Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 14 de Diciembre 2019

Muere el ex gobernador Guillermo Cosío Vidaurri

Muere por un paro respiratorio, a consecuencia de una neumonía tras contraer dengue hace un mes

Por: El Informador

El ex mandatario estatal cumplió 90 años el pasado 4 de septiembre, y desde hace un mes se informó que había contraído dengue. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El ex mandatario estatal cumplió 90 años el pasado 4 de septiembre, y desde hace un mes se informó que había contraído dengue. EL INFORMADOR / ARCHIVO

A sus 90 años de edad, la mañana de este miércoles fue reportado el fallecimiento del ex gobernador de Jalisco, Guillermo Cosío Vidaurri, quien asumió ese cargo desde el 1 de marzo 1989 hasta el 30 de abril de 1992, cuando envió una carta al Congreso del Estado para pedir licencia.   

Cosío Vidaurri murió poco después de las 07:20 horas de este miércoles a consecuencia de un paro respiratorio, resultado de las complicaciones de una neumonía que padecía desde hace dos semanas, enfermedad que contrajo después de que se contagió de dengue hace aproximadamente un mes.  

Desde el 31 de octubre había sido hospitalizado y se le mantuvo en terapia intensiva. Aunque se esperaba que mejorara, eso no ocurrió.  

Guillermo Cosío Vidaurri, quien pertenecía al Partido Revolucionario Institucional, fue antes presidente municipal de Guadalajara entre 1971 y 1973; posteriormente, diputado federal de 1976 a 1979; y secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en 1981.   

Sin embargo, es recordado por ser el gobernador de Jalisco cuando ocurrieron las explosiones del 22 de abril de 1992, en el Sector Reforma de Guadalajara.

Durante el trienio que estuvo al frente del Gobierno del Estado, fue criticado por señalamientos de presuntas irregularidades en su gestión, que incluían el favorecer a amigos y familiares, lo que derivó en la intención del Partido de la Revolución Democrática y del Partido Acción Nacional de promover un juicio político.    

Ante esto, dio inicio una campaña en medios donde familiares, amigos y sindicatos manifestaban su apoyo hacia el gobernador, quien hizo expresa su intención de no renunciar por voluntad propia.   

Durante su tercer informe de gobierno, el 15 de marzo de 1996, Cosío Vidaurri rechazó los señalamientos que arrastraba en esos años.  

"No me ha guiado en mi labor ninguna actitud mezquina. Si en el ejercicio del cargo se han cometido errores o se ha omitido atender algún renglón de la administración, ello ha sido sin que medie dolo y sin que existan malsanas intenciones", declaró ante el Congreso.

"Soy consciente de que como ser humano estoy sujeto a fallas, pero ante ello debo afirmar, por mi honor, que nunca he actuado, ni actuaré pensando en intereses particulares o beneficios personales. Quienes me conocen desde siembre saben cuál ha sido mi conducta y pueden tener la seguridad que de ella no me he apartado un ápice", agregó.   

"Por eso, ahora, frente a este Honorable Poder Legislativo, deseo dejar en claro mi pleno sometimiento a cualquier acción que pudiese plantearse válidamente en contra mía como resultado de mi actuar al frente de gobierno estatal, ya que a lo único que aspiro en mi caso por este elevado cargo es a no defraudar a quienes confiaron y a no mancillar con mis acciones el nombre de mis antepasados y mucho menos el de mis descendientes".   

Una semana después, el 22 de abril, ocurrieron las explosiones en el Sector Reforma que destruyeron ocho kilómetros de calles en el barrio de Analco, principalmente la calle Gante, hecho que dejó 212 personas fallecidas, 69 más desaparecidas y mil 800 lesionadas.   

Fueron casi dos mil viviendas, comercios y escuelas las resultaron dañadas, además de 600 vehículos. Este hecho aumentó la presión social contra Cosío Vidaurri para que dejara su puesto.   

Así, el 30 de abril de 1992 a las 21:30 horas, Cosío Vidaurri presentó al Congreso una solicitud de licencia, misma que fue aprobada por mayoría tras dos horas de sesión extraordinaria.   

En su solicitud, aludió su decisión a una campaña de desestabilización y de "ataques sistemáticos" que motivaron su decisión de separarse del cargo. "Rechazo por falsas y calumniosas todas las imputaciones dolosas e interesadas de que fui objeto en el transcurso de los últimos meses", expuso en el documento.   

Destacó que dejaba el cargo por las "condiciones imperantes" y a que su permanencia en el poder podría "romper la armonía y la unidad" en Jalisco. No obstante, no mencionó a las explosiones del 22 de abril como la causa de su salida.

Políticos lamentan su fallecimiento 

Alejandro Moreno, presidente nacional del PRI, emitió un mensaje en el que lamentó el fallecimiento del Cosío Vidaurri. En su cuenta de Twitter escribió: "Me uno a la pena que embarga a los familiares y amigos del exgobernador de Jalisco, Guillermo Cosío Vidaurri, por su sensible fallecimiento, un gran priista que trabajó fuerte por el país. Les envío mis condolencias y un fraterno abrazo".

El alcalde de Zapopan, Pablo Lemus envío sus condolencias a los familiares y amigos del ex gobernador.

Algo similar hizo el ex delegado del Gobierno federal, Carlos Lomelí, quién también envío su pésame a familiares por la sensible pérdida.

Otros personajes de la política también se manifestaron ante el deceso de Guillermo Cosío Vidaurri, como Héctor Pizano Ramos, Eduardo Almaguer, Carolina Viggiano, entre otros.

OA

Temas

Lee También