Domingo, 14 de Abril 2024

Zapopan cuenta con un perro policía cibernético

Los robots modelo GO2 se usará para acceder a lugares potencialmente peligrosos antes de la intervención humana o canina; se espera que entren en operación en un mes

Por: Rubí Bobadilla

Eduardo Bustamante, policía segundo de la Comisaría de Zapopan, está a cargo del “Oficial Perrón”, el robot cuadrúpedo. EL INFORMADOR/A. Navarro

Eduardo Bustamante, policía segundo de la Comisaría de Zapopan, está a cargo del “Oficial Perrón”, el robot cuadrúpedo. EL INFORMADOR/A. Navarro

Como una más de sus estrategias basadas en el uso de la tecnología, la Comisaría de Zapopan se perfila para ser la primera Policía municipal de la Entidad, y posiblemente del país, en contar con un perro robotizado para el cumplimiento de diversas funciones de vigilancia, búsqueda y rescate y de proximidad social.

Se trata de un robot modelo GO2, el cual luce y camina como un can real, con la diferencia de que está altamente equipado para apoyar en las funciones de seguridad pública de la comisaría, como parte del aprovechamiento de la tecnología aplicada para este fin, convirtiéndose así en la primera policía municipal de Jalisco, “y muy probablemente del país”, en contar con un dispositivo similar, explicó el comisario de Zapopan, Jorge Arizpe.

 

El perro robot lleva el nombre de “Perrón”, el cual fue elegido por los niños de Zapopan a partir de una encuesta realizada durante el periodo de pruebas, en el cual se llevó a distintas escuelas del municipio para conocer la reacción de los alumnos. “Ganó la palabra ‘Perrón’ porque yo pienso que la gente cuando lo veía decía ‘está perrón’ y ese nombre quedó”, bromeó el comisario.

Arizpe García explicó que el robot fue adquirido en etapa de prueba hace algunas semanas, a partir de haber identificado la necesidad de contar con un equipo que pudiera ingresar a lugares de riesgo para los policías en campo, específicamente, el ataque con minas terrestres (explosivos bajo tierra) ocurrido el pasado 11 de julio en Tlajomulco, que cobró la vida de cuatro policías y dos personas civiles, tras un falso reporte del hallazgo de restos humanos en un predio cercano a la cabecera municipal.

“Entre sus características está que cuenta con sensores de movimiento y de metales, magnetismo y otros sensores para navegación autónoma. Va a estar equipado con ocho cámaras de visión, cubriendo así los 360 grados a su alrededor y contará también con geolocalización GPS”, destacó el comisario.

 

Por ello es que se optó por la adquisición de este equipo, que está a punto de ser aprobada por el Cabildo de Zapopan, con un costo de entre 320 mil y 350 mil pesos por “perro robot”, incluyendo todos sus aditamentos, con la compra de dos dispositivos que se prevé “se sumen a las filas de la comisaría municipal en máximo un mes”.

El robot se suma al protocolo zapopano de búsqueda de personas

Fue la noche del 11 de julio del año pasado cuando murieron cuatro policías y dos personas civiles tras una trampa tendida por criminales para atraerles con la excusa del hallazgo de restos humanos en lo que podría ser una fosa encontrada a metros de la cabecera municipal de Tlajomulco, a partir de lo cual se suspendieron los apoyos de las autoridades ante “denuncias falsas” de este tipo.

A finales de noviembre, el Gobierno de Jalisco presentó un nuevo protocolo de acción ante este tipo de situaciones, entre lo cual se estableció la necesidad de descartar la presencia de riesgos (entre ellos explosivos), antes de ingresar a los predios, y fue precisamente ante esta recomendación que la Policía de Zapopan decidió implementar la participación de un perro robot para evitar poner en riesgo las vidas humanas de policías y de las familias en búsqueda, explicó Eduardo Bustamante, policía segundo de la Comisaría de Zapopan a cargo del “Oficial Perrón”, el robot cuadrúpedo.

“Siempre ha sido muy importante dotar a la Policía de Zapopan con la mejor tecnología a la que se pueda tener acceso. En este caso vimos que necesitábamos cubrir un área donde existe un riesgo para la Policía al atender ciertos reportes en campo. Debido a eso, nos pusimos a trabajar en cómo podríamos garantizar la seguridad de los elementos”, aseveró el oficial.

El protocolo, dijo, consiste en que, en el caso del reporte de una fosa clandestina o alguna otra situación en campo abierto, antes de ingresar se sobrevuela un dron para garantizar que no hay riesgos visibles en el lugar, y una vez garantizado esto, entra el robot cuadrúpedo a analizar, a través de sus cámaras 360 y de sensores especiales para detectar artefactos anómalos, entre ellos posibles explosivos.

“Si el robot canino ya ingresó y no localizó nada, ahora sí ya con mayor seguridad entra nuestro binomio canino, un perro real con su manejador experto en explosivos. Y una vez que él ya hace el recorrido por el ingreso seguro que le marcó previamente el robot cuadrúpedo, ya podríamos decir que el área es segura y se puede actuar con mayor seguridad, pueden ya ingresar los peritos, ministerios públicos, nosotros, los elementos que vamos a procesar el lugar, incluso los colectivos de búsqueda”, explicó el oficial.

Finalmente, gracias a sus características y aditamentos, el “Perrón” también puede subir y bajar escaleras, caminar por terrenos sinuosos y hasta quitar obstáculos de su camino o abrir puertas, gracias a un brazo robótico adicional que se coloca al frente del mismo.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones