Domingo, 25 de Septiembre 2022

Vacunación, Afganistán y migración, las fallas en el primer año de Biden

En su primer año de Gobierno, arrastra con temas sanitarios y de derechos humanos; en vacunación contra el COVID-19, sólo la mitad de la población tiene esquema completo

Por: El Informador

Conflicto. Biden apeló el fallo de la Corte de Texas, tras dictaminar como ilegal el Programa de acción diferida para los llegados en la infancia. Hay incertidumbre. AFP

Conflicto. Biden apeló el fallo de la Corte de Texas, tras dictaminar como ilegal el Programa de acción diferida para los llegados en la infancia. Hay incertidumbre. AFP

Desde que comenzó su administración, Joe Biden ha sido criticado por las fallas en las políticas implementadas en temas de vacunación, la retirada de tropas estadounidenses en Afganistán y el plan de migración.

En el primer rubro, ha tenido que enfrentar señalamientos por acaparar los biológicos, además del combate a los grupos antivacunas que hay en el país.

Ante el avance de la variante Delta, el pasado 9 de septiembre anunció un nuevo plan de vacunación en ese país que incluye la firma de una orden ejecutiva para exigir que se vacunen los empleados que dependen de la Federación y también los contratistas que realizan negocios con el Gobierno, así como las empresas con más de 100 trabajadores. Con esto pretenden alcanzar a 100 millones de personas.

En la retirada de Afganistán es cuestionado por el caos que se presentó en los últimos días, que derivó en cientos de muertos. Al respecto, asegura que la mayoría de los estadounidenses manifestaban el deseo de que terminara la guerra.

Y se le señala porque no ha contenido el paso migratorio en la frontera con México, pese a que las detenciones han crecido, pero también se considera que no pudo eliminar los programas que atentan contra los derechos humanos, como el plan “Permanezcan en México”.

Biden es el presidente número 46 de la historia de Estados Unidos. Su periodo comenzó el 20 de enero de 2021, tras vencer a Donald Trump, quien buscaba la reelección.

En su carrera política fue reelegido seis veces como senador de los Estados Unidos y también fue vicepresidente del país en la administración de Barack Obama, de 2009 a 2017.

En 1987 se postuló por primera vez a la Presidencia de Estados Unidos, tras ganarse simpatías como presidente del Comité Judicial del Senado; sin embargo, no participó en la campaña debido a los señalamientos recibidos en un debate.

Su segunda postulación, en 2008, tampoco avanzó. Pero fue en 2020 cuando se lanzó por el Partido Demócrata, junto a la senadora estadounidense Kamala Harris, como su compañera de fórmula.

En su campaña presidencial pasada propuso mejoras en todos los programas de educación y una reforma fiscal en favor de la clase media.

Joe Biden nació el 20 de noviembre de 1942  y  creció en Scranton, Pensilvania, en una familia de origen irlandés muy católica.

Su padre era vendedor de autos, pero en 1950 perdió su trabajo y la familia se mudó al vecino Estado de Delaware, cuando él tenía 10 años.

“Mi papá siempre decía: Campeón, cuando te tumban, te pones de pie”, recuerda.

De joven trabajó como salvavidas en una piscina de un barrio negro y allí aprendió de las injusticias y desigualdades que afectan a esta comunidad,  lo que despertó su interés por la política.

Biden estudió en la Universidad de Delaware y en la Escuela de Derecho de la Universidad de Syracuse.

El demócrata llegó a la política nacional a la edad 29 años, tras una sorpresiva victoria como candidato a senador por Delaware, en 1972.

Pero un mes después, su esposa Neilia y su hija de un año Naomi murieron en un accidente de tránsito mientras estaban de compras navideñas.

El fatal suceso dejó a sus hijos Beau, de 4 años de edad, y Hunter, de 2 años, gravemente heridos, por lo que pensó en dejar su trabajo para cuidar de ellos, pero finalmente pudo continuar.

Posteriormente, Biden conoció a su segunda esposa, la profesora Jill Jacobs, en 1975, y se casaron dos años después. Tienen una hija en común llamada Ashley.

Rezago. En el Gobierno también hay fallas en la vacunación contra el nuevo coronavirus. ESPECIAL

Rezago en vacunación

Pese al poder adquisitivo de Estados Unidos, el país registra retrasos en el porcentaje de población vacunada contra el nuevo coronavirus, además, es la nación con más número de muertes a  causa de la crisis sanitaria en el mundo.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades reporta que un total de 190 millones de personas tienen el cuadro completo de vacunación, lo que representa apenas el 60% de la población. Mientras que siete de cada 10 personas ya tienen al menos una dosis.

La herramienta de seguimiento del COVID-19 pone a disposición del público los datos de cada agencia federal individualmente e incorpora la información de vacunación de las agencias federales a las métricas de progreso nacionales y jurisdiccionales.

A nivel internacional, Joe Biden ha recibido fuertes críticas por no compartir vacunas, por lo que anunció que repartiría más de 80 millones de vacunas a través del mecanismo Covax.

Pero a nivel interno, el presidente de Estados Unidos lucha para combatir el movimiento antivacunas que ha tomado fuerza en la nación.

Al respecto, dijo en una rueda de prensa en la Casa Blanca que si los no vacunados se inmunizan, se protegerán a sí mismos y a otras personas a su alrededor.

“Si no lo hacen, los Estados con bajas tasas de vacunación podrían ver cómo aumentan los casos, es posible que este progreso retroceda. Al final, quienes no estén vacunados pagarán… terminarán pagando el precio.

Los vacunados seguirán protegidos contra enfermedades graves, pero es posible que otros no lo estén si usted no está vacunado”.

También recordó que la vacunación es gratis y de fácil acceso para la población.

“No hemos terminado de luchar contra este virus. Todavía nos quedan decenas de millones por vacunar. Pero estamos logrando un progreso significativo”.

Por su parte, el Departamento del Tesoro respondió que Biden también pedirá a los Estados, territorios y Gobiernos locales que hagan más para incentivar la vacunación, incluyendo el pago de 100 dólares a los estadounidenses que se vacunen.

También anunció que la vacunación sería obligatoria para los trabajadores del sector federal y pidió al sector privado exigir las dosis aplicadas a sus empleados.

La ONU alerta por la “crisis humanitaria” que se avecina en Afganistán, tras el retiro de las tropas estadounidenses. EFE

Caos en Afganistán

El pasado 30 de agosto, el Ejército de Estados Unidos formalizó la retirada de Afganistán, luego de una misión de 20 años, que comenzó después del 11 de septiembre de 2001, tras los atentados que involucraron el derribo del complejo de edificios en el World Trade Center de Nueva York, en donde se encontraban las Torres Gemelas, así como daños al Pentágono en Washington, sede del Departamento de Defensa.

La decisión ocasionó que los talibanes se apoderaran del control político de aquel país, lo que ha causado la huida de miles de personas del territorio y la petición de auxilio y refugio por parte de muchos ciudadanos, principalmente mujeres.

Joe Biden defendió la retirada de las tropas. “Respaldo firmemente mi decisión. Después de 20 años, he aprendido por las malas que nunca hubo un buen momento para retirar las fuerzas estadounidenses. Nunca se suponía que la misión en Afganistán fuera construir una nación”.

También aseguró que la “verdadera decisión” era si debía “retirar o aumentar” el número de soldados estadounidenses en el país centroasiático.

“Salir el 31 de agosto no se debía a que fuera una fecha final arbitraria, fue diseñada para salvar vidas. No quería extender una guerra eterna”, afirmó en un discurso desde la Casa Blanca, un día después de la retirada completa de las tropas.

Por otro lado, la salida de Estados Unidos de Afganistán dejó escenas de desesperación y caos entre afganos tratando de abandonar el país, tras la llegada de los talibanes al poder y un atentado, reivindicado por el grupo del Estado Islámico (EI) en una puerta del aeropuerto de Kabul, que dejó al menos 170 muertos, entre ellos 13 soldados estadounidenses.

La decisión ocasionó críticas internas y en la comunidad internacional, debido a que la calificaron como apresurada y sin planes de contingencia.

Pero el mandatario estadounidense insistió en que “no hay manera de acabar con una guerra” y llevar una evacuación de esa magnitud, “sin el tipo de complejidades, desafíos y amenazas” que Estados Unidos ha tenido que enfrentar.

Evacuación

Biden calculó que 120 mil personas habían sido evacuadas, aunque reconoció que todavía quedaban entre “uno y dos centenares” de estadounidenses que querían salir Afganistán.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas advirtió que Afganistán se enfrenta a una posible “catástrofe humanitaria”, con casi la mitad de su población necesitada de asistencia. Subrayó su intención de seguir apoyando a los ciudadanos de ese país.

DERECHOS HUMANOS

Migración, la crisis permanente

Joe Biden sufrió un revés en la política migratoria, luego  que el pasado 17 de agosto un juez federal de Texas ordenara a la Casa Blanca que restaure el polémico programa “Permanezcan en México” ,  que obligaba a los indocumentados que solicitaban asilo en la frontera Sur de Estados Unidos a esperar en este país a que se tramitaran sus peticiones.

La decisión del juez dio al Gobierno estadounidense siete días para apelar el fallo o,  de lo contrario, poner de nuevo en marcha el programa, el cual fue suspendido inmediatamente después de que Biden llegara al poder.

“Permanezcan en México”  fue creado por Donald Trump.  En su operación se enviaron a más de 60 mil indocumentados que cruzaron la frontera a esperar durante meses en México sus citas ante jueces migratorios.

La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos presentó una demanda contra la política por considerar que violaba las obligaciones estadounidenses en materia de migración y asilo, al enviar a los migrantes al Norte de México, donde podían ser víctimas de las redes de trata o secuestrados para exigir un rescate, como se remarca en Tamaulipas.

Según publicó este medio, ha incrementado la llegada de indocumentados a la frontera Sur de Estados Unidos, ya que en julio las autoridades estadounidenses detuvieron a 212 mil 672 indocumentados, la cifra más alta en 20 años.

De acuerdo con el Gobierno de México,  Estados Unidos ha registrado 1.2 millones de arrestos de inmigrantes irregulares desde octubre de 2020, pero en los primeros siete meses del año recibió una cifra récord de 64 mil 378 solicitudes de asilo.

Roberto Velasco, jefe de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), advirtió que la política migratoria de México se diseña y ejecuta de manera soberana, por lo que la resolución emitida por la Corte Suprema de Estados Unidos respecto a restaurar el programa “Quédate en México”  no tiene una implicación directa en la gestión migratoria del Gobierno mexicano.

Después, el Presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado sobre el tema, a lo que respondió que apoyaba lo dicho por la SRE.

“Lo que informó la Secretaría de Relaciones Exteriores, suscribo lo mismo. Esa es mi opinión”.

¿Quieres saber más?

Si te interesó esta noticia y quieres saber más, entonces descarga y descubre INFORMAPlus, la aplicación digital de EL INFORMADOR, en donde tenemos contenidos exclusivos, seleccionados por nuestros editores, para darles una experiencia más completa a los lectores.

Descarga la aplicación y pruébala GRATIS por treinta días.

Para iOS: https://apple.co/35jaVgb
Para Android: https://bit.ly/3gwVSEV

Si eres suscriptor de EL INFORMADOR tu acceso está incluido, solicítalo al 33 3678-7777.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones