Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 17 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Todos contra Andrés, ¿perdió Andrés?

Por: Salvador Camarena

Todos contra Andrés, ¿perdió Andrés?

Todos contra Andrés, ¿perdió Andrés?

Andrés Manuel López Obrador fue pasado por la parrilla. Como puntero clásico, anoche en el debate presidencial recibió la mayor cantidad de cuestionamientos y críticas. Las encuestas dirán la última palabra sobre el daño que los candidatos y la candidata pudieron haber causado a la ventaja con la que llegó el de Morena a la cita en el Palacio de Minería.

En el tema de la propuesta de amnistía a delincuentes fue donde más se le cuestionó. El candidato del PRI José Antonio Meade dijo, entre otras cosas, que esa amnistía pone a López Obrador del lado de las mafias, “al servicio de los narcotraficantes” y más: “en tu ambición de poder, y en tu miedo de perder, te has convertido títere de los criminales”.

Ricardo Anaya planteó que la amnistía sería “una locura que generaría enorme violencia en el país” y retó a que López Obrador contestara si amnistía quiere decir “perdonar a los criminales sí o no”.

Y por el mismo lado fueron Margarita Zavala y El Trampas, perdón, El Bronco, Jaime Rodríguez.

López Obrador contestó que de lo que se trata es que, a partir de su eventual triunfo, se elaborará con expertos un plan, donde estaría invitado hasta el Papa Francisco, y que en ese plan “no se descarta ninguna alternativa”. Agregó que amnistía no significa impunidad.

En términos generales López Obrador hizo un mal debate. Su lenguaje no verbal lo delató: iba del gesto adusto a la franca mueca de disgusto. Y cuando de repente se quedó sin argumentos o ganas de contestar, de plano sacó la gráfica de la última encuesta de Reforma, un recurso de bully.

Pero que López Obrador haya hecho un mal debate no debería sorprender a nadie. El verdadero problema es que Anaya y Meade repitieron el guion que los tiene en lejanos segundo y tercer lugar: se despedazaron al grito de eres corrupto, no, tú más.

En ese sentido, López Obrador habría ganado el debate. Porque era el que más arriesgaba la noche de este domingo, y no solo no se resbaló o cometió errores graves, sino que ninguno de los otros dos candidatos importantes saldrá mejor de lo que entró al debate.

Meade se llevó un siete de siete de casos de corrupción bien acomodado por Anaya, y éste fue atacado —una y otra vez— por su nave industrial.

Qué puede pasar tras lo visto ayer.

—El llamado jefe Diego debe haber dormido, o más bien pasado la noche sin dormir, aporreando la puerta de Los Pinos para resucitar al PRIAN, seguro mandó pedir todos los desfibriladores del país para mantener con vida alguna de las candidaturas moribundas de Anaya y Meade.

—Pánico de los empresarios. A quien diga que los dueños del dinero están resignados a que la democracia nos trajo la posibilidad de que gane AMLO y que ni modo, así es la democracia, le haría bien tener los ojos y los oídos bien abiertos en los días por venir. Por distintas vías, la IP hará sentir que ha llegado el momento de enviar mensajes claros en contra de yasabenquién.

—Soberbia. A ver si López Obrador no se cree eso de la ventaja. 

—Margarita y El Trampas, y dale, perdón, El Bronco, en una de esas subirán unos puntos.

A esperar las encuestas, pero ¿dónde está el retador de AMLO? Ayer no parece haberse definido.

Temas

Lee También

Comentarios