Martes, 02 de Junio 2020
Ideas |

Transporte, ¿quién manda?

Por: Diego Petersen

Transporte, ¿quién manda?

Transporte, ¿quién manda?

¿Por qué siempre ganan los camioneros? La pregunta parece vana, pero no lo es. Cada gobierno, al menos desde Enrique Álvarez del Castillo (1983-1989) hasta la fecha, ha prometido meter en cintura al transporte e intentado enfrentarse al sistema de intereses de los transportistas, el llamado pulpo camionero, y ha perdido. 

El gobierno actual no es la excepción. En una decisión complicada y muy cuestionada, el gobierno de Alfaro cedió ante los transportistas y aceptó un aumento a la tarifa que el gobierno anterior había congelado. La promesa fue que antes de terminar el año todo el sistema estaría bajo el esquema de ruta empresa y con sistema de prepago. No sucedió ni una cosa ni otra. A lo más lo que se puede decir es que se detuvo el deterioro, pero el resultado está muy lejos de la promesa de un transporte que valga lo que cuesta.

Visto desde lejos resulta vergonzoso. Lo que queremos es que el sistema de transporte sea confiable en sus horarios, tenga sistema de prepago, que no cometan infracciones de tránsito y no se rebasen los unos a los otros. Y cuando decimos visto desde lejos es eso, cómo le explicaríamos a un extranjero -o a un extraterrestre para estar a la moda de los desclasificados documentos sobre Ovnis- que el Estado tiene la rectoría del transporte púbico, pero que eso no significa que le hagan caso; que las frecuencias de paso son aleatorias; que los camiones trabajan como empresa pero siguen compitiendo por el pasaje; que tienen prohibido rebasar o invadir otro carril que no sea el derecho pero que eso no significa que no puedan hacerlo; que cuidado con que te atropelle o te choque un camión porque las instituciones de gobierno trabajan para ellos y no para los ciudadanos; que el boleto vale 9.50 pero que no esperes que te den cambio de la moneda de a 10 porque ellos decidieron qué sistema de prepago usan y no da cambios y el gobierno no ha sido capaz de arreglar el asunto.

Unos lo intentaron negociando, otros con gritos y amenazas, pero lo cierto es que ninguno ha podido

El tema del prepago, documentado en estos días por Ricardo Salazar y publicado simultáneamente en Medios UdeG y El Informador, es la muestra más fehaciente y patética de la derrota del gobierno frente a los camioneros. Todos los días se esquilma a los ciudadanos sin que nadie meta la mano. Se trata de un robo hormiga que no por pequeño deja de ser robo. Pero, sobre todo, un robo que pone en evidencia la debilidad del gobierno frente al sistema camionero.

Gobiernos van, gobiernos vienen, unos lo intentaron negociando, otros con gritos y amenazas, pero lo cierto es que ninguno ha podido, que en materia de transporte público el gobierno no manda. 

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También