Martes, 02 de Junio 2020

Retrasan la instalación de 700 centros de recarga; sufren usuarios del transporte público

El Gobernador aduce un problema en el fideicomiso que impidió la instalación de las máquinas en abril, y aseguró que esta semana se instalarán algunos

Por: El Informador

La recarga de tarjetas “Mi Movilidad” es medular en la operación del sistema

La recarga de tarjetas “Mi Movilidad” es medular en la operación del sistema "ruta-empresa". EL INFORMADOR/Archivo

Luego de que el Gobierno del Estado prometiera que para el mes de abril, todas las rutas de transporte público serían parte del nuevo modelo de transporte y los usuarios podrían recargar sus tarjetas “Mi Movilidad” en 700 nuevos centros de recarga, los ciudadanos siguen a la espera. 

La señora Rosaura toma todos los días el camión rumbo a Puente Grande. Cada mañana puede esperar entre 15 y 45 minutos para abordarlo, pero el problema más grande para ella es “conseguir cambio”.  

Rosaura podría gastar 20 pesos en pagar su transporte diariamente y debido a que no siempre trae cambio, compra una botella de agua, un dulce o algo con lo que pueda conseguir cambio para los pasajes.  

“No solo es dar los 10 pesos porque no tengo los nueve con 50 centavos y no me va a dar cambio la máquina, también es porque compro cosas que ni quiero ni necesito”, mencionó.

Rosaura tiene una tarjeta de “Mi Movilidad” pero dijo que no suele recargar. “Yo me voy temprano y regreso tarde, en la mañana no alcanzo a ir a recargar a alguno de los puntos, en la noche me da pendiente y mejor lo pospongo”.

Respecto al atraso, la respuesta que otorgó el gobernador del Estado es que “hubo un problema que resolver en el Fideicomiso” y aseguró que en el transcurso de esta semana se instalarán algunos de los 700 puntos de recarga que contempla el proyecto.  

Laura, otra usuaria de transporte público, expresa que al vivir en colonias lejanas, la idea de acceder a una recarga en un punto cercano a su hogar resulta un poco fantasioso. “Soy de Oblatos y lo que hacemos es que, si sé que alguien de mi familia va a ir a tomar el Tren Ligero o el Macrobús,  le damos la tarjeta para que lo recargue, pero como tampoco el dinero sobra, le damos a lo mucho 50 pesos y eso en dos días se nos acaba. Por eso a veces mejor la guardo para cuando sea una emergencia”. 

Temas

Lee También