómetros por hora en una zona con un límite máximo de 60 kilómetros por hora, a la altura del cruce donde ocurrió el percance, en avenida Camino Real. EL INFORMADOR/ S. Blanco

El Ministerio Público de la Fiscalía de Jalisco logró que fuera vinculado a proceso el policía investigador que provocó la muerte de una mujer el pasado 21 de diciembre tras chocar la camioneta en la que viajaba en contra de tres vehículos en Zapotlanejo.

El juez Segundo de Control y Oralidad, Juan José Rodríguez Velarde, concedió prisión preventiva justificada por un año, además de seis meses para la investigación complementaria.

Sin embargo, la familia de la víctima, Patricia Vargas Ramírez, aún no descarta llegar a un acuerdo reparatorio. De aceptarlo, el juicio concluiría de manera anticipada con la libertad del imputado, José Guadalupe “N”. 

El pasado martes dio inicio la audiencia en contra del policía investigador, donde se formuló la imputación por los delitos de homicidio culposo a título grave, lesiones culposas contra cuatro personas y daño a las cosas por los tres vehículos, que ascendía a más de 120 mil pesos.

La defensa solicitó que la vinculación a proceso se difiriera a 144 horas, por lo que se reanudó la audiencia este viernes. También había pedido la representación legal del acusado que se presentaran tres peritos forenses a testificar, quienes habían realizado los dictámenes que se tomaron como prueba de los delitos.

Uno de los peritajes, el de causalidad vial, determinó que el 21 de diciembre José Guadalupe “N” viajaba por la carretera a Zapotlanejo a 103.18 kilómetros por hora en una zona con un límite máximo de 60 kilómetros por hora, a la altura del cruce donde ocurrió el percance, en avenida Camino Real.

También reveló que en la zona había señales de cruce de estudiantes y de la existencia de un centro comercial. Tanto la velocidad, como el haber chocado en una zona concurrida y de cruce escolar son tomados como agravantes en los delitos culposos, según el Código Penal del Estado.

Otro peritaje determinó que la alcoholemia de José Guadalupe “N” había arrojado negativo, aunque se aclaró que la muestra fue tomada nueve horas después del hecho vial, a las cinco de la mañana del día 22 de diciembre.

La defensa había manifestado la necesidad de que los peritos testificaran, pero al inicio de la audiencia el juez informó que no se habían presentado, por lo que se ordenó que fueran sancionados.

Los abogados del imputado trataron entonces de desacreditar la alcoholemia, pero finalmente se tomó también como agravante en la comisión del delito, informó el abogado de las víctimas indirectas, Oliver Hernández.  

“En el tema de la alcoholemia había una negativa por parte del detenido, alrededor de la una de la mañana tenía nombrada a una defensora pública, la cual acompañada con el perito en toxicología estaban listos para el extraído de fluidos donde hubo una negativa de él, eso lo sanciona la ley penal en tomarlo como positivo”.

De este modo, aunque se haya tomado la muestra hasta las cinco de la mañana, la negativa al estar presente su defensor derivó en que se admitiera como un agravante más, lo que se reforzó con una decena de testimonios donde indicaban que, al momento del accidente, José Guadalupe “N” olía a alcohol y no podía articular palabras.

Tras vincularlo a proceso con todos estos agravantes, la defensa pidió al juez que no se decretara prisión preventiva justificada, lo cual negó el juez puesto que  durante la detención del sujeto, éste trató en todo el tiempo obstaculizar la justicia al quitarle las placas a su camioneta con ayuda de otros compañeros, se cambió de ropa, se negó firmar su lectura de derechos y evadió la prueba de alcoholemia a tiempo.

Todos estos elementos fueron suficientes para ordenar prisión preventiva por un año de manera justificada puesto que sí tuvo la voluntad de entorpecer su proceso.

NM

Temas

Lee También