Jueves, 06 de Mayo 2021

Conducir el agua y dar nueva vista a Huentitán

Los beneficiados con la Red de Colectores Panorámica de Huentitán son desde 2019 miles de familias de manera directa, así como cientos de personas indirectas que entran y salen diariamente de la zona, una obra realizada por el Ayuntamiento de Guadalajara bajo el convenio con OHS (Operadora Hotelera de Salamanca SAPI de CV)

Por: El Informador

Las obras realizadas por OHS en 8 calles y avenidas de la zona de Huentitán paliaron las inundaciones y ahora también permiten la captación de aguas de afluente. ESPECIAL /

Las obras realizadas por OHS en 8 calles y avenidas de la zona de Huentitán paliaron las inundaciones y ahora también permiten la captación de aguas de afluente. ESPECIAL /

Perder su patrimonio por inundaciones no era una opción de vida para los habitantes de Huentitán quienes sufrieron desastres naturales en cada temporal en el que las aguas pluviales corrían sin orden entre las calles de pronunciados declives donde se formaban furiosas cascadas que arrebataban a su paso autos, muebles y la tranquilidad que encontraron con el paisaje que les ofrecía la barranca cuando llegaron hace dos décadas a instalarse en terrenos de difíciles ascensos, empinados descensos y suelo rocoso de complejo proceso para la instalación de infraestructura hidráulica.

Pequeñas bardas y escalones edificados al pie de las puertas en cientos de hogares colindantes con la barranca de Huentitán en el municipio de Guadalajara es el recuerdo de los años que sufrieron en cada temporal de lluvias por inundaciones, afectaciones en sus viviendas y problemas de salud, ya que el agua se colaba en sus hogares por tuberías como la red sanitaria. Por estos antecedentes, decidieron en consulta de obra pública abierta con el Gobierno de Guadalajara elegir como prioridad acciones que mitigaran las inundaciones.

Para resolver este antiguo problema de conducción de torrentes pluviales, entre 2017 y 2019, OHS construyó la Red de Colectores Panorámica de Huentitán, con una inversión de más de 24 millones en 9 colectores pluviales, 28 bocas de tormenta y 56 pozos cajas especiales que reducen la velocidad del flujo de agua en forma escalonada.

Son obras hidráulicas históricas que tienen en suma una longitud de mil 950 metros, con las que se evitan desastres naturales y se suma captación de agua para la zona. Casi dos kilómetros de obras repartidos en 7 colonias por las que basta caminar para darse cuenta por dónde se ubicó la nueva infraestructura. En las calles y avenidas no sólo el color más claro que otorga el concreto hidráulico más reciente marca el antes y después, el entorno vial luce despejado, hay cruceros más seguros y la posibilidad de transitar pese a lo difícil que resultó instalar infraestructura en puntos donde algunos cruces son cocheras de casa, escalones de banqueta o dura roca bajo la superficie.

Los primeros colectores

Para conducir a la superficie los ríos que antes fluían por sus calles en cada temporal, OHS superó el complejo reto de la altimetría de la zona y el suelo rocoso con el primer colector, denominado Sajama, por el nombre de la calle donde se ubica.

El colector Sajama, corre de la avenida Panorámica a la calle Volcán Acatenango, con una longitud de 750 metros. Se colocó una tubería de concreto de 152 centímetros de diámetro, la única perceptible ya que conduce el agua a la Barranca y en su salida es visible cómo dobla en tamaño a la que existía en la zona. La medida de éste colector se trabaja en México bajo pedido y obra especializada. Es el colector principal, el cual capta el agua pluvial que corre con potencia (22.04 M3/seg). Para poder controlar el intenso torrente fueron necesarias en su trayecto 5 bocas de tormenta y 27 pozos cajas que van reduciéndole fuerza al afluente antes de llegar a su salida. La obra se complementó con una red de colectores como el Ahuacatlán, San Benedicto y Cayambe.

De las calles Volcán Misti a Volcán Sajama, los habitantes enfrentaban durante el temporal peligrosas y fuertes corrientes por la presión del agua corriendo en descenso sobre la calle Ahuacatlán donde se requirió la obra hidráulica denominada Caja 29, un enorme espacio subterráneo que permite la sana filtración de agua en la zona y la posibilidad de evitar desastres en su ruta de salida a la barranca. El afluente pluvial en la vialidad era intenso por la pendiente que en altimetría se califica con 20 grados y a la vista provoca el efecto de que la calle es otro barrancón, por ello fueron necesarios 2 bocas de tormenta y 11 pozos caja que igual que la de Sajama, le bajan presión al afluente.

Completan las acciones en la zona 2 colectores más, el Cayambe, instalado en 142 metros subterráneos entre las calles Volcán San Benedicto y Volcán Ahuacatlán. Tiene tubería de concreto en 91cm de diámetro que se complementa con 2 bocas de tormenta y 3 pozos caja. El segundo es San Benedicto que va de las calles Volcán Misti a Volcán Cayambe, con una longitud de 219.71 metros con tubería de concreto de 76cm de diámetro bajo el suelo donde también pasa por 4 pozos caja y en el exterior requirió de 6 bocas de tormenta.

Las obras realizadas por OHS en 8 calles y avenidas de la zona de Huentitán paliaron las inundaciones y ahora también permiten la captación de aguas de afluente (hasta 37.18 M3/seg) que se canaliza adecuadamente.  La Red de Colectores Panorámica de Huentitán entregada en 2019 fue la primera de las 16 acciones urbanísticas solicitadas por los vecinos de la zona quienes ya reciben los beneficios de una histórica obra con responsabilidad social para la mitigación de inundaciones, captación y conducción de aguas pluviales.

*Inserción pagada por OHS para dar a conocer los beneficios del convenio
con el Ayuntamiento de Guadalajara
 

Temas

Lee También