Jueves, 01 de Diciembre 2022

Presentan queja ante la CEDHJ por suministro de medicamento falso

Más de 70 pacientes se manifestaron afuera de la CEDHJ debido a que, aseguran, el IMSS entregó 10 mil cajas del medicamento tacrolimus que resultó ser falso o de mala calidad

Por: Jorge Velazco

Según los quejosos, también hay pacientes afectados en otros estados como Puebla y Aguascalientes. EL INFORMADOR / J. Velazco

Según los quejosos, también hay pacientes afectados en otros estados como Puebla y Aguascalientes. EL INFORMADOR / J. Velazco

Más de 70 pacientes presentaron esta mañana una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) por el suministro del medicamento tacrolimus, de parte del IMSS, que al parecer resultó ser falso o de mala calidad.

Mily Naveja, presidenta honoraria de Donación de Milagros, explicó que por el suministro de este supuesto medicamento muchos pacientes se vieron afectados.

“Tenemos altas y bajas, desde los que traen rechazo agudo, que los están tratando, desde los que traen rechazo crónico, que ya no se les va a poder salvar su injerto, y los que estamos en veremos, a ver qué reacción vamos a tener”, explicó.

"No tenemos confianza en las autoridades"

El laboratorio que suministró el tacrolimus asegura que el medicamento entregado era el correcto, pero sospechan que en el IMSS les pudieron haber dado otro falso.

“El personal del laboratorio cuando se reunió con nosotros hizo hincapié de que en IMSS tenían la práctica de comprar medicamentos falsos y si ellos piensan del IMSS tendrían que tener la investigación contra el IMSS, pero no los pacientes”, añadió.

De acuerdo con los afectados, fueron 10 mil cajas en cuatro lotes los que se entregaron y la compra la realizó directamente por el Insabi a nivel central.

EL INFORMADOR / J. Velazco

Por este motivo están pidiendo la intervención del laboratorio de la Universidad de Guadalajara, de la Universidad Nacional Autónoma de México y hasta de laboratorios extranjeros.

“Como dicen los pacientes no tenemos confianza en las autoridades, no tenemos confianza en Cofepris y por eso acudimos a la delegación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos”.

Según los quejosos, también hay pacientes afectados en otros estados como Puebla y Aguascalientes, aunque pudieran registrarse casos en otras entidades, ya que aún no se han enterado.

El tacrolimus es un inmunosupresor que se usa en los pacientes que recibieron algún trasplante, ya sea de riñón, corazón, hígado, etc.

Sufren por partida doble

Carlos Merino fue el primer paciente que registró irregularidades con el medicamento luego de que le trasplantaran un riñón.

“Me hicieron los estudios y salieron con niveles de 0.4, luego me volvieron a realizar estudios y salieron con niveles de 0.2 y después salieron en 0.1, entonces me dan la sorpresa que fue rechazado”, detalló.

Después de esto tuvo que cambiar de marca de medicamento y apenas lo están estabilizando.

“Es fastidioso que te estén dando una información, todavía no pago el trasplante y ya hay rechazo y todo por la negligencia de un medicamento que puede ser apócrifo o de baja calidad”

Carlos Merino tuvo que ser trasplantado de urgencia en un hospital particular porque en tiempos de pandemia no había trasplantes en los hospitales públicos, pero el medicamento se lo suministraron en el IMSS.

“Mis riñones ya estaban colapsando de nueve veces que estuve a punto de morir, esta era la última y me tuvieron que trasplantar urgentemente y llegó el injerto cadavérico y tuvo que ser trasplantado.

Carlos debe 250 mil pesos y ya fue demandado por el hospital privado porque no ha podido pagar.

"No se vale que estén tratando de jugar con nosotros y nos usen como conejillos de indias"

“Estuve ocho años en diálisis peritonal, para mí fue un calvario porque no nada más fui yo, fue mi familia, perdimos trabajos y apenas estábamos empezando a salir y me dan esta noticia, no se vale que estén tratando de jugar con nosotros y nos usen como conejillos de indias".

Daniela Milanés Castillo es otra paciente afectada por el suministro del medicamento.

“Mi afectación fueron niveles bajos de tacrolimus y en este caso me tuvieron que subir aparentemente la dosis, en 15 días tengo otra vez estudios porque ni con la modificación alcance la dosis tope que aparentemente mi riñón requiere”, comentó.

La afectada explicó que ya le cambiaron el medicamento, pero cada vez requiere de más dosis para alcanzar los niveles que su riñón requiere.

“No me está funcionando, necesito cada vez más pastillas para obtener un nivel óptimo”, añadió.

GC

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones