Jueves, 24 de Septiembre 2020

Víctimas de abusos de autoridades impulsan foro de seguridad

Los jóvenes exigen que se desmantelen las jaulas donde se les retuvo ilegalmente

Por: Sergio Blanco

"Los hechos que vimos el 4, 5 y 6 de junio nos confirman la existencia de problemas estructurales que deben ser atendidos", señalan. EL INFORMADOR/ARCHIVO

Tras los hechos ocurridos durante las protestas del 4, 5 y 6 de junio pasados, donde hubo actos de represión en contra de los manifestantes, este sábado iniciaron trabajos del foro Construcción de Paz, Seguridad Ciudadana y Reforma Policial, impulsado por víctimas y con la participación del Gobierno del Estado.

“Decidimos agruparnos en el colectivo Somos 4, 5 y 6 porque somos sobrevivientes de abusos policiales, desaparición forzada, amenazas de muerte y torturas, en hechos todavía no clarificados del todo”, sentenció Luis, uno de los integrantes que expuso los motivos y objetivos de la organización.

El joven señaló que lo ocurrido durante las protestas evidenció lo que no funciona en las instituciones de seguridad. Aclaró que el foro no busca señalar ni eximir a nadie de su actuar ilegal, sino encontrar puntos en común.

“Repudiamos que la gente sea lastimada, maltratada o desaparecida al manifestar una inconformidad y exigimos que se desmantelen las jaulas donde nos retuvieron ilegalmente. La garantía de no repetición es fundamental para nuestra causa”.

En la primera parte del foro participó Daniel Zapico Alonso, oficial de Derechos Humanos de la ONU-DH México, quien señaló las principales circunstancias que considera han provocado situaciones como el asesinato de Giovanni López, privaciones de la libertad de manifestantes y la inseguridad general que se vive en Jalisco.

“No hablamos únicamente de problemas relacionados con la responsabilidad individual de algunas personas en concreto —que por supuesto deben rendir cuentas—, sino del reflejo de importantes problemas estructurales. Los hechos que vimos el 4, 5 y 6 de junio nos confirman la existencia de problemas estructurales que deben ser atendidos”.

Uno de ellos es la falta de respeto a los derechos humanos, que tiene relación directa con el aumento de la inseguridad, pues se ha visto en otras épocas que cuando suben las violaciones aumentan los delitos. No hay seguridad sin derechos humanos, insistió.

También está el abuso de la prisión preventiva oficiosa, que sustituye para las autoridades la obligación de llevar a cabo una verdadera investigación. 

Otro factor es la profesionalización y dignificación de las fuerzas policiales, así como garantizar los recursos, mejorar los procesos de selección y reconocer a los integrantes de las corporaciones.

Esto va a la par de la eliminación de la tortura, un mal que poco se denuncia y menos se sanciona. “Un reto relevante para erradicarla es superar la tolerancia social por la misma. Muchas veces se tolera sobre la base de la presunta responsabilidad o maldad de la persona torturada”.

Zapico también destacó que las desapariciones son una de las violaciones que más dolor generan a las víctimas, problema que data desde los años 70.

“Tal vez, la impunidad de esas graves violaciones cometidas por agentes del estado expliquen la extensión de las desapariciones en México desde el 2006 hasta alcanzar las más de 74 mil 470 personas que al día de hoy permanecen desaparecidas, más de 10 mil 200 de ellas en el estado de Jalisco”.

Erradicar el fenómeno requiere una prevención efectiva, búsqueda inmediata tras la denuncia de los casos y atender la crisis forense. 

El gobernador aseguró que tomará en serio las propuestas e iniciativas que surjan durante los foros, que continuarán jueves y sábados hasta el 3 de octubre.

NR

Temas

Lee También