Martes, 20 de Abril 2021

Las curiosidades de Plaza del Sol

Detrás de una historia llena de éxitos suele haber una serie de detalles desconocidos

Por: César Cerda

El concepto. En aquel entonces no existía el concepto de centro comercial. EL INFORMADOR

El concepto. En aquel entonces no existía el concepto de centro comercial. EL INFORMADOR

Corría el final de la década de los 60, noviembre de 1969 para ser precisos, cuando a las entonces afueras de la ciudad se abrió un concepto que era novedoso en aquella época. Y es que varios almacenes decidieron aliarse y ubicarse en conjunto en un mismo sitio para así estar más al alcance de sus potenciales clientes. A este concepto se le denominó Plaza del Sol.

El pronóstico del concepto de Plaza del Sol no era alentador, era incluso adverso, pero con el tiempo el ahora centro comercial se convirtió en un punto de reunión y hasta esparcimiento para las familias tapatías, logrando no solo mantenerse, sino prosperar para convertirse en un importante lugar en nuestra cultura cotidiana local, hasta la fecha.

Pero detrás de todo éxito hay detalles que suelen ser poco conocidos, y aunque parezcan irrelevantes, pueden contar un poco mejor la historia que llevó a Plaza del Sol a ser lo que hoy bien conocemos y que sigue teniendo un arraigo importante para muchas personas.

EL INFORMADOR

Influencia en el diseño. El proyecto ejecutivo fue designado al arquitecto Alejandro Zohn, quien realizó diversos viajes a Estados Unidos para inspirar el diseño de Plaza del Sol al estilo de los mall estadounidenses. Zohn contaba con la experiencia de realizar otros emblemáticos símbolos arquitectónicos de la ciudad, como el Mercado Libertad o el Mercado de San Juan de Dios y la Concha Acústica, escenario principalmente destinado a presentaciones musicales que se encuentra en las instalaciones del Parque Agua Azul.

EL INFORMADOR

El concepto. En aquel entonces no existía el concepto de centro comercial, por lo que Plaza del Sol, como su nombre lo indica, comenzó como una plaza, un espacio público a cielo abierto que sirve como un sitio de reencuentro y reunión. La idea revolucionaria en nuestra ciudad fue el incluir diversos comercios en este espacio, para que los visitantes accedieran de manera sencilla a sus compras diarias todo concentrado en el mismo sitio, disminuyendo los esfuerzos y volviéndose una alternativa versátil y al alcance de la mayoría.

EL INFORMADOR

Crecimiento. El éxito de Plaza del Sol ha sido tal, que de los doce fundadores pasaron a reunir 277 negocios distintos en la actualidad. Hoy en día se ofrecen servicios diferentes, desde comida y restaurantes, hasta grandes tiendas de ropa, bancos, muebles, abarrotes, regalos, tiendas deportivas, de mascotas y servicios como telefonía e internet, todo distribuido en trece zonas diferentes y dos plantas, con amenidades varias, como sanitarios, cajeros automáticos y servicio automatizado de pago de estacionamientos, por mencionar algunas.

EL INFORMADOR

Doce fundadores. La iniciativa de crear Plaza del Sol surge de la comunión de doce familias diferentes, todas con negocios distintos, pero con la premisa de conjuntarse en un espacio para ofrecer diversos servicios en un solo lugar. Desde mueblerías, almacenes, farmacias (droguerías) y negocios de comida. A esta alianza se le conoció en aquel entonces como Centros Comerciales de Guadalajara.

EL INFORMADOR

La primera. En Jalisco no existía antecedente de lo que fue Plaza del Sol. Los clientes tenían que ir a diferentes almacenes para hacer sus compras cotidianas, y normalmente hacían más de una visita a diferentes puntos de la ciudad. Plaza del Sol fue el primer centro comercial del Estado, y en algunos datos aparece como el tercer centro comercial del mundo y la segunda plaza del país, pues su apertura se dio un mes después que una famosa plaza en la Ciudad de México.

EL INFORMADOR

El más grande. Poco a poco fueron apareciendo más y más centros comerciales en nuestra ciudad, pero Plaza del Sol prevalece como el de más importancia. Todavía está considerado como un centro comercial referente en México y se ha sabido adaptar por fuera y por dentro a los tiempos modernos. Una característica que ha dado mucho de que hablar sobre Plaza del Sol, es que no cuenta con cines en sus instalaciones, algo que otros recintos consideran clave para la atracción de clientes, en este centro comercial su misma esencia la ha hecho un propio imán de compradores y visitantes locales, nacionales y extranjeros, además de contar con una ubicación privilegiada en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

EL INFORMADOR

Un toque de arte. Desde hace casi un lustro, Plaza del Sol renovó las fuentes que adornan la plaza, para ello echaron mano del talento de Alejandro Colunga, quien montó una obra de esculturas, como “Los Magos del Sol” y esferas de cantera y bronce para mejorar la apariencia de las instalaciones del centro comercial más antiguo de Jalisco y uno de los primeros en América Latina. El paso de los años solo ha acrecentado la valuación que tienen los tapatíos de Plaza del Sol, pues este centro comercial ha sabido adaptarse a las épocas, creando un espacio atemporal, pero lleno de significado para miles de tapatíos, que sin duda alguna más de uno podría contar una historia relacionada al centro comercial más importante de la historia local.

EL INFORMADOR

Tradición. Año con año, este centro comercial se distingue por la forma original de celebrar las fiestas decembrinas, por ello, y para no perder una bonita costumbre en Guadalajara, desde este fin de semana el público puede disfrutar del enorme Árbol de Navidad que se coloca al centro de Plaza del Sol, el cual porta orgulloso el emblema de los 50 años del recinto comercial así como bastantes decoraciones de temporada. Igualmente, asistir al encendido de este árbol navideño es una de las actividades tradicionales de miles de familias tapatías que han disfrutado de las luces y la magia de esta época a lo largo de los años en este centro comercial.

Tapatío

Temas

Lee También