Sábado, 04 de Abril 2020

Funciona aislamiento en Jalisco y lo alargan

El plan en la Entidad ha logrado contener el avance del COVID-19; ahora piden mantenerse en casa hasta el próximo domingo

Por: El Informador

Personal médico del Hospital General de Occidente se alista con trajes especiales para evitar contraer el virus. Hasta ayer se tenían confirmados 232 casos: 177 de ellos (76%) en la metrópoli. AFP/U. Ruiz

Personal médico del Hospital General de Occidente se alista con trajes especiales para evitar contraer el virus. Hasta ayer se tenían confirmados 232 casos: 177 de ellos (76%) en la metrópoli. AFP/U. Ruiz

Porque ha dado resultados y contenido el ritmo de propagación del coronavirus COVID-19 en la Entidad, el Gobierno del Estado pidió a los ciudadanos sumar cuatro días al aislamiento sugerido desde el viernes, pero con una sugerencia adicional: extremar precauciones en adultos mayores, mujeres embarazadas y personas enfermas.

La medida, que el Gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador también sugirió, no implica que el lunes todo regrese a la normalidad.

El gobernador de Jalisco precisó que a partir de esa fecha se analizará qué acciones emprender para evitar que la pandemia impacte en el Estado.

Por lo pronto, el mandatario estatal sugirió a los ciudadanos que fortalezcan a las micro y pequeñas empresas al comprar bienes y servicios en ellas.

Por otra parte, y debido a que ya se registró un caso de COVID-19 en el interior del Estado (el cual fue importado), pidió a los jaliscienses en el extranjero que durante esta contingencia no visiten la Entidad para proteger a sus familiares.

La Universidad de Guadalajara (UdeG) informó por su cuenta que los casos de COVID-19 en Jalisco crecieron 64% entre el viernes y ayer (se basa en 50 casos, cifra anterior al corte más reciente, de 57), el menor porcentaje de los cinco con más contagios (Ciudad de México, Quintana Roo, Yucatán y Nuevo León), detalló el rector, Ricardo Villanueva.

Destacó que si bien los datos muestran una desaceleración en la Entidad, deben seguirse aplicando medidas preventivas.

Los miércoles de promociones fueron desplazados. La alerta sanitaria mantiene al mínimo el aforo de paseantes en las plazas. EL INFORMADOR/A. Camacho

El COVID-19 vacía los centros comerciales de la metrópoli

“¿Quiere un poco de gel antibacterial?”, pregunta el guardia de seguridad a todas las personas que entran a la plaza comercial de las avenidas Rafael Sanzio y Vallarta. Nadie le dice que no.

Adentro, todo huele a limpiador y a cloro. El personal de limpieza camina por cada pasillo y escalera aseando todo lo que encuentra a su paso. Los pisos siempre lucen húmedos.

La mayoría de los visitantes usa cubrebocas, pero esa mayoría es de 30 personas en la plaza entera. Se concentran principalmente en cajeros automáticos, bancos y negocios de telefonía. Uno de cada tres establecimientos está cerrado.

Hay tiendas que dejaron anuncios para avisar a sus clientes que se ausentaron porque acataron la recomendación de permanecer en casa ante la contingencia ocasionada por el coronavirus. “Regresamos el jueves”, dicen unos. “Cerrado hasta nuevo aviso”, exponen otros. “Realiza tus compras en nuestra página en línea”, recomiendan las grandes marcas.

En esa plaza, el área del cine, donde suele haber largas filas en la zona de palomitas, cercó el paso con vallas. Y en el comedor, que regularmente luce abarrotado, no hay ni 10 comensales.

Pocos locales permanecen abiertos. Algunas tiendas de ropa, tres o cuatro neverías, unos seis restaurantes, ciertas tiendas de tecnología y uno que otro local de artículos generales. En esos negocios, los trabajadores usan cubrebocas y hasta guantes.

En bancos y tiendas departamentales se condiciona el aforo de clientes: cinco personas, máximo, en su interior. Y pese a todo, hay quienes no cerraron porque necesitan el ingreso, como un empleado que se siente seguro “porque ni clientes hay” y una trabajadora que logró sobrevivir al recorte de personal.

El fenómeno no sólo se advierte en ese núcleo comercial. El coronavirus prácticamente vació los espacios de ese tipo en la metrópoli.

EL INFORMADOR/E. Barrera

Mercado Corona, un lugar sin gente

Todavía hay venta de yerbas y unos cuantos puestos de comida abiertos, pero sólo eso. La pandemia de coronavirus hizo que también el Mercado Corona se vaciara. Desde que el Gobierno del Estado pidió a los jaliscienses que se guardaran en su hogar para evitar que la contingencia empeorara, la afluencia de clientes redujo sustancialmente en ese espacio comercial del Centro tapatío. Ayer, la mayoría de las cortinas estaba cerrada, los clientes se contaban por decenas y los pasillos por los que siempre es difícil caminar lucían completamente despejados.

Reagendan eventos en salones 

La mayoría de los salones de eventos de la ciudad reagendó las fechas de los eventos que tenían programados para marzo y abril, para después de mediados del año. 

Administradores de salones de eventos y planificadores de bodas aseguraron que no hubo cargos por los cambios de fecha. 

“Nosotros estamos apoyando al 100% al cliente con cambios de fechas bajo la disponibilidad de nuestro calendario. No se le está penalizando de ninguna manera porque sabemos que no es culpa de ellos ni de nosotros”, explicó Viridiana López, gerente administrativo de La Gotera. 

Añadió que “se les dio prioridad a las fechas que estaban más cercanas para no saturar”. 

Juan Pablo Partida, planificador de bodas, explicó que la mayoría de los prestadores de servicio hizo los cambios con anticipación. 

“Yo actué desde un fin de semana anterior. Tomamos la decisión de mover todas las bodas de marzo y abril, me adelanté a la clausura y las bodas las reagendamos de junio en adelante”, dijo.

En su caso, tenía 11 eventos programados entre marzo y abril con más de 300 personas cada uno. 

El jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital General de Occidente, David Díaz, traslada las muestras de pacientes que son sospechosos portadores de COVID-19. AFP/U. Ruiz

"Pruebas masivas pueden acortar la contingencia"

De acuerdo con Eduardo Rodríguez, jefe de Infectología del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, realizar pruebas masivas puede acortar el tiempo que dure la contingencia por el COVID-19.

Precisó que implementar esa estrategia ha reducido la mortalidad en países como Alemania, que tiene la tasa más baja en Europa, mientras que en México se corre el riesgo de prolongar la epidemia por meses. Opinó que “no pueden meter política en esto porque está en peligro la vida de todos”, y agregó que la alerta es peor que la crisis de la influenza en 2009, pues entonces había medicamentos, pruebas rápidas y vacunas.

El lunes, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud federal, dijo que la pandemia podría durar hasta septiembre u octubre, con el pico más alto en agosto.

Por su parte, Antonio Ruiz Porras, académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG), resaltó que la contingencia traerá una desaceleración económica mayor, y que ésta ya se comienza a ver con “vacaciones forzadas”, y en la baja de servicios como restaurantes, hoteles y turismo.

Para hacer frente a la situación, añadió, se deben tomar tres medidas: bajar los intereses, reducir o eliminar el cobro de impuestos (aunque hay resistencia a esto por parte del Gobierno federal) y apoyar con dinero a la gente.

Reduce estrés y aumenta la convivencia familiar

Aunque las medidas preventivas por la pandemia de coronavirus han alterado las rutinas habituales y generan incertidumbre económica, los tapatíos que adoptaron el aislamiento voluntario identifican algunos aspectos positivos de quedarse en casa. Por ejemplo, tienen más tiempo para estar en familia y para reducir el estrés que implican los traslados en la ciudad.

Iniciar un curso en línea y leer más son actividades que ha podido hacer Héctor Díaz, psicólogo que trabaja en una secundaria y quien desde el lunes labora en casa. Explicó que a través de videoconferencias incluso ha dado las terapias que tenía programadas. “Siento que hago más cosas organizándome y respetando los horarios normales. A las ocho de la mañana estoy listo, como si fuera a la escuela normal”.

Para Mariana Flores, combinar actividades profesionales con el cuidado de sus dos hijas y las tareas domésticas le ha obligado a reorganizarse. Subrayó que al estar en casa se ahorra los traslados y las prisas mañaneras para llevar a las niñas a la escuela y llegar al trabajo. “Lo bueno es que no pierdes tiempo en arreglarte para salir, prendes tu computadora y te pones hacer tus deberes a los tiempos que tú necesitas”.

En una consulta hecha por esta casa editorial, Érika Mariscal señaló: “podemos tener los tres alimentos del día en paz, sin prisa, con toda la familia. Hay menos estrés, menos regaño a los niños, más muestras de amor y más diálogo”.

Con Ángel Zamora es distinto. Para él, aislarse es un “privilegio” que sólo pueden darse personas con cierto nivel económico. Dolores Hernández explicó que divide su tiempo entre las labores de oficina, las de mamá y un poco de maestra para guiar las actividades escolares de sus hijas.

Coronavirus

Temas

Lee También