Jueves, 29 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Un mundo de extremos

Por: Armando González Escoto

Un mundo de extremos

Un mundo de extremos

A treinta y dos años de la caída del muro de Berlín y del desmantelamiento de la Unión Soviética pareciera ser que solamente China ha logrado mantener una postura de equilibrio, el resto del planeta sigue moviéndose a sus anchas de un extremo al otro, es decir, de la izquierda a la derecha.

En Holanda, Italia y Argentina, la derecha sube, en Brasil y Estados Unidos baja, de momento; vuelve la izquierda triunfante en Chile y de pronto gana también en Colombia, tiene un éxito efímero en Perú, mientras que en México ha sobrevivido ya cinco años.

La derecha bajo juicio se mantiene viva y agresiva en la persona de Trump, a quien le sigue medio país, esperanzado en verlo de nuevo no como el “sheriff” educado y obsequioso del planeta sino como el peso “pesado” de los rings mundiales, peleándose hasta con su descabellada sombra.

Pero estemos atentos, ni la derecha ni la izquierda de hoy es lo que antes fue, los cambios culturales de los últimos cuarenta años han producido adecuaciones muy significativas que permiten hablar de nuevas izquierdas y nuevas derechas.

Si en sus orígenes el proletariado que la izquierda quería redimir estaba constituido por obreros explotados y campesinos oprimidos, la nueva izquierda se ha puesto al servicio de un nuevo proletariado, el que vive en las periferias de los derechos y de los usos culturales establecidos, tengan o no tengan dinero, el de las clases populares privadas de prestaciones o con prestaciones muy reducidas, el de las masas usuarias del transporte público, el inmenso mundo de quienes trabajan en la economía informal, aún si les va muy bien, y, extrañamente, todos cuantos colaboran con acciones delictuosas de bajo perfil o de rango bajo en las filas de la gran delincuencia. En la nebulosa religiosa dan culto a personajes siniestros, a bandidos canonizados por el pueblo, o a santos tradicionales que los protegen hagan lo que hagan.

La nueva derecha es ciegamente capitalista, apoya los imperialismos capitalistas, y se desvive por ellos, niega el cambio climático, se opone a la regulación de contaminantes, está a favor de la acumulación de bienes y del goce que de ellos deben hacer quienes los tengan, al margen de los desfavorecidos que acaban siendo un mal necesario, si no ¿quién haría los trabajos “que ni los negros quieren hacer”? Considera que los migrantes deben ser reprimidos o de lo contrario, cazados, que el destino de las potencias ricas es liderar el universo y suprimir a cuantos se les atraviesen. En el plano religioso son los evangélicos del bienestar que prometen abundancia de dinero en la tierra a cambio de donativos con tarjeta de crédito o PayPal, o son los fieles discípulos de las doctrinas orientales que no entienden pero tratan de aprovechar para alcanzar la “paz interior” y seguir explotando al prójimo y divirtiéndose, o los católicos derechistas que denuestan al Papa y lo acusan de comunista, entre otras lindezas, en tanto tienen visiones marianas apocalípticas acerca del inminente fin del mundo.

Desde luego que ni todas las derechas ni todas las izquierdas, ni mucho menos quienes militan en ellas, pueden hoy día entrar en un solo y único molde, por el contrario, se dan todas las variables que solamente un mundo sometido al imperio de las redes sociales puede ofrecer, ¿usted ya se ubicó en alguna?

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones