Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Regeneración de Tlajomulco

Por: José M. Murià

Regeneración de Tlajomulco

Regeneración de Tlajomulco

Para “DHC”

El grave deterioro que padece el entrañable municipio de Tlajomulco, que quiere decir algo así como “valle” en náhuatl, viene de tiempo atrás, cuando los mandones de la localidad se asociaron con voraces “desarrolladores” urbanos y emprendieron construcciones de la peor ralea a diestra y siniestra.

La ilusión de mucha gente modesta de poseer una casita, aunque fuera lejos, en un lugar tranquilo y armónico para que crecieran en él sus hijos y viviera en paz su familia, fue explotada descaradamente con la asociación de los gobiernos municipales dando lugar a que la población padezca ahora la escasez de transporte, de agua, de seguridad, de escuelas, de servicios médicos y demás.

Dicho de otra manera, se perdió la armonía que pudo haberse enriquecido con un crecimiento honesto y cuidadoso, en vez de que se soltaran las riendas de la rapiña y ahora resulte urgente darle fortaleza al proceso de regeneración que empezó tímidamente y con muchas dificultades hace tres años.

Vale decirlo, Alberto Uribe empezó a intentar el cambio y finalmente tuvo que cambiar de partido, pues la inercia de la organización política en la que militaba originalmente, se convirtió en el principal enemigo de sus buenas intenciones.

Lógico es que su marcha contra la corriente le acarreara grandes dificultades, máximo cuando ésta vio con horror la posibilidad de que Uribe se reeligiera y pudiera acelerar el proceso de regeneración o, peor aún, gracias a su buen trabajo, alcanzara una posición de mayor relieve desde la que pudiera actuar con más eficiencia.

Quizás ha llegado la hora de que asuma el gobierno del municipio gente oriunda de él, conocedora desde adentro de sus graves problemas, pero quizás, también, valdría la pena, en beneficio de los tlajomulcas, que pudiera aprovechar la experiencia de Uribe y enriquecerse con su perspectiva.

Las alianzas en los tiempos que corren, cuando hay coincidencia en la bondad de las intenciones deberían de fomentarse y aprender a ceder lo de menos a favor de lo más.

Tlajomulco tiene enormes posibilidades, pero tiene que poner la casa en orden y pugnar para que el futuro se encare con conocimiento de causa y, sobre todo, se ponga freno a tantas inversiones que, en vez de legar viviendas decorosas, no han hecho otra cosa que medrar y sembrar problemas sumamente caros de resolver. Son famosas las casas sin drenaje, los fraccionamientos con infraestructura solamente simbólica, carentes de la mínima planeación y servicio para una vida mínimamente digna de sus habitantes.

Son, en consecuencia, focos de problemas, por el abandono y la gran desilusión que han sembrado.

Dejemos pues, que sean pobladores del lugar quienes coadyuven a arreglar las cosas y ayúdenles a quienes puedan hacerlo desde afuera. 

(jm@pgc-sa.com)

Temas

Lee También

Comentarios